Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




Evaluación de la producción científica

Una mesa redonda en el contexto de la jornada sobre "La Investigación en Humanidades" de la Universidad de Zaragoza.

El Vicerrector de Política Académica, y antiguo decano de Filosofía y Letras, Miguel Ángel Ruiz Carnicer, comienza señalando dos cuestiones a tener en cuenta en la evaluación. Primero, que la especificidad y diversidad de las humanidades dificulta enormemente la tarea de ofrecer una evaluación sistemática y objetiva: una cuestión ésta que no debería sin embargo hacer desistir del empeño en desarrollar sistemas de evaluación adecuados, ni servir como excusa para no imponerse la disciplina de someterse a evaluación. Por otra parte, hay otro tipo de evaluación que han de tener presente los investigadores en humanidades aunque no se refleje directamente en los baremos, y que es la cuestión de la relevancia social del trabajo que hacemos. Es sabido que las humanidades no son disciplinas de aplicación práctica inmediata ni inciden directamente en la producción. Pero eso no ha de hacer que dejemos de cuestionarnos qué es lo que aportamos a la sociedad.

Genaro Lamarca, de Biblioteconomía y Documentación, ha investigado en historia del libro, y tiene experiencia como evaluador de revistas académicas. Se centra en la cuestión de cómo evaluar el sitio en el que publicamos nuestra investigación. Es algo que en general valoramos deficientemente en Humanidades. Los problemas son:
- La heterogeneidad de las Humanidades (en técnicas, objetos de estudio, etc.)
- El hecho de que la publicación en libros sea el medio favorecido. Los humanistas tendemos a publicar libros a ser posible: un medio de difusión atípico en otros ámbitos científicos. Y es difícil evaluar objetivamente un libro, o un capítulo de libro.
- No hay consenso sobre cómo se evalúa.
- La consciencia de la necesidad de evaluar es reciente: unos pocos años, seis, ocho. No hay nada asentado ni firme en este panorama.
Las ciencias sociales se encuentran en una situación similar, ligeramente mejor. Es en ciencias ("duras") donde están más asentados los métodos de evaluación: el JCR, citation index, un sistema muy criticado pero a la vez universalmente utilizado y de referencia para todos. Se sabe a qué atenerse: hay consciencia del factor de impacto de los artículos, mientras que en humanidades no sabemos nada y tenemos bajísima conciencia de estas cuestiones. Nadie sabe cómo evaluar los libros. Los criterios que se suelen aducir son variables y cambiantes: ¿mejor una editora internacional? Pero en algunas cuestiones no tiene sentido. Una editorial local es menos apreciada normalmente que una gran editorial española, pero a veces con criterio erróneo: para que un libro de humanidades se publique en una gran editorial española, normalmente deberá incluir algo más que investigación, si es que incluye investigación. La divulgación está aquí en terreno mejor. Hay varios índices de referencia en Humanidades, pero el problema es ese, que hay varios, no hay unanimidad. Está el Arts and Humanities Citation Index, el ERI, etc., todo poco representativo de la investigación española en humanidades, incluyen una mínima parte de revistas españolas. En España, el DICE, RES (con 200 revistas de entre más de 2000), RECIT, ERCE, MIAR, CARUS.... en Cataluña y Andalucía hay otros propios, etc. No hay herramientas unificadas para valorar el impacto de un artículo o una revista.
A medio plazo (10-15 años) podrá haber una buena herramienta, que apunta ahora, y que se ha diseñado en la Universidad de California: el Índice H, que establece una relación entre el número de documentos del autor y el número de citas recibidas por ellos. Por ejemplo, los premios Nobel (de ciencias, etc.) tienen todos un índice 40, o sea, 40 documentos citados cada uno 40 veces— o más alto. Este índice no discrimina entre libros y artículos. Es importante para tener un buen índice que los documentos estén accesibles en formato digital. Actualmente hay en España unas 1000 revistas académicas en formato digital. Pronto 3/4 partes estarán en este formato, y los libros serán accesibles a través de Google Books o Google Scholar. De la falta de consenso actual saldrá quizá un mejor consenso, posibilitado por este terreno hoy vacío, un consenso en torno a este índice H.

Susana Onega (de Filología Inglesa) habla de sexenios de investigación y de las acreditaciones de la ANECA para plazas de personal docente e investigador. En estas evaluaciones se aprecian en la práctica los problemas que ha señalado Lamarca. Se aprecia desde el principio una tendencia a aplicar a las Humanidades el calzador establecido por las ciencias; así, al principio ni siquiera aparecían libros como concepto evaluable en la ANECA. ;?>

Comentarios » Ir a formulario

garciala







Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris