Blogia
Vanity Fea

Evolución

Retropost: Yo no desciendo de ningún chimpancé

Yo no desciendo de ningún chimpancé

(6 de julio de 2007)

Publicado en Evolución. com. José Ángel García Landa

20080418064916-112532649-eb5fe2c926-m.jpg

Aunque el Anís del Toro que bebía Hemingway no existe, todos conocemos el Anís del Mono. Desde principios del siglo XX, su etiqueta viene reproduciendo una de las caricaturas antievolucionistas de Darwin en plan mono, tan comunes en la época victoriana. En una noticia de Joaquim Clemente sobre una reciente exposición histórico-retrospectiva de Anís del Mono, se nos cuenta que "El mono de la etiqueta es otro de los misterios de la exposición. Aunque inicialmente el animal no tenía facciones reconocibles, la que se impuso con el tiempo tiene cierto parecido a Darwin. ’Los hermanos Bosch estaban en contra de la teoría de la evolución y caricaturizaron a Darwin’, apuntan los comisarios de la exposición, Carlos Pérez y Rafael Ramírez Blanco, que otorgan al grabador Sala, suegro de Vicente Bosch, la autoría del dibujo."

Sea como sea, ese anís está muy bueno. Pero hoy no quería hablar yo de eso, sino de algunos errores en la teoría de Darwin. Por supuesto, no creo que descendamos de ningún chimpancé, y tampoco creo que Darwin creyera eso (es una caricatura comparable a las del Anís del Mono). Sí creo que los creacionistas no tienen por qué estar equivocados en todas sus ideas; y algunos evolucionistas, como Darwin, también cometen errores. En un sitio web pro-evolucionista bastante recomendable en este sentido que digo me he encontrado esta opinión:

Just for the record, evolution does not say that man evolved from apes, just that man and apes had a common ancestor, which might be even worse from a Creationist point of view. But how man came to exist does not take anything away from who we are now. If humans have souls, we have those souls regardless of how we developed. And even if we don’t have souls, we are who we are. Perhaps instead of seeing our evolution from other life forms as demeaning, as Creationist seem to do, it should give us more respect for nature and it’s creative abilities.

Yo creo, por ejemplo, que algunos humanos tienen alma, y otros no. En lo que sí estoy de acuerdo es en que we are who we are. Bueno, al menos parte del tiempo; otras veces hacemos el mico.

A este respecto que digo otro sitio web recomendable es el PaleoFreak, un blog que tiene una sección de comentáridos sobre Evolución que aportan los propios lectores. Cuando la inauguró yo mismo le puse uno, que si mal no recuerdo decía más o menos así:

Hola, voy a poner un comentárido. Enhorabuena por tu web, me parece interesante la evolución, aunque algunos problemas no los explica, por ejemplo si el hombre procede del mono como dice es imposible, porque hay monos y no están extintos ni evolucionados, en eso creo que no se ha fijado nadie. Además la Biblia en realidad habla de CREACION, no de EVOLUCION. Bueno, un sludo.

A lo que iba, a los errores de Darwin... que me voy por las ramas. Darwin creía que las especies evolucionan; y esto parece ser un error. Al igual que algunas personas tienen alma, algunas especies sí evolucionan, puede que bastantes, de hecho, pero desde luego el Ser Humano no se creó por la evolución de un Chimpancé. (Como he dicho, tampoco es que Darwin propusiese esto). Aunque algunas especies evolucionen, no está demostrado que la nuestra esté evolucionando. Bueno, algunos pequeños cambios hay: aunque las cabezas no engordan, las barrigas sí, y se extiende el gen de tolerancia a la leche de los adultos, tonterías así. Ningún cambio que nos vuelva más monos, o menos monos, de manera demostrable.

Tampoco el Neanderthal evolucionó hacia el hombre contemporáneo, eso no se lo cree nadie.

De hecho, contrariamente a lo que creía Darwin, las especies suelen aparecer súbitamente, hombre, tampoco digo que salga un brazo de las nubes y plom, las cree; pero sí aparecen súbitamente en términos geológicos. Y luego no evolucionan. Las especies, como todo geólogo sabe, se conservan en general de modo bastante fijo, sin desplazamientos anagenéticos. Otra cosa es que esas otras especies que aparecen las desplacen, o las extingan. Normalmente las especies se extinguen, si eso se puede considerar evolución. (Jo, hoy me estoy superando). Y además, la mayoría de las especies no muestran antecesores obvios en los estratos inferiores, y encima (digo encima) no dejan descendientes.

Y que no me hablen del Homo Antecessor. Vete a saber si esa especie es nuestra antecesora, o no. (Adán y Eva, como he dicho antes, pueden considerarse nuestros antecesores desde un punto de vista bíblico. En la Biblia sí están ampliamente documentados).

La teoría de Darwin presuponía lentos cambios que producían una especie a partir de otra anterior, pero como dicen Eldredge y Gould,

los paleontólogos evolutivos han seguido buscando, durante más de un siglo y casi siempre en vano, la "serie insensiblemente gradual" que Darwin dijo deberíamos encontrar. Los bioestratigrafistas han sabido durante años que la estabilidad morfológica, particularmente en los caracteres que nos permiten reconocer taxones de nivel de especie, es la regla, no la excepción. Es hora de que la teoría evolucionista se ponga al día con la paleontología empírica, para enfrentarse al fenómeno de la no variabilidad evolucionaria, e incorporarlo a nuestra teoría, en lugar de inventar explicaciones que lo nieguen. (1977, traducción mía)

Así que proponen estos autores una teoría que corrige a Darwin en su concepto de especie y de la relación entre unas especies y otras: la teoría del equilibrio puntuado. El mismo Darwin decía que "quien rechace estas ideas mías sobre la naturaleza de los datos geológicos, con razón rechazará toda mi teoría". ¡Aunque Gould no la rechace toda! —pues algunas especies sí evolucionan. Pero la mayoría, como hemos dicho, no. La especie humana, por ejemplo, a ver quién la cambia. Durante mucho tiempo, cuenta Gould, la paleontología se contradecía con la teoría de Darwin, y la solución propuesta por él, para terminar ese desencuentro, es atenerse a los datos paleontológicos (o sea, que las especies, en general, no evolucionan) y rechazar la interpretación de Darwin.

Los paleontólogos llegaron a ver el estatismo de las especies como un simple fallo más a la hora de documentar la evolución. El estatismo existía en abundancia desbordante, como siempre había sabido todo paleontólogo. Pero esta importante señal que enviaba el registro fósil, definida como ausencia de datos en favor de la evolución, sólo resaltaba nuestra frustración —y ciertamente no proporcionaba nada digno de publicarse. (Gould, The Structure of Evolutionary Theory 2002: 759)

Esto llevó a un falseamiento y exageración desproporcionada de los pocos casos que apoyaban algunos aspectos de la teoría de Darwin, y en cambio se silenció (por "no ser noticia") la abundancia de datos que indicaban la fijeza de las especies y el error de las teorías de Darwin sobre el origen de las especies.

Aunque estas verdades a algunos les desagraden. Pero no me hagáis mucho caso, que estos temas son difíciles, y sólo poco a poco los voy estudiando. Un sludo.

La evolución de Ibarretxe

Etiquetas: Evolución, Darwin, Gould, Especies, Humor

Ignacio Martínez Mendizábal, "El Secreto de nuestra estirpe"

Ignacio Martínez Mendizábal, "El Secreto de nuestra estirpe"







Juan Luís Arsuaga - "El fascinante viaje de la especie humana"

Juan Luís Arsuaga - "El fascinante viaje de la especie humana"








Lección inaugural 'El umbral de la conciencia' por Juan Luis Arsuaga

Lección inaugural 'El umbral de la conciencia' por Juan Luis Arsuaga









Juan Luis Arsuaga: El hombre, su esencia y su evolución #DrawingED16

Juan Luis Arsuaga: El hombre, su esencia y su evolución #DrawingED16





The Harem of a Jealous God

The Harem of a Jealous God

A commentary on David P. Barash’s Is God a Silverback?

How Monotheists Modelled God on a Harem-Keeping Alpha Male.


God as the harem-keeping alpha male. One may ask, where is God’s harem? Well, "we" are the harem. This makes me think of John Donne’s abject feminization in the face of an all-powerful God. An interesting evolutionary origin for the masculine monotheistic gods, although I would historicize this figure by way of an intermediate figure—the divinized kings of the ancient world. They might lead polytheist nations, for the most part, but the king-figure would soon ascend to heaven. The absolute kings of later ages would only continue this tradition in which God is a king in heaven, and kings are divine in their root and right.


Holy Sonnets: Batter my heart, three-person’d God   (Or: God as the Absolute Monarch as an Alpha-rapist)

By John Donne


Batter my heart, three-person’d God, for you
As yet but knock, breathe, shine, and seek to mend;
That I may rise and stand, o’erthrow me, and bend
Your force to break, blow, burn, and make me new.
I, like an usurp’d town to another due,
Labor to admit you, but oh, to no end;
Reason, your viceroy in me, me should defend,
But is captiv’d, and proves weak or untrue.
Yet dearly I love you, and would be lov’d fain,
But am betroth’d unto your enemy;
Divorce me, untie or break that knot again,
Take me to you, imprison me, for I,
Except you enthrall me, never shall be free,
Nor ever chaste, except you ravish me.


Freud on God
 



—oOo— 
 

Retropost: El fin de la vida, el fin de la via, y el fin de la vida

Retropost: 4 de julio de 2006

Vía el Paleofreak, este vídeo japonés sobre la hipotética colisión de un asteroide con la Tierra. Miradlo: estáis viendo, quizá, lo que todos queremos ver, el final que seguirá a nuestro final.

 



Es curioso, pero al tener toda persona su despertar y su dormirse, su nacimiento y su muerte, necesitamos concebir de alguna manera sus equivalentes para el Universo. Necesitamos mitos que nos narren el origen de las cosas, lo que nos perdimos por llegar tarde, y su final, el que nos perdemos (suave mari magno) por irnos demasiado pronto. Concebimos nuestra existencia metonímicamente, queremos que nuestra pequeña parte valga por el todo, extendiendo sus límites hasta, seguramente, más allá de donde pueden ir. Y queremos, ante todo, que el universo tenga una estructura narrativa, la que tiene nuestra vida, con principio, final, y mitad (que según Aristóteles es lo que va necesariamente precedido por un principio y seguido por un final).

Yo participo, cómo no, de esta pasión humana por querer leer la novela completa, con prólogo y epílogo, o la película hasta el final de los títulos de crédito; queremos irnos satisfechos sabiendo que está todo atado y bien atado en una forma definida, y que nos hemos enterado bien de la forma general del conjunto. Igual que nuestros ojos son capaces de captar desde estas letritas al alcance de la mano hasta una estrella a miles de años luz de distancia. Uno de los fines de la vida (humana, racional, filosófica) es enterarse de dónde y cuándo estamos, ubicarnos en el espacio y en el tiempo.

Pero sin embargo, a otra parte de mi cabeza le repugnan profundamente las historias de creaciones ex nihilo, Apocalipsis, Big Bangs y muertes frías del universo. A ese escéptico que tengo dentro le gusta más un universo eterno, que jamás ha tenido principio ni tendrá fin, y tan inmenso que escapa a los paréntesis conceptuales en que queremos encerrarlo - por muy amplios que los concibamos. Me parece, además de menos antropocéntrico, más elegante.

No es esto decir que la Tierra no vaya a tener final, claro. Lo tendrá, de eso estoy seguro. No el que nos narra este vídeo: éste no es el final de la Tierra, es el final de la vida en la Tierra, o de su ciclo actual. Y puede que sea así. Es, de hecho, muy posible que viendo este vídeo estemos viendo el futuro (aunque la ola de fuego sólo extinga a cucarachas mutantes, y no a seres humanos. Esa es otra historia, también, la del fin de la humanidad y el último hombre).

Y no es preciso irse a la ficción, o al futuro lejano, para ver espectáculos de este tamaño. Yo ví con estos ojos incrédulos una colisión cósmica de estas proporciones una vez, en directo casi, hace doce años. Pero el personal ni se inmutó. A nadie oí comentarlo siquiera. Las hormigas del árbol rara vez nos fijamos en el bosque. Eppur si muove, el bosque si muove...

Pop & Pap: Mamá y mamar, papá y papilla

 

—oOo—

Daniel Dennett: Darwin’s Dangerous Idea

jueves, 30 de junio de 2016

 





Richard Dawkins - The Great Debate - What is Life?

sábado, 25 de junio de 2016








Origen de la cognición humana

martes, 21 de junio de 2016

Origen de la cognición humana

Comentario en "El cerebro de Homo sapiens: ¿cambio progresivo o 'salto' de la evolución?"


Al final terminará abriéndose paso la noción de una mutación puntual resultante en una reorganización de circuitos cerebrales—a través de una "deformidad" si se quiere— o resultante en una capacidad mayor de las neuronas para activarse juntas o tender puentes entre sí a mayor velocidad, o con mayor flexibilidad: un pequeño cambio que permite ver concebir un futuro como presente, y ver más claramente el resultado de las acciones. Una pequeña manipulación mental de la realidad, infundiéndola con lo imaginado o virtual o no aún existente, que tendrá inmensas consecuencias, al heredarse en una familia este rasgo. Una mutación así aparecería en un individuo. Aunque también es concebible que pequeñas variaciones seleccionadas en esa dirección sean también relevantes y resulten en una deriva genética un tanto acelerada que diese lugar a nuestra especie. Las dos cosas también pueden haber sucedido en combinación.


Qué gen buscar
—oOo—

A Universe in which Everything Changes Sooner or Later

A Universe in which Everything Changes Sooner or Later


Roberto Mangabeira Unger, "A Universe in which Everything Changes Sooner or Later." Audio. Lecture at the Boston Colloquium for Philosophy of Science, 18 Oct. 2013. Online at SoundCloud https://soundcloud.com/robertounger 2016




The Work of Roberto Mangabeira Unger http://www.robertounger.com 2016

DAWN OF HUMANITY - (Nova National Geographic Special 2015)

miércoles, 8 de junio de 2016

DAWN OF HUMANITY - (Nova National Geographic Special 2015)







Nova - What Makes Us Human?







Infinities of age and size - Part 1 (George Ellis)

Infinities of age and size - Part 1 (George Ellis)








Anthropics: Selection Effects & Fine-Tuning in Cosmology - Discussion Panel

Anthropics: Selection Effects & Fine-Tuning in Cosmology - Discussion Panel







Yuval Noah Harari on the myths we need to survive

Yuval Noah Harari on the myths we need to survive







CARTA: Origins of Genus Homo – Steven Churchill: Southern Africa and the Origin of Homo

lunes, 30 de mayo de 2016

CARTA: Origins of Genus Homo – Steven Churchill: Southern Africa and the Origin of Homo







What Makes Us Human? (Donald Johanson)

viernes, 27 de mayo de 2016






Is Religion Man Made? Evolution of Belief | Daniel Dennett

jueves, 26 de mayo de 2016

Is Religion Man Made? Evolution of Belief | Daniel Dennett









A Glorious Accident - Stephen Jay Gould: The Unanswerable