Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




O Burato do Inferno

sábado, 17 de agosto de 2013

O Burato do Inferno


Como los vecinos de abajo estaban echando suelo, decide Beatriz organizar una excursión allende los mares, a la isla de Ons, que cierra la ría toujours à l'ouest. Vienen Juan y Chelo, y embarcamos en el ferry justicos de tiempo. Durante la travesía, nos helamos más de lo previsible el 16 de agosto, ha salido el día brumoso, pero pronto despeja. Yo llevo la cámara de fotos y disparo a todo lo que no se mueve (la gente es más problemática, y de momento no me he vuelto insolente con la cámara). Examinando los cambios de perspectiva de la ría, y viendo la puntita donde está nuestra casa desde lejos.

Delfines esta vez eligen no acompañarnos, aunque el otro día se podía ver una bandada desde la ventana de casa (thar he blows!). Turistas como nosotros hay muchos, en cambio: es temporada alta-altísima, y nos enteraremos luego a la hora de comer. Que en estas excursiones es una prioridad—mi sugerencia de pasar de restaurantes y concentrarnos en el paisaje no tiene acogida ni eco. En la playa de Ons, los chavales se plantan en la arena, vestidos, y decididos a ignorar todo lo que les rodea, su madre es la única que se baña.

Estudiado el tema, decidimos dejar para otra excursión o para más tarde el sarcófago tallado en la piedra que hay en una roca del mar. No sé si esa travesía la haré un día, supongo que sí, y si no un sarcófago u otro qué más da. La otra vez, viniendo con Carmen y Paco, subimos hasta el faro; esta vez elegimos el Burato do Inferno, que está en la punta sureste de la isla. Y allí que vamos todos menos Juan, que elige siesta en la playa en su lugar. Yo me voy quedando atrás con Ivo y Oscar, que me comprometen a dejarles un minuto de Internet por cada foto que haga. Ciento veintitantos minutos acumulan antes de que me quede sin baterías. Estoy algo cojo, y me lamento de cómo ya no podré llevarlos por esos cerros de dios por los Pirineos, y a esos ibones por donde yo hacía excursiones. Eso era hace mucho tiempo, no termino de asimilarlo. Los chavales, les sobran todas las excursiones en cualquier caso. Pasamos un campamento, donde me ofrezco a apuntarlos el año que viene, pero argumentan que seguro que estos chavales no comparten sus gustos frikis. (Ni ellos el gusto por estar al aire y andando y bañándose, claro). Cogemos el desvío al Burato; los chavales opinan que el aragonés burraco es mucho más conveniente.

La marcha tiene varios kilómetros y la mayoría de los turistas que veíamos se van volviendo atrás, vagos ellos. El paisaje es de impresión, se ven muchísimos veleros a lo lejos, la isla de Onza a unos centenares de metros y a lo lejos las Cíes, en una tarde espectacular. Con mis fotos me voy quedando atrás, y al llegar al Burato. De todas las cosas que me podía encontrar volviendo de la punta del Burato no sé si la más lógica era un jipi en monociclo, pero bueno, eso era lo que había. Me comenta Alvaro, que iba delante, que se había apeado sólo a riesgo ya de caerse de narices al abismo, y que se había hecho una foto en su monociclo con una cruz que marca uno de esos puntos occidentales de Occidente—me acuerdo de otros donde he estado, como Estaca de Vares, Finisterre, o el Facho. Oscar no tendrá inconveniente en asomarse al borde del burato, llegado el caso, más allá del pretil de seguridad. El fondo no se ve, y realmente parece que si te caes por allí te vas a encontrar al diablo, todo bermello todo bermello.
burato do inferno
Bajamos por turnos, trepando por las rocas a un sitio donde ya ni la última pareja de turistas se atreve—un mirador en una caída a pico, un cortado impresionante que se abre en el mar delante del Burato, y que al parecer está comunicado con él. Todos con chanclas, yo echándoles la bronca por ese calzado, pero que si quieres, están todos encantados de ir en chancletas a hacer monte, y precipiciing. Hasta Beatriz, de pies inseguros ella, se empeña en bajar al balconcillo infernal ése (no me despeñes, que llevo chanclas). Y la verdad es que llegados aquí vale la pena, pero no es para todo el mundo ni mucho menos. El mar, abajo y metiéndose por la grieta tremenda del burato ése, suena totalmente uninviting.

Logramos subir arriba sin esnafrarnos, y escerrenándonos lo justo. Y camino de vuelta. Lo cierto es que, allí en el Burato, el siguiente pueblo está en América, y si sólo cuenta ir a pie firme, Nueva York o Newport en Rhode Island están más cerca que Bueu, o que Ons. Así que, marcado un nuevo límite oeste en el vecindario, nos volvemos a embarcar otra vez con poco tiempo. En la costa este de la isla, nos mojamos los pies en la arena blanquísima, y estudiamos la posibilidad de ir a ver el ataúd de piedra—pero lo dejamos para otro día. En el viaje de vuelta, todos se refugian en la sentina—menos yo que aprecio más ver paisajes, y aún me quedaban las últimas fotos que tirar. Voy viendo enormes cargueros, me pasa por delante un velero enorme, como un barco fantasma, sin que yo lo vea. Las Cíes a lo lejos, entre brumas como Isla Nublar. Y examino la costa, de Cabo Udra hasta el puerto, con sus toques de Isla Sorna también. El otro día, viendo Lobezno Inmortal, nos llamó la atención el parecido entre Nagasaki y nuestra ría. También me había fijado en el parecido con Japón en otra película, Aruitemo aruitemo. Recomiendo más la segunda. Y también una visita al Burato do Inferno, si pasáis por allí—pero no se pasa, es uno de esos sitios que hay que ir de propio o no vas.

Domingo, 20 de Octubre de 2013 12:56. José Ángel García Landa Enlace permanente. Personales

Comentarios » Ir a formulario









Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris