Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




Personalizaciones despersonalizadas

Anuncian ahora para los recién nacidos un canastillo de productos personalizado, todos con su nombre. En Internet podemos enviar tarjetas electrónicas personalizadas. Los desarrollos del tratamiento de textos, el diseño interactivo en red y la impresión personalizada hacen posible ahora esta situación donde lo que antes hubiese sido algo personal (por requerir trabajo, dinero, dedicación)—se convierte en un simulacro de personalización, o al menos una personalización más aparente que real. No quiere decir que no se agradezca la volunta de personalizar—después de todo, lo que más nos personaliza es la atención o la intención dedicada por parte de los demás, que gastan su precioso tiempo vital en dedicarnos atención personal. Pero otros elementos que antes hacían apreciable la personalización, como son trabajo, tiempo y dinero, cambian de valor, y un tipo de personalización que antes era prueba de atención, tiempo y dinero hoy quiere decir bien poco. Queda siempre un margen para quien está más al tanto de las posibilidades del mercado y la tecnología, y puede vender estas personalizaciones despersonalizadas como algo que aún tiene el aura de lo único. Pero todo se mueve rápido, la información circula. Pronto estaremos tan personalizados (con nuestra publicidad personalizada de Amazon y de Google) que desearemos huir, como decía T.S. Eliot, hacia la impersonalidad.


Domingo, 10 de Junio de 2007 11:36. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización

Comentarios » Ir a formulario

garciala







Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris