Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




The Language of Websites

Este es un libro de Mark Boardman (Londres y Nueva York: Routledge, 2005), perteneciente a la serie Intertext, y complementario por tanto del libro "central" de la serie, Working with Texts. En este caso se examina el lenguaje de los sitios web con una perspectiva que está a mitad de camino entre la lingüística y el manual de iniciación a la red - o más bien, salta de una a otra perspectiva sin mucho terreno intermedio. Un terreno intermedio lo podría proporcionar el concepto de género discursivo, pero aquí está un tanto infrautilizado.

Una perspectiva interesante apunta en la voluntad del autor de utilizar el análisis narrativo para aplicarlo a la experiencia de la Web: "the idea of narrative as the driving force behind the Web and how it works as a form of communication" (3), pero el análisis es demasiado somero y la narratología demasiado escasa.

Incluye un breve capítulo introductorio, y otros sobre 1) el contexto físico de los sitios web, 2) los sitios web institucionales, 3) los sitios web personales, 4) sonido y vídeo en la Web, 5) buscadores, 6) elementos de la escritura en red. Todo muy esquemático, y todo desde el punto de vista lingüístico-estilístico, combinado como digo con explicaciones bastante elementales de lo que es la Web a nivel completamente introductorio: así se explican los constituyentes básicos de una página web en términos de prominencia estilística, prioridades, etc.; se comenta sobre el tipo de gráficos y de letra que se utiliza para crear una "imagen" (de modernidad, de seriedad, etc.), en relación al contexto "desregulado" de la Web.

Algunos extractos:

"The brain works by association and connection, and not in the linear way that the post-Gutenberg tradition of literacy requires of the reader. // Hypertext is a way of hard-wiring these associations and connections with other documents... Written text allows us to replay the content of our experience and thought, but the revolutionary assumption behind hypertext is that we are replaying a narrative more like the thought process itself" (10) Etc. Por otra parte, el hipertexto, dice, se parece al zapping, "channel hopping" (15) así que estaríamos hablando de un pensamiento un tanto descentrado...

"When intertextuality consists of hard-wired links and not simply references that the readers have to pursue themselves, it is easy to think of the Web as a wilderness. But it is perhaps more appropriate to think of it as a series of interconnected buildings" (31). Normalmente se nos ofrece un mapa o guía clara para el sitio: "Sometimes, though, there is a deliberate attempt to conceal the overall discourse structure of the site. A prime example of this is the hypertext novel–a form that pre-dates the Web, notably in the form of software tools for teaching children how to construct coherent written narrative. It was thought that the Web would popularise the hypertext novel, to the extent that the web form would rival the printed novel, but this has not happened to date" (33). Recomienda visitar, como novela hipertextual, ésta: www.waltersorrells.com/2.html

Parece escéptico el autor con la posibilidad de literatura en la Web, pero está pensando más en los viejos géneros, trasvasados, que en géneros nuevos. No se plantea por ejemplo la peculiar literariedad que puede surgir de los blogs. De hecho, a la hora de tratar (muy someramente) de los blogs, en el capítulo de los "personal websites", ignora el hecho de la interacción en los blogs, y habla de los receptores sólo en tanto que receptores implícitos - ¡como si no hiciesen su aparición efectiva! Tampoco aporta nada el libro sobre lo que es quizá el fenómeno más llamativo de la interacción a través de Internet: el desarrollo de formas escritas intermedias entre la escritura tradicional y la oralidad, en el correo electrónico, sí, pero también en los websites interactivos. Pero es que de hecho el libro no se ocupa en absoluto del aspecto interactivo de la red, cosa bastante llamativa.

Un aspecto interesante del libro es cómo influyen en nuestras actitudes hacia la Web y nuestros estilos de tratar con ella la consciencia de que es un medio sin responsable ni propietario global, un tanto impredecible, fluido, y accesible con otras máquinas que percibimos como también impredecibles y poco de fiar, los ordenadores.

Una aplicación interesante del esquema narrativo a la web: frente a la trayectoria voluntaria (si bien por enlaces prefijados) del lector, está el hecho de que "new proactive forces on the Web are beginning to encourage a kind of enforced narrative path, where content that we have not chosen may appear on our screens" (63) - popups, basurilla, etc. El origen del término Spam está en un sketch de Monty Python, en el que había un café en el que todos los platos del menú eran Spam (jamón prensado) con algo más.

La discusión de los buscadores es muy poco técnica, y ni siquiera se presta atención a la revolución que supuso el concepto de retroalimentación de enlaces de Google, utilizando la reticularidad de la red como fuente de información y no como obstáculo o medio neutro. Nos habla el libro de Boolean logic, pero no de Googlean logic... Vaya, se me acaba de ocurrir la palabra "Bloogle". A ver cuándo Google empieza a ocuparse del tema de los blogs más en serio, y no sólo con Blogger. Y vamos a los blogs en este libro.

"Personal websites appear to be a curious hybrid of secret diary and public revelation" (41) - una dinámica ésta que se estudia mucho más detalladamente en el libro de Viviane Serfaty The MIrror and the Veil (Rodopi, 2003). Comenta Boardman el morbo que parece producir la revelación a través del anonimato, a la vez confiando en que Internet te oculte y en que te proyecte a la atención global (48). Y el gozo casi mágico de saberte dueño de un "diario mágico" que sólo tú puedes modificar, ocultar o cambiar de sitio - aunque aquí se ignora otra vez la interacción y también la posibilidad de que alguien te "robe" el diario y lo cuelgue en otro sitio. (¿Ha sucedido ya? Seguro que sí).

Boardman comenta sobre la diferencia retórica, estilística y de diseño visual entre páginas institucionales y personales, comparándola con la diferencia entre la decoración de edificios públicos y de viviendas, respectivamente: "Personal pages are constructed more according to the principles of private living space, and so there can be greater experimentation with different types of communication" (47).

Compara los blogs a "discourse gatekeepers", cosa que parece exagerada. Un blog subraya aspectos de Internet, para llamar la atención hacia ellos; sería un highlighter más que un gatekeeper. Sí que me gusta el título de ésta sección: "Doppelgänger: Your web personality" (48). Y sigue a Daniel Chandler al utilizar el concepto de face de Goffman para analizar la autoproyección en la red: reescribimos continuamente viejas versiones de nosotros mismos, aunque otras queden enterradas en el archivo del blog. "Daniel chandler points out that this presupposes a very changeable version of the personality: working against the modernist idea that the personality is stable throughout all experience and that we are just trying to find it and be true to it; and instead reinforcing the post-modernist assumption that the personality is constantly being redefined" (49). OK: aquí hay un concepto utilizable, pero más que oponiendo modernismo y postmodernismo habría que relacionarlo con conceptos fluidos y reificados de personalidad, personalidad en proceso y desarrollo frente a personalidad estable - algo que no data del postmodernismo, sino que por ejemplo puede verse en las reflexiones de Friedrich Schlegel o de Solger sobre la ironía romántica: la trascendencia de uno mismo mediante el autodistanciamiento y la ironía. O en los Monólogos de Schleiermacher, también de la época romántica. Y Goffman, Goffman da mucho más juego para analizar el blogguismo, tanto en Interaction Ritual como en Frame Analysis. Cualquier día me pongo a ello...

El final de The Language of Websites es ominoso: en sección aparte, únicamente esto: "Be careful out there" (94).

Miércoles, 07 de Septiembre de 2005 09:36. Enlace permanente. Internet

Comentarios » Ir a formulario







Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris