Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




Se muestran los artículos pertenecientes al tema Globalización.

Paco Vera - "El chino"

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Paco Vera - "El chino"

Un ejemplo de mise en abyme paradoxale concentrante, que diría Lucien Dällenbach. Y felices navidades.

Etiquetas: , , ,

Martes, 01 de Marzo de 2016 15:39. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


El Mundo de Mañana

domingo, 10 de noviembre de 2013

El Mundo de Mañana


Un documental hipotético a partir de la situación presente y sus tendencias, que presenta una perspectiva malthusiana sobre lo que será el estado de insostenibilidad de la humanidad hacia la segunda mitad del siglo XXI. Minuto 2.55.00: EL HIPERCONFLICTO.

 

 

 

A photo on Flickr

Etiquetas: , ,

Viernes, 21 de Febrero de 2014 11:06. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Population and the Environment

7/6/12

The last video of the course "Global problems of population growth" at Yale University. The whole series is well worth watching.





Etiquetas: , , , ,

Miércoles, 11 de Julio de 2012 14:00. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Somos Siete Mil Millones

lunes 31 de octubre de 2011

Somos Siete Mil Millones


... Únete a nosotros. Nos anuncian que hoy, hoy treinta y uno de octubre de dos mil once, llega el planeta Tierra a siete mil millones de habitantes, en crecimiento continuo y de momento imparable. Por... suerte, digamos. Sólo grandes catástrofes lo pararán, mayores que las que ya hay, quiero decir—con epidemias, tsunamis, volcanes, hambrunas, guerras, crisis y abortos masivos e industrializados. De momento, seguimos creciendo felizmente, como los gusanos en un queso, hasta que el agotamiento de los recursos nos reduzca a proporciones más adecuadas a lo que serán las circunstancias. En un queso agusanado, si hay muchos gusanos, pronto habrá muchos más. Y enseguida muchos más—hasta que de repente no queda ninguno, o muy pocos, cuando se ha agotado el queso.

Pobres de los que vivan en esas circunstancias—pobres de los que ya están viviendo en ellas, porque el futuro no llega de golpe, como no se va de golpe el pasado. Para viajar al pasado, para viajar al futuro (quién dice que no existen las máquinas del tiempo, se llaman coches y aviones) basta con ir al lugar adecuado, a Los Angeles, a Mexico, a Lagos.

No hace tanto, la última vez que se habló de este tema, quizá, cuando me mudé a esta casa—éramos sólo seis mil millones. Y aún me acuerdo como si fuera ayer, que cuando era yo adolescente, éramos cuatro mil millones. Y tres mil cuando yo nací. antidisturbios

Los crecimientos continuos se nos presentan como una situación estable, controlada y normal. No lo son. Alfred Bartlett ha llamado a esta ilusión o falacia mental el secreto matemático mejor guardado del siglo XX. Nos hemos acostumbrado a vivir con un crecimiento exponencial. Cuando está claro cuál es el final de ese camino—todos los gráficos lo enseñan, esos que muestran los índices de las ordenadas escalando súbitamente a medida que las abscisas se acercan al año dos mil y se adentran en nuestro siglo.  ¿Qué les sugiere este gráfico?  Aquí habla más al respecto Bartlett: "Aritmética, población y energía"—una conferencia que es imprescindible para poner estas cuestiones en perspectiva. 

Oigan un dato que repiten estos días. En el año 2050, la población se habrá duplicado. Las tierras de cultivo, sin embargo, sólo habrán aumentado un cinco por ciento. ¿Sería posible alimentar adecuadamente a esa población con esas tierras? Posible, quizá, con muchas condicionantes. ¿Se hará? Lo dudo mucho.

Termino ahora de apuntar cuatro notas sobre el libro de Fred Spier, El lugar del hombre en el cosmos. Tras narrar el origen de la vida y el crecimiento de la especie humana, se pregunta Spier por nuestras perspectivas de futuro, y más en concreto por la sostenibilidad de nuestra civilización globalizada. Uno de los últimos compases del libro habla sobre...


La disponibilidad de recursos materiales y energéticos.

Siguiendo su razonamiento, nuestro futuro como especie será más o menos largo y próspero (o breve y terrible) según la disponibilidad de recursos, y sobre todo de energía: al estar muchos recursos dispersos y ser de difícil utilización, de no tener energía barata para extraerlos y aprovecharlos, "se sigue que la disponibilidad de energía guarda una muy estrecha relación con la disponibilidad de otros recursos" (414).


Spier, a quien algunos podrán considerar pesimista, peca para mí de optimismo casi descabellado en algunos aspectos. Por ejemplo, argumenta, y con razón, que "una de nuestras necesidades primordiales pasa por mantener controladas las cifras demográficas humanas"—o de lo contrario caeremos en una profunda crisis (y no hablamos de que quiebre algún banco, no, o de que recorten las pensiones, sino de cosas espantosas). "Por fortuna", dice Spier, "el crecimiento demográfico global parece estar manteniéndose de forma espontánea en niveles estables, y da la impresión de que dicho fenómeno está ligado con el creciente proceso de urbanización" (414-15).

—¡Pero de qué está hablando!— como diría Bartlett, What’s he talking about?!!!!

Mil millones de habitantes más en estos diez años, y llama a esto ¡"un nivel estable"! — Es un caso ejemplar del espejismo a que aludía Bartlett, la confusión entre un crecimiento sostenido y la estabilidad. No, la población no es estable en su crecimiento, porque el crecimiento no es estabilidad, en absoluto, y menos a estas alturas de la película. Me temo que el crecimiento exponencial de la población frente a los recursos va a pillar a más de uno por sorpresa, incluido a mí que escribo estas líneas. Y yo pensando en releer a Malthus, a estas alturas.

Si los desincentivos urbanos al crecimiento a los que alude Spier han de funcionar, no será antes de que el mundo esté tan superpoblado como Ciudad de México. Un panorama nada envidiable, en el que lamentablemente habrán de vivir nuestros nietos, si no nuestros hijos. Es como para aconsejarles que no tengan hijos, como nos lo aconsejábamos nosotros en tiempos, viendo el futuro tan dudoso como hoy lo vemos. Pues que nos sigamos equivocando—qué más se puede pedir.

Los humanos sobrevivirán (algunos) de una manera u otra, eso sí. Los propios humanos son un recurso energético y material explotable, como bien se ha venido demostrando en cien mil años de historia. La explotación de los recursos naturales siempre ha pasado en el caso de los humanos por un filtro humano: por la explotación del hombre por el hombre, o de la mujer por el hombre—y en el futuro, tanto más lo hará. No nos preocupemos por el planeta—el planeta sobrevivirá, y posiblemente la vida en una forma u otra. Con extinciones masivas de especies, eso sí. Incluso en circunstancias espantosas, sobrevivirán también humanos durante mucho tiempo. Lo que no sobrevivirá, sino que se transformará enormemente, como viene haciéndolo sin cesar, es nuestro mundo globalizado y nuestra cultura actual. Para Spier,

"la interrogante decisiva parece ser la que gira en torno a la cantidad de energía de la que podamos disponer para construir el volumen de complejidad que necesitamos, manteniendo al mismo tiempo la entropía dentro de unos márgenes deseables" (415).
 


A lo cual cabe matizar, dos preguntas que no son evidentes de por si. ¿Qué es deseable? ¿Qué necesitamos? —O, quizá, una tercera, ¿qué es soportable, pujando a la baja, entre la oferta de condiciones y la demanda de vida? Son límites que algunos ya exploran, terrenos baldíos de la experiencia humana que serán cada vez más frecuentados, siquiera sea por que cada vez habrá más gente apretándose para ocupar ese espacio.

Aun contando (de modo optimista) con la posibilidad de descubrimientos de recursos energéticos insospechados (pero reléase la fábula de las botellas de bacterias de Bartlett), Spier considea altamente preocupante la actual dependencia de recursos energéticos no renovables, los combustibles fósiles. Estamos, quizá ("quizá", dice) en el principio del fin. No son buenas las perspectivas para lograr reactores de fusión nuclear viables. Pero no nos detendremos en el impulso de quemar todo el combustible fósil, hasta que no sea a la fuerza:

"será difícil inciar una transición que nos lleve a utilizar fuentes de energía renovable mientras los combustibles fósiles sigan resultando asequibles, ya que el actual régimen económico impulsa la competitividad" (417)
 


El candidato de Spier para la renovación energética es la energía solar, aunque augura unos problemas asociados a su desarrollo—quizá no los más obvios. Lo que a mí me parece es más bien que la actual energía solar va a caballo de la energía de los combustibles fósiles, que son los que impulsan nuestra sociedad avanzada. No sabemos si llegaremos a tiempo a la cita con la energía solar—quién llegará, quiero decir, y cómo. Puede leerse al respecto la curiosa novela Solar, de Ian McEwan. No sabemos qué va a pasar con la producción industrial cuando deje de ser viable el actual régimen de transportes. Desde luego, como señala Spier, habrá que potenciar lo local—pero no sabemos cómo de difícil va a ser la transición de un régimen a otro.

"Será preciso diseñar y producir un gran número de nuevas formas de complejidad construida. Todo esto significa que el futuro de los ingenieros presenta unos visos excepcionalmente halagüeños" (420).
 


Hay formas de complejidad cultural energéticamente costosas van a verse seriamente afectadas, en especial transporte por avión y coche. Pero también la agricultura moderna industrial, que depende de las máquinas. Spier considera que "El mantenimiento de la actual complejidad electrónica global es probablemnte menos costoso, y por consiguiente es posible que se vea expuesto a una reducción menor" (421)—ójala, y seguiremos retransmitiendo. Pero, si se transforman la agricultura, y el transporte, la industria ha de cambiar, de maneras inimaginables. O únicamente imaginables en un registro cyberpunk, me temo.


El agotamiento de los recursos clave y el aumento de la entropía

No es sólo el agotamiento del petróleo lo que amenaza a la agricultura industrializada. También el agotamiento de los fosfatos, señalado por Spier como un recurso en disminución y que será insustituible—hoy va a parar al mar, se vuelve inutilizable allí, y habrá que economizarlo. Otros procesos entrópicos están en curso: los gases causantes del efecto invernadero, la pérdida de la biodiversidad debida a la urbanización, la tala masiva de bosques y la agricultura industrial, la proliferación de desechos industriales y basuras... Si ha de haber una transicón a un régimen sostenible a largo plazo, el desarrollo de una energía renovable será crucial, y no sabemos cómo podrá usarse para contener estos procesos entrópicos. Todo parece apuntar a la necesidad de una transformación radical en los hábitos humanos de consumo de energía, pero también de organización social, de consumo y de alimentación. Esta transformación alcanza más allá de los seres humanos, pues implica a una buena parte de la biosfera controlada por ellos e implicada en sus procesos de producción y sus sistemas de organización. La transición a un régimen de energía renovable y de población estable habrá de producirse—y habría de ser pronto...

... Pero estamos muy lejos de que se produzca esa transición. Hemos pasado varias niveles de alarma de gravedad creciente (esto no lo dice Spier sino yo) y sin embargo no nos detendremos hasta haber comprometido seriamente, qué digo comprometido, abocado a la destrucción, cualquier tipo de régimen económico semejante a los que hemos conocido en el pasado. El futuro será distinto, quizá bonito para algunos, pero el futuro de la mayoría de la humanidad futura no nos parece envidiable, visto desde aquí. Aunque hay ambientes para todos los gustos.

sanfermines
 



Una reflexión de orden general sobre el pasado, y sobre el futuro. No hemos estado en ellos, y sin embargo, a vista de pájaro, podemos verlos desde aquí. La complejidad actual es producto de una larguísima etapa de formación, sistemas complejos acumulándose sobre sistemas más simples, desde un origen absolutamente simple—y el futuro verá el decrecimiento de la complejidad, a más corto o a más largo plazo. Esto sucederá, y sobre eso hay pocas dudas. Lo que desconcemos es si estamos en una fase relativamente temprana, o relativamente tardía, de la historia de los sistemas complejos. Todo es evolución, panta reï, como decía Heráclito, todo fluye. No hay ningún sistema que de por sí sea estable, sólo estabilidad aparente o parcial, o ciclos como vueltas de peonza que se repiten, cada vuelta aparentemente como la anterior, pero en realidad distinta, mientras la peonza va perdiendo energía. No hay sistemas estables, ni desarrollos sostenibles.

Herbert Spencer, en First Principles, ya habló de los procesos complejos de equilibración relativa, o estabilidad, y de su disolución a más largo plazo. Hay que decir que Spencer ve el crecimiento de la población humana con relativa poca preocupación; como Spier, parece creer que se equilibrará (aunque igual su altura olímpica es demasiado remota para observar los procesos por los cuales ésto se lleve a cabo):

"Evidentemente, este progreso industrial tiene su límite, lo que el Dr. Mill ha llamado ’el estado estacionario’. Cuando la población se haya hecho densa en todas las partes habitables del mundo; cuando los recursos de todas las regiones hayan sido completamente explorados; y cuando todas las artes productivas no admitan mejoras ulteriores; entonces habrá de resultar un equilibrio casi completo, tanto entre la fertilidad y mortalidad de cada sociedad, y entre sus actividades productoras y consumidoras. Cada sociedad no exhibirá sino desviaciones menores de su número medio, y el ritmo de sus funciones industriales continuará de un día a otro con perturbaciones comparativamente insignificantes" (First Principles 459).


—Esto sucederá cuando nos hayamos comido todo el queso que son los combustibles fósiles. De qué viviremos, no se dice. De la luz del sol. Y los cataclismos posibles de la adaptación a este régimen, no los menciona Spencer.

Desde este punto del mundo vemos lo que es el mundo, vemos su pasado remoto y su futuro lejano, dentro de los límites que nos son dados. A esa escala, casi parece ocioso preguntar cuánto tiempo tenemos, y sin embargo es una cuestión que no puede sino preocuparnos. Y cuánto tendrán nuestros descendientes, y qué es lo que les va a tocar vivir.

black mago¿Emigrarán los seres humanos a otros planetas?

La respuesta, en breve, es no. Mucho la matiza Spier, hasta extremos casi ridículos, especulando con la posibilidad improbable de un viaje interestelar que (en cualquier caso) seguiría dejando en la Tierra a la totalidad de la especie humana en bloque, y que no resolvería nada sino una precaria continuidad de algunas tradiciones culturales. Ni eso, habría que decir. Un puñado de astronautas no podrían, ni con auxilio informático, mantener una compleja tradición cultural, que depende de una amplia población y una extensa organización social. Serían a la vez los últimos hombres y los nuevos primitivos, antes de su muerte fría que sería más temprana que tardía.

Pero no sucederá, ni siquiera ese
epílogo de la historia. No disponemos de la tecnología y de la energía necesaria para impulsar ese viaje, y con toda seguridad nunca dispondremos de ellas. No habrá naves interestelares, pues sólo el derroche industrial del siglo XX ha hecho posibles nuestras diminutas incursiones en el vecindario extraterrestre. Para recorrer el futuro precario, la Tierra es nuestra única nave espacial, y el destino de una hipotética nave o flotilla interestelar no haría sino remedar, en versión abreviada y a modo de farsa tecnológica, un grotesco théâtre de la cruauté, la tragedia de la historia humana. Las dejaremos esas naves para el cine, compensación imaginaria, y ya tenemos en cualquier caso las Historias Futuras de Olaf Stapledon y otros a modo de consuelo. Pronto tendremos otros asuntos que resolver, y otros futuros más apremiantes. He de decir que Spier también concluye, con lúgubre parquedad, que esos sueños de la razón no son sino sueños de la imaginación: "en la actualidad, no se dan las circunstancias Goldilocks necesarias para la realización de viajes espaciales a largas distancias" (427).

Los viajes a las estrellas son una fantasía de la era industrial, del mismo modo que el Más Allá era una fantasía de la era de la servidumbre. Huímos a los cielos—pero sólo en la imaginación. Muchos no lo han entendido aún.


Unas palabras para concluir

La conclusión de Spier es un interrogante—¿seremos capaces de desarrollar un régimen sostenible, no para la eternidad, pues el ser humano está abocado a la extinción, sino durante un tiempo razonablemente largo? ¿Un régimen en el que sea posible mantener la complejidad cultural alcanzada o al menos gran parte de ella?

Para eso tendremos que hacer algo que no hemos hecho. A saber, remodelar, culturalmente, nuestros hábitos despilfarradores de consumo, que probablemnte vienen (y aquí Spier parece concurrir con los sociobiólogos evolucionistas) de un desfase cultural. Somos depredadores de la sabana (es nuestro origen) trasladados a otro entorno, pero seguimos comportándonos de manera depredadora—refinados, eso sí, nuestros hábitos depredadores y convertidos en una compleja estructura de trabajo y explotación a nivel mundial.

"es posible  que los seres humanos estén genéticamente programados para extraer una mayor cantidad de materia y energía de la que precisan para asegurar su supervivencia y su reproducción. De ser esto efectivamente cierto, ¿habrá que pensar que los seres humanos tienden genéticamente a rebasar las circunstancias Goldilocks que delimitan su exsitencia en el planeta Tierra? Si así fuera, ¿habrá esperanza de poder domeñar este instinto biológico con ayuda de la cultura? ¿Cuáles son las circunstancias sociales que podrían favorecer este tipo de conducta? (428)


Puesto así, la pregunta de si lograremos cambiar(nos) o no es ociosa, o retórica, o n
os embarca en un razonamiento dialéctico. No cambiaremos, no nos cambiaremos, a menos que las circunstancias nos cambien y nos fuercen a cambiarnos, y no será bonito de ver. ciudad viejaEl pasado es una larga historia de brutalidad y horrores, que también tiene muchos elementos de sweetness and light. Probablemente también lo será el futuro—en gran parte de él no nos reconoceríamos, como no nos reconoceríamos a gusto en nuestros ancestros no tan remotos. Queda por ver si es tan largo como el pasado, el futuro éste incierto y no muy agradable. Entretanto, seguimos quemando la sabana, como si fuese la Tierra plana, "inmersos en una forma de sociedad que por lo general prima los resultados a corto plazo, ya sea en el ámbito económico o en el político" (429).  La sabana parece muy plana, e inacabable. Pero la Tierra es redonda, decía mi padre, y avanzando tras la hoguera, pronto nos encontraremos con tierra quemada por delante.

Concluye Spier su libro, sobre la complejidad y la sostenibilidad:

"Sea como fuere, espero haber dejado claro que el principio centrado en el estudio pormenorizado de los efectos que tiene el hecho de que los flujos de energía, al recorrer la materia en el marco de unos determinados límites Goldilocks, conduzcan tanto al aumento como al declive de la complejidad a todos los niveles, no sólo venga a simplificar muy notablemente nuestra comprensión del pasado remoto, sino que ayude a esclarecer las cuestiones clave a que habrá de enfrentarse la humanidad en un futuro inmediato". (430)


Pero
no hace falta esperar a que llegue el futuro, para verlo
, como decíamos antes—nosotros, y Radio Futura (en "Enamorado de la moda juvenil") —"el futuro ya está aquí".


Etiquetas: , , , , ,

Martes, 01 de Noviembre de 2011 09:08. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Globalización y sostenibilidad

miércoles 26 de octubre de 2011

Globalización y sostenibilidad

Cuatro notas sacadas del final de El lugar del hombre en el cosmos, de Fred Spier. Estas obras sobre Gran Historia, sobre el ser humano en el contexto de la evolución cósmica, y de la ecología de los recursos, son muy iluminadoras–ayudan a comprender mejor la historia humana como una historia de organización para uso de recursos, unos tradicionales y otros resultado de innovaciones, inventos y nuevos modos de explotación. Así, por una parte se refuerzan las categorías tradicionales del estudio histórico (el Neolítico y el desarrollo de la agricultura, la aparición de los Estados y de las ciudades, etc.) y, por otra, el nuevo énfasis lleva a replantearse la cuestion de en qué época vivimos. ¿No convendría llamarla, por ejemplo, la Era de los Combustibles Fósiles?

Claro que eso es un único criterio. Otros hablan, fijándose en otros aspectos, de la era de la globalización, pero es que una cosa lleva a la otra. Globalización siempre ha habido en mayor o menor medida, desde que el ser humano salió de África por su propio pie y se fue globalizando sin saberlo. Los imperios antiguos o modernos también "globalizaban" a su manera, que ya desde entonces tiene mal nombre esto de la globalización. Y la Iglesia católica era iglesia globalizada, o aspiraba a serlo. Pero con la potencia de los combustibles fósiles, de la máquina de vapor, del motor de explosión, o de los reactores, la globalización se acelera.  Todo lo existente se acelera. Nuestra agricultura depende de los combustibles fósiles, para empezar, y la estructura de nuestros estados y nuestra economía. Cabalgamos a lomos de combustibles fósiles, y son ellos los que han permitido, indirectamente, por vía del comercio acelerado y del crecimiento industrial, que se produzca otro fenómeno globalizador: la comunicación electrónica, la informática, y la red de comunicaciones global en la que ahora mismo estás—hipócrita lector, a lomos de tus combustibles fósiles. Como quien va a lomos de un tigre, y no sabe qué es lo que lo mueve.

Esto es insostenible.

Lo de los combustibles fósiles, digo—eso es obvio. Los quemaremos, y antes de lo que pensamos, por el crecimiento continuo de nuestra economía. Ver a este respecto el vídeo sobre Aritmética, población y energía, de Alfred A. Bartlett, que transcribo aquí. La duda está en si la humanidad es sostenible. Ese es el interrogante que cierra los últimos capítulos del libro de Spier (como otros—se me ocurre Solar, de Ian McEwan, a este respecto). Que nuestra economía no es sostenible, ni nuestra sociedad, en su estado actual, ofrece pocas dudas. No está en equilibrio, a pesar de algunas engañosas apariencias, sino en desequilibrio inestable, en avance perpetuo con correcciones improvisadas sobre la marcha. No es un avance controlado, ni dirigido, aunque haya elementos de control y dirección: las medidas económicas y financieras de la Unión Europea, por ejemplo, las que se toman este año para paliar la crisis de deuda, tienen efectos calculados, y otros incalculados–hay que seguir avanzando, y evitando el colapso y el caos. Como buenamente se pueda.coulon

Pero volviendo a Spier. Habla de la informatización como la tercera oleada de la globalización, último paso en el establecimiento de redes de comercio, producción, intercambio, dependencia e información a nivel global:


"La actual revolución en curso de la tecnología informática ha venido a reforzar notablemente todas estas transformaciones Los últimos sesenta años han asistido al surgimiento de una nueva capacidad: la de manipular un volumen de datos electrónicos que no conoce precedentes" (381).
 

Por una errata dice que esto comenzó en el siglo XVIII—claro, se refiere al XIX, cuando con la red telegráfica se estableció la versión decimonónica de Internet. Y (qué poco se sospechaba en el siglo XX) al tender los cables eléctricos se estaba tendiendo también la futura red de Internet.  Información es energía, a su manera, pues la información permite reorganizar los procesos y rentabilizar el trabajo de modo mucho más eficiente. Así, con una producción bruta relativamente menor, la producción de la era electrónica genera una rentabilidad económica mucho mayor, y así, "En los países pioneros en la iniciación del proceso de la industrialización, el surgimiento de la moderna tecnología informática ha dado lugar a la aparición de un gran número de industrias de servicios. Hasta el momento presente, esta nueva oportunidad de arrancar en cabeza de la comunidad internacional ha permitido que estos países sigan siendo competitivos y que conserven un nivel de vida relativamente elevado" (383)—aunque ahora la formación y producción informáticas ya se extienden por países anteriormente subdesarrollados.

La globalización ha acelerado los procesos de disolución de las comunidades y creencias tradicionales, sus economías, sus costumbres y sus modos de vida, dando lugar a "nuevos sentimientos de inseguridad, tanto entre los ricos como entre los pobres. Y a su vez, la expresión de estas percepciones adquiere muy a menudo la forma de un nuevo fervor religioso." (385-86). La globalización también fomenta la imagen de un mundo no sólo interconectado y mutuamente dependiente, sino también frágil y aislado frente al cosmos. Spier retorna en diversos puntos del libro a una imagen que le impactó, la de la Tierra vista desde el espacio, imagen que "habría de estimular muy notablemente la idea de que la Tierra es en realidad un frágil 'vehículo espacial'" (386). La consciencia ecologista, en sentido amplio, se ve reforzada por estas transformaciones globalizadoras y estas nuevas percepciones de nuestro planeta como un conjunto.
Y ahí sitúa Spier, de modo reflexivo a modo de self-begetting narrative de las descritas por Steven Kellman, el origen de su propio interés por la Gran Historia, por enmarcar de modo más insistente la historia "histórica" en la historia de la evolución cultural de la Humanidad, incluyendo historia y prehistoria, y éstas en el marco de la evolución de la vida y de la formación de nuestro planeta y del cosmos:


"Estas instantáneas iban a proporcionar un fuerte impulso tanto al naciente movimiento de defensa del medio ambiente como a los enfoques científicos de carácter holístico que por entonces comenzaron a surgir, como la cosmología asociada con la Gran Explosión, la tectónica de placas o la hipótesis de Gaia de James Lovelock—todos los cuales terminarían haciendo posible la presente síntesis de la Gran Historia" (386-87).

Cierto, en parte—Y sin embargo hay que recordar que hay precursores de estos enfoques holísticos que han sido injustamente postergados durante los últimos cien años, cuando podrían haber servido de inspiración para este tipo de aproximación. Spier piensa en Alexander von Humboldt, y yo pienso más concretamente en Herbert Spencer. En Spencer encontramos un esfuerzo por explicar en términos de dinámica energética y de su eficiencia los distintos procesos evolutivos a nivel cósmico primero, geológico después (con la formación de distintos entornos diferenciados en la corteza terrestre), biológico, con una definición de la vida como un proceso energético de especial complejidad e intensidad. Y luego también aplica su principio básico a la cultura, el pensamiento, etc.  Simplista, han dicho muchos—pero también un esfuerzo intelectual titánico, y una perspectiva, la de Spencer, que nos lleva como la cosmología actual, desde una Fuerza indiferenciada en el origen del cosmos, a la generación de complejidad local diferenciada, y luego a la decadencia entrópica de dicha complejidad, y a la destrucción de los entornos locales complejos. Es la historia del universo, en la medida en que la podemos apreciar desde aquí.  Yo, desde luego, no puedo sino recomendar la lectura de First Principles, una obra que en su línea decimonónica podríamos llamar un intento de una "Fenomenología de la Energía", y de sus efectos complejos, incluido el Espíritu.

Los humanos hemos sido grandes acaparadores y gastadores de energía. Calcula Spier que nuestra especie ha multiplicado por treinta millones la cantidad de energía controlada y gastada, desde su origen en una población de unos pocos miles de individuos. Hemos desarrollado también no sólo cantidad, sino calidad—maneras increíblemente diversas, todas únicas, de extraer, almacenar o gastar energía. Este crecimiento tiene un lado triunfante, y un lado alarmante—de ahí la consciencia ecológica de los estudiosos de la Gran Historia. ¿Es sostenible? Ya hemos visto que no en el sentido de estable. La mayor integración informativa y productiva mundial podría resultar especialmente vulnerable a ciertos tipos de catástrofe global—aunque ayude a paliar otras carencias y problemas. Un exceso de organización podría desmoronarse al contagiarse la desorganización rápidamente por las redes globales de interdependencia y de comunicaciones.


"Sin embargo, todavía más serio es el hecho de que todas las sociedades industriales dependan hoy tan notablemente de las menguantes reservas de recursos naturales, y fundamentalmente de los combustibles fósiles. Hasta la fecha, la utilización de combustibles fósiles a gran escala ha posibilitado la consecución de unos niveles de complejidad cultural global inimaginables a costa del declive de las viejas formas de complejidad local y regional." (393-94)

Un nivel de producción sin precedentes, en las sociedades modernas, que es—insostenible. Si toda la Humanidad se volviese Occidente, estaríamos perdidos. Y ese camino llevan, pero no llegará a tanto la cosa. El despilfarro de combustibles fósiles llega a su límite natural, y empiezan los años de penurias graduales, donde habrá que rentabilizar la energía y cuidar más el medio ambiente. La entropía generada por la producción amenaza con ahogarnos una vez alcanzado un nivel máximo de desarrollo.


"Por consiguiente, uno se pregunta si los seres humanos serán o no capaces de inventar un sistema de reciclado de basuras eficiente, y cuáles podrían ser, en caso negativo, las consecuencias. O por expresarlo en términos de la teoría de Gaia que formulara James Lovelock, surge la interrogante de si Gaia procederá o no a eliminar de forma no aleatoria a la especie humana debido a que puede estar socavando las circunstancias Goldilocks [las circunstancias que permiten determinado tipo de complejidad] que su propia continuidad requiere. (395)

Lo de Gaia interprétenlo como una manera de hablar. No necesitamos a Gaia tomando decisiones, cuando están ahí las consecuencias de nuestras propias acciones,

    "we but teach
Bloody instructions, which, being taught, return
To plague the inventor"
—decía Macbeth.  Yo no peco de optimista: Spier sí, pues arguye que

"Podría darse perfectamente el caso de que, a largo plazo, la principal característica de la historia humana fuera la de constituir un proceso marcado por la consecución de una eficiencia cada vez mayor." (397)

No lo refutaré, pues ha sido el caso hasta ahora—pero ha tenido un precio, el socavamiento de las propias condiciones de la existencia a que antes se refería Spier. La eficacia tiene un límite. Y en cualquier caso, aun si respetásemos nuestro entorno ecológico y alcanzásemos un equilibrio con él (cosa que la humanidad jamás ha hecho), hay que tener en cuenta que nuestro entorno no depende únicamente de nosotros, sino de fuerzas naturales muy superiores, que no lo han alterado radicalmente en los últimos milenios, pero que bien pueden hacerlo—y de modo súbito, para nosotros.

La humanidad tiene un límite, y sería optimista ver ese límite en el límite de la energía del universo. Ese límite para el universo existe, desde luego, para la cosmología moderna:


"Según parece, únicamente el universo joven en el que ahora vivimos dispone de suficiente abasto de materia y de energía, y sólo ese abundante suministro alcanza a producir—en combinación con los equilibrios que tienden a generar las fuerzas de la naturaleza—unas circunstancias Goldilocks capaces de conducir inevitablemente al surgimiento de estos tipos de gran complejidad" (406)

—como el autor, por ejemplo. Pero es optimista, decimos el horizonte del Universo. Porque estamos atados no al Universo, sino a nuestro planeta, mal que nos pese, y a pesar de alguna sonda espacial y de muchas películas de ciencia ficción. Se pregunta así pues Spier, al cerrar su libro, por las perspectivas de futuro para la vida y la humanidad en el planeta Tierra.


"A estas alturas nadie se sorprenderá si digo que el destino de la humanidad parece estar íntimamente vinculado con la disponibilidad de materia y energía. No se trata de nada nuevo. Son muchos los autores que resaltaron ya este planteamiento a lo largo de la década de 1970. Y sin embargo, en años posteriores, sus duros mensajes se convertirían primero en materia disputada y caerían después poco menos que en el olvido" (408).

Aún recuerdo cómo hace casi cuarenta años nos hablaban de estas cosas en la escuela de Biescas: de la contaminación, del agotamiento futuro del carbón y del petróleo. El año dos mil aparecía remoto y envuelto en crisis y colapso. Hoy, en la década de 2010, el futuro vuelve a aparecer envuelto en crisis y colapso. Al menos en un duro aterrizaje en el reality principle, conforme toca a su fin la era de los combustibles fósiles. En 1971 Marion King Hubbert denunciaba la imposibilidad de un crecimiento exponencial continuado. En fin, Malthus ya lo había hecho casi doscientos años antes, y se le creyó desautorizado. Y ahora Alfred Bartlett también habla de Hubbert en su conferencia sobre "Aritmética, población y energía". Cuando nos acordamos de él, por algo será: el futuro va filtrando a los profetas. Cita Spier a Hubbert:


"A las personas que vivimos en la época actual y que nos hemos acostumbrado a un constante crecimiento exponencial del consumo de recursos energéticos derivados de los combustibles fósiles nos resulta difícil comprender cabalmente que la era de los combustibles fósiles revela tener en último término un carácter notablemente transitorio tan pronto examinamos un período más amplio de la historia humana. La mejor manera de apreciar la situación es contemplar las cosas en un arco temporal de unos diez mil años, cinco mil a un lado del presente y otros cinco mil al otro. Desde esta perspectiva se constata que el ciclo completo de la explotación de los combustibles fósiles presentes en el planeta se extende quizá por espacio de unos mil trescientos años, con la particularidad de que el principal segmento del ciclo (definido como el periodo en el que se extrae y se quema la totalidad del combustible fósil, salvo la primera y la última franjas, de un 10 por 100 cada una) apenas abarca más de tres siglos." (Hubbert, en Spier 410-11).

Hay quien confía ingenuamente en el ingenio humano para mantener indefinidamente este régimen de consumo. Ingenuity... Ya. Habrá que tener en cuenta lo que dice Howard Thomas Odum, citado por Spier:

"El saber y el ingenio son los medios con los que se consigue que el suministro de energía resulte operativo—suponiendo que se disponga de él—, sin olvidar que el desarrollo y la conservación del conocimiento también dependen de la disponibilidad energética" (410, énfasis mío).

La investigación sobre energías sostenibles, por tanto, no tiene lugar en el vacío—también cabalga a lomos de un tigre, en una carrera contra el tiempo. Una manera de contar esa carrera puede verse en la novela de Ian McEwan, Solar, sobre un decadente científico occidental que investiga sobre cómo hacer la energía solar aprovechable y rentable. Una carrera contra el tiempo, y contra sí misma, en la que está atrapada la sociedad postindustrial. La humanidad sobrevivirá, de alguna manera. Nuestra sociedad actual, hiperproductiva y despilfarradora, es más que probable que no. Tendrá que transformarse radicalmente, a sea-change, y no se reconocerá a sí misma, posiblemente, en la nueva Edad Media sin final determinable que seguirá a la Era de los Combustibles Fósiles. Spier lo pone de manera más interrogativa, como correponde a los interrogantes abiertos:avión enterrado


"En otras palabras, la incógnita a la que nos enfrentábamos [en los 70, pero también ahora] pasaba por averiguar si nos resultaría posible o no disponer de la suficiente materia y energía como para producir la complejidad que deseábamos—y obviamente sin asfixiarnos con la entropía resultante—. (410)

Los modelos informáticos desarrollados por el equipo de Dennis Meadows en el MIT, para calcular la interacción futura de desarrollo, crecimiento, producción y consumo, resultaron terriblemente pesimistas: "en todos los casos observaron que la estructura sistémica se venía abajo. Al final trataron de hallar otras formas de estabilizar el sistema mundial, pero no obtuvieron sino una mayoría de resultados negativos. Sus descubrimientos desembocarían en una serie de turbadoras conclusiones y recomendaciones que deberían ayudarnos a luchar por un mundo más sostenible" (412). Contribuirían las primeras previsiones al informe del Club de Roma de 1972, sobre Los Límites del Crecimiento, que fue un hito en la conciencia sobre estas cuestiones.

Ignoro si Meadows et al. incluyeron en su modelo, me temo que no, las hipotecas subprime y la crisis de la deuda soberana. Datos que no harían nada, supongo, por mejorar sus perspectivas. El futuro siempre tiene la capacidad de sorprendernos, a veces incluso de modo agradable; a la larga, siempre de modo inesperadamente desagradable.

El concepto de "desarrollo sostenible" (que Bartlett considera una contradicción en términos) fue en cierto modo un avance, y se introdujo en un informe de la ONU de 1987, Nuestro futuro común. Desarrollo sostenible, definen, "es aquel que alcance a satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones". (412). Bonito concepto, pero, releyéndolo, hay que decir que el desarrollo sostenible es algo que ni ha existido ni existirá. El desarrollo siempre ha sido insostenible a largo plazo, siempre consumiéndose a sí mismo como un combustible fósil; siempre ha comprometido al futuro y lo ha privado de opciones, y las opciones serán cada vez menores, a pesar del creciente desarrollo de la complejidad cultural e industrial.

No acabo de terminar con el libro de Spier sobre El lugar del hombre en el cosmos. Otro día vuelvo, si tengo world enough, and time.


Etiquetas: , , , , , ,

Viernes, 28 de Octubre de 2011 18:13. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Saberes nacionales e internacionales

Saberes nacionales e internacionales

Andrew Hadfield, "National and International Knowledge: The Limits of the Histories of Nations." Cap. 7 del libro de reflexión retrofuturista The Renaissance Computer, ed. Neil Rhodes y Jonathan Sawday.

Traducción del resumen:

"Al igual que en el Renacimiento, el conocimiento es [hoy en día] el escenario de una confrontación entre fuerzas nacionales e internacionales". El ensayo de Andrew Hadfield se ocupa de la medida en que los teorizadores del postmodernismo y de la globalización que han venido sosteniendo que las fronteras nacionales se están volviendo cada vez más obsoletas bajo la presión de las "redes" informáticas de conocimiento y de transmisión de datos, están, de hecho, reproduciendo unas dicotomías que se hicieron visibles por primera vez en las primeras etapas de la revolución de la imprenta. Entonces, como ahora, se iniciaron ambiciosos proyectos diseñados para un consumo a gran escala, en los que naciones y sociedades se comparaban unas con otras en pos de una "indiferencia" imparcial, permitiendo someter a escrutinio la ley, la religión, la organización social, las políticas económicas, etc. Pero persistió el problema de que el "deseo de afirmar lo particular" chocaba con un impulso contrario, el de "analizar lo universal". La cultura de la imprenta prometía resolver esta contradicción, de un modo semejante a como el ordenador moderno ha prometido disolver los límites nacionales desfasados. Pero en este esquema de cosas, ¿cómo explicar el hecho de que la identidad nacional se ha visto, paradójicamente, representada con mayor énfasis todavía, en el mundo moderno?printing press
 


Hadfield se remite al fenómeno económico-cultural de la globalización, y al análisis de la postmodernidad de Lyotard. A ello le enfrenta el análisis de los efectos de la imprenta en el Renacimiento, según Elizabeth Eisenstein, The Printing Press  as an Agent of Change. Arguye que "lo que destaca en el análisis de Eisenstein es que la hegemonía creciente de la imprenta no precipitó una transformación basada en un cambio de los medios de producción intelectual, como sostendrían deterministas tecnológicos como Walter Ong y Marshall McLuhan. Más bien, la inauguración de textos impresos reproducibles de modo barato alteró las relaciones de producción intelectual para siempre, sirviendo para agrandar algunas cuestiones y problemas significativos, mientras que otros se fueron desvaneciendo" (109). (No veo yo que una cosa se contradiga con la otra, por cierto. El "determinismo" de Ong y McLuhan no es absoluto, aunque quizá sí sea excesivo). Fukuyama se compara a Lutero en su visión redentorista de un "fin de los tiempos" asociado a la nueva era. Con respecto a Lutero, paradójicamente, "Traducir la palabra de Dios a un idioma familiar llevó a un auténtico Babel de voces y lenguas que amenazaba con oscurecer la finalidad misma inicial de traducir el texto".  La imprenta potenció el nacionalismo pero puso asimismo de manifiesto la no coincidencia entre las fronteras nacionales y las historias de los pueblos.  Se analizan los casos de Camden, Holinshed, Thomas Churchyard, A Mirror for Magistrates, y su relación con el nacionalismo. También The Faerie Queene de Spenser, que Hadfield propone leer como un poema británico más que inglés. Asoma una tensión entre el nacionalismo monárquico y "el proyecto de Gran Bretaña".

"Tal como lo veo, la imprenta hizo mucho para poner en cuestión la lealtad monolítica a los grandes proyectos imperiales, tanto como para apoyarlos. Queda por ver cuál sera el efecto de las redes informáticas en la extensión y flujo de la información, si se derrumbarán las fronteras por los nuevos sistemas ante las comunidades imaginarias conectadas electrónicamente, o si permitirán a los poderes existentes controlar a sus ciudadanos más eficazmente". (116)
 


(Las dos cosas, en efecto. Un ejemplo podría ser el efecto de Internet o Google sobre regímenes autoritarios como los de Irán o China, y los esfuerzos de estos proyectos nacionales por aislar en lo posible su propia red de influencias externas).

"Los cambios tecnológicos fundamentales que transforman la ordenación y las posibilidades de las comunidades imaginarias se enfrentan inevitablemente a dos caminos, y han de suponer un reto para cualquier narración simplista sobre progreso inevitable" (116).


Así se extendieron la Reforma y el nacionalismo en la Europa renacentista, asociados a la imprenta, con dinámicas cruzadas de mayor intercambio internacional y mayor promoción de la cultura nacionalista; el libro impreso difundió la cultura nacional, pero acabó con el internacionalismo del latín.

"La computerización también ha afectado dramáticamente a la relación entre las comunidades nacionales e internacionales, aunque el efecto directo haya sido quizá el de una internacionalización creciente, junto con la reacción asociada a este fenómeno. Queda por ver exáctamente qué efecto tendrá la ubicuidad de los ordenadores sobre las sociedades en que vivimos."




Etiquetas: , , ,

Martes, 05 de Julio de 2011 15:27. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Wikipedia como libro de texto

Nos pasa Norman Holland este mensaje a una lista, de Jeremy Butler. Sobre el uso de Wikipedia para elaborar manuales para los estudiantes. Copypasteo:

This morning I was playing around with a relatively recent Wikipedia feature
that allows you to assemble up to 500 pages of articles into a "book". You
can then download that book as a PDF or you can pay to have it printed and
shipped to you.

This got me to thinking: Would this be a useful ancillary product for a
(TV-studies) textbook?

Fr'instance, I'm currently revising *Television: Critical Method and
Applications* (Routledge, 2011). Here's how I might put the Wikipedia book
feature to use:

1. I could search for all the terms in the *TVCM&A* glossary. Then I could
collate them into a single PDF file and post it on the companion Website.
Users could access it through a browser and/or download it to their own
computers and/or electronic readers.

This would be a *searchable* PDF, thus allowing students/teachers to buzz
through the PDF and find additional info on the glossary terms.

2. A similar PDF file could be compiled with all the proper-name (people,
companies, TV shows, etc.) articles.

'Course, users could just search Wikipedia directly for this information and
find more up-to-date articles and Wikipedia is not 100% accurate; but it
seems to me that it still might be handy to have all that info collated into
one PDF.

Another feature that the Wikipedia book function offers is the ability to
pay to have the collection itself printed. I don't know if a printed
collection of articles would be a useful supplement to a textbook or not,
but it's a pretty cool concept.

I'd be curious to hear the thoughts of TV/film studies teachers. Would you
and/or your students use this material if it were made available at no cost?

P.S. It's perfectly legal to make such quasi-commercial use of Wikipedia's
articles. They're all published under a Creative Commons "share and share
alike" license. That is, you can use them pretty much as you wish, as long
as you don't try to copyright them as your own work and restrict others' use
of them.

A mí me parece buena idea —un "trayecto guiado por la Wikipedia" mejor para muchos fines que el mero uso de la Wikipedia cada cual a su aire; más centrado, sobre todo una vez el profesor conoce bien el material que pasa. Pero no evita (sino que más bien contribuye a) el síndrome que nos aqueja: el uso de Wikipedia como fuente no ya preferente, sino muchas veces única, por parte de los estudiantes.  A mí me parece excelente la Wikipedia, les digo a los míos, y les estimulo a consultarla, pero que también consulten libros y otras fuentes. Lo que tiene un toque siniestro es la imposición, aunque sea mediante brote espontáneo, de un Liber Mundi como fuente única.

 A photo on Flickr



Etiquetas: , , ,

Sábado, 30 de Octubre de 2010 16:57. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Cuando las ideas practican el sexo

viernes 16 de julio de 2010

Cuando las ideas practican el sexo

Un vídeo de Matt Ridley en TED: Retomando viejas ideas de David Ricardo sobre los beneficios del comercio y de la división del trabajo. Es lo que ha causado la prosperidad humana: el intercambio, la especialización, la comunicación, el comercio. El "sexo" que practican las ideas es ponerse en común, mezclarse, transmitirse: eso permite ya no sólo el progreso, sino sencillamente conservar un determinado nivel de conocimientos y tecnología. Para eso hace falta un público mínimamente global—los habitantes de Tasmania, que quedaron aislados durante miles y miles de años, experimentaron una regresión tecnológica espectacular.

Otra cosa que me ha gustado del vídeo es que retoma una idea que yo también suelo repetir por ahí: que nadie sabe hacer nada—ni un motor a reacción, ni un ordenador, ni nada. Todo es producto del intercambio, el comercio y la inteligencia colectiva. Todos somos especialistas en una cosa, porque es imposible ser especialista en todo. Y por eso necesitamos a otros especialistas con otras tecnologías, otros productos y otras ideas también.






Dado este planteamiento, es previsible que la explosión comunicativa de Internet y la WWW va a tener consecuencias espectaculares para el desarrollo. Las está teniendo ya, claro. También, siguiendo la analogía de que nadie sabe hacer un ratón de ordenador, o un lápiz, es previsible que cada vez dependamos más para todo de la tecnología y de los artefactos elaborados colectivamente, y que cada vez entendamos (o dominemos), como individuos, menos aspectos de la realidad en que vivimos.

A photo on Flickr

Etiquetas: , , , ,

Viernes, 16 de Julio de 2010 18:32. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Hipertextualización Total Automatizada II

Hipertextualización Total Automatizada II

Google se acaba de apoderar de todas las páginas web del mundo.

Hace unos años proponía yo el desarrollo de un navegador que conjuntase las funciones de selección de texto, enlace y búsqueda, de modo que incorporase una herramienta (accesible, de primera línea o de tercer clic) que realizase una búsqueda sobre cualquier término de una página web seleccionado por el usuario. (Ver "Hiperhipertexto: Hipertextualizar todo el texto").

Lo más cercano que he visto hasta ahora es la incorporación de un diccionario al texto de las páginas del New York Times, y más ambicioso, los enlaces a entradas enciclopédicas de Answers.com en todas las páginas visitadas con Firefox. (Ver "Hipertextualización Total Automatizada").

Ahora aparece una nueva herramienta que promete hipertextualizarnos todo el texto, por otra vía completamente distinta: convirtiendo toda la web en un blog.

La nueva barra de herramientas de Google incluye un wiki para cada página visitada, desplegable como una columna lateral: la Google Sidewiki. De modo que velis nolis la página pasa a ser un blog con comentarios habilitados, al menos para quien use la barra de Google. Y se usará, claro... para ver las páginas completas, pues si no nos perdemos los comentarios.clark google

La diferencia con las web 2.0 habituales, redes sociales, blogs, etc., es que esta página de comentarios y anotaciones está fuera del control del autor de la página, lo cual es un punto llamativo. Está controlada por Google, claro.

Además, el comentario que escribas en la Sidewiki puede ir directo a tu blog... si es blog de Blogger. Un golpe maestro, ciertamente.

Alguien dice por ahí, en la propia wiki de la página de presentación de la Google Sidewiki, que "Ahora toda la Web es 2.0" y que "Siempre y cuando los juicios que emitan los usuarios sean útiles, será una herramienta de mucho interés, aunque si lo piensas tiene un doble filo bastante peligroso. En cualquier caso es novedoso y útil, muy útil." Y Arcadi Espada comenta:

La nueva herramienta de google supone un interesante impulso a la conversación en internet. Este blog, por ejemplo, va empezar a dejar a dejar postits en cada página de periódico que comente. Podrán suscribirse a los postits, claro. Un ameno modo de filtrar. Creo, además, que será interesante utilizar la sidewiki para dejar comentarios en el propio blog. ¡Me temo que más fácil e interesante que en el propio lugar que el periódico tiene reservado! La posibilidad de adjuntar las sentencias judiciales contra David Irving en el corazón de sus libros es una posibilidad real y atractiva. Lo quiera él o no. No sé si me explico. Languidece el concepto de propiedad de blogs y webs. ¡El comunismo!


No es que languidezca, realmente... Como decimos, Google ha convertido toda la Web en su propio blog. Pasa Google a ser el Administrador Universal, de un enorme blog de múltiples autores, donde cualquiera puede colgar artículos pero donde sólo hay un moderador de comentarios—Google.

Ay, mi blog, donde podía borrar yo los comentarios ofensivos, aunque no tenía ni de esos... No somos nadie. El Google Skynet avanza.

Google se acaba de apoderar de todas las páginas web del mundo. Un poquito. De momento.

Go go go Google

Etiquetas: , , ,

Viernes, 25 de Septiembre de 2009 07:55. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Torbellinos de información

20090604115311-3492433528-fa82856f88-m.jpg


Aquí cuelgo un artículo sobre narratología, lectura, e interpretación: "Múltiples lectores implícitos". Es otro blog post que, revisado y expandido, envío al Social Science Research Network. Por estas fechas llevo varios miles de visitas, y 1220 descargas de artículos. Supongo que muchos visitantes, se desaniman al ver que la mayoría de los artículos están en español.

También me informa la web del SSRN que mi "Author Rank" es de 8.240, de entre 113.434 autores. Eso quiere decir, supongo, que estoy entre el diez por ciento superior. Quien no se consuela es porque no quiere, aunque vaya el ocho mil y pico de la fila. Citarme no me cita nadie—hasta esas alturas de éxito no nos hemos elevado. Qué caras van las citas... Según Taleb, en El cisne negro,las citas y los visitantes de Google, como otros factores numéricos (y en especial los relacionados a procesos de información global o infeccionsa) pertenecen a lo que él llama la economía "escalable", o Extremistán (opuesta a la economía no escalable o "Mediocristán"). Los fenómenos escalables dependen de procesos accidentales y aleatorios que no tienen relación directa con el trabajo que uno le dedique a la cosa. Taleb es provocador, a la Oscar Wilde: en el arte, "lo que generalmente llamamos 'talento' es fruto del éxito, y no al contrario" (76). El éxito llama al éxito, pero esto es más visible en la economía de la información escalable, "cuando alguien a quien se considera mejor sólo marginalmente se lleva todo el pastel" (76).  Lo mismo sucede con los éxitos discográficos, las ventas de libros, el éxito de los famosos... etc. La calidad de un best-seller para nada tiene que ver con su éxito de ventas; otro libro en el mismo género e igual de bueno no vende nada. Y es que queremos leer lo que todo el mundo lee, así nos comunicamos y nos aclaramos: el gráfico de la globalización necesita una  cabeza bien visible, además de una larga cola. Así que estos fenómenos de difusión social siguen un proceso que yo llamo "torbellinos de información" (Taleb lo llamaría un cisne negro o discontinuidad azarosa imprevisible—lo cierto es que este Taleb coincide conmigo en varias líneas de razonamiento... pero él es un cisne negro, supongo que por azar, jaja!).  Si no se crea un torbellino en torno a tí, es inútil que te esfuerces por agitar el aire. Hombre,  igual ayuda, pero igual no, igual deshaces las corrientes... es imprevisible. La información, como la peste porcina o la escarlata, va por epidemias:

El éxito de las películas depende mucho del contagio. Tal contagio no sólo se aplica al cine: parece que afecta a una amplia variedad de productos culturales. Nos es difícil aceptar que las personas no se enamoran de las obras de arte por ellas mismas, sino también para sentir que pertenecen a la comunidad. Mediante la imitación, nos aproximamos a los demás, es decir, a otros imitadores. Así se combate la soledad. (El cisne negro 77)


Vamos, que sin el valor añadido que les añadimos a las obras con nuestra atención—sin ponerles un buen marco alrededor, y mirarlas con admiración, y atraer a otros para que las miren, y señalárselas....  El marco, y sobre todo el marco del marco, es más importante que el cuadro. Vamos, que si aunque el sitio del cuadro esté vacío, igual va a ir la gente a mirar el marco. Sin el valor añadido de la información y la atención, digo, el valor propio de la obra se queda en poquita cosa. Por grande que sea. Y por pequeño que sea, se magnifica—de ahí el escándalo del arte feo del siglo XX, resultante de torbellinos de información y procesos de señalamiento ejercidos prácticamente en vacío. ¿Ha hecho reflexionar eso lo suficiente sobre la esencia del arte, o sobre el origen de la calidad intelectual? A los marchantes quizá; a los críticos parece que no tanto.

En lo que se refiere a Google, creador de torbellinos, lo tenía yo un poco mareado: tan pronto me daba 15.000 resultados de búsqueda con mi nombre, como más de 100.000: últimamente parece haberse estabilizado en torno a los 27.000. Pero ahora es a Yahoo a quien tengo mareado, o quien se ha montado un torbellino conmigo: hoy me da 225.000 resultados al buscar "Jose Angel Garcia Landa" así con comillas. Pero los torbellinos de Yahoo no son comparables a los de Google, pues el propio Yahoo es, en tanto que torbellino, inferior a Google. Torbellinos generan torbellinos—si ya decía Descartes, científico centrífugo, algo de esto de los torbellinos; lo que pasa es que se equivocó al aplicarlo a la materia y no a la información, pues es ésta la que genera objetos sólidos a partir de torbellinos.




Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Jueves, 04 de Junio de 2009 11:53. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Tecnologías de sincronización

20080928231452-188131110-e12160afed-m.jpg

Estoy leyéndome el muy interesante libro de Julio Iglesias La dimensión social del tiempo (Madrid: Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, 2005)—otra "historia del tiempo" que si bien tiene algunos puntos de contacto con la de Hawking, se refiere más bien a la organización, uso y conceptualización social del tiempo. Y atiende sobre todo a las transformaciones del tiempo en la modernidad, en la ciudad, y en el contexto globalizado que vivimos, así como a los efectos de la sociedad de la información en la reorganización de la experiencia temporal. Un índice:

I. Del tiempo y su ordenación: los calendarios.
II. El tiempo en el pasado.
III. La conciencia moderna del tiempo.
IV. El tiempo del tiempo. (Einstein o la relatividad del tiempo; Piaget y el tiempo en la infancia; El reloj biológico; Políticas del tiempo y ahorro económico; La política de reducción del tiempo de trabajo; La necesidad de medidas temporales muy breves; La sociedad del instante en la sociedad de la información).
V. Tiempo y familia.
VI. Tiempo y trabajo.
VII. De la política y el tiempo.
VIII. El tiempo en perspectiva: pasado, presente y futuro.
Epílogo: La actualidad del tiempo.
Sigue un discurso de contestación del académico (oximorónicamente llamado) Salustiano del Campo Urbano.

Durante mucho tiempo la sociedad vivió "de espaldas al tiempo", o más bien en un tiempo común y natural regulado por los ciclos del día, la noche y las estaciones. La apropiación y manipulación social del tiempo puede seguirse a través de los instrumentos de medición y sincronización de actividades que se van desarrollando: calendarios, relojes, horarios de trabajo, y recientemente, en una apoteosis de milimetración temporal, los sistemas informáticos que detallan el tiempo de cada transacción social.  El desarrollo de la medición y sincronización temporal va unido al desarrollo del capitalismo, local primero y global después, y de su concepción del trabajo y de las actividades como algo medible, a medida que pasamos del campo a la urbe. Una concepción que deriva de Simmel.

Son excelentes las relaciones que establece Iglesias entre el desarrollo de procesos económicos y sociales a gran escala y las manifestaciones locales de las nuevas concepciones temporales. Por ejemplo, el reloj como arquetípico regalo burgués simboliza la regulación temporal del matrimonio. O el libro de Julio Verne La vuelta al mundo en 80 días, con su argumento cronométrico, es un síntoma de una nueva concepción global de las comunicaciones—Y todo efecto de la globalización o sincronización universal, y de la división (sincronizada) del trabajo. Desde los cambios en los patrones de ocio a las modalidades de horarios laborales y de negociación sindical, o el desarrollo de planes de estudio con asignaturas optativas, todo logra hilarlo el autor en un razonamiento magistral y panorámico.

Los blogs y foros, se me ocurre, son un caso no nombrado por Julio Iglesias, pero que ciertamente es paradigmático de esta universalización del tiempo contemporánea. Ningún texto antes ha llevado un registro temporal tan estricto (y automatizado) de su difusión y de sus comentarios, y se materializa en ellos (así como en la telefonía digital y en otros fenómenos informáticos) la apropiación del tiempo a la vez a escala milimétrica y global. También son un síntoma de lo que señala Iglesias: el avance de la regulación y medición temporal hacia esferas de la intimidad y de la privacidad antes ajenas a esta sincronización universal del tiempo.

En el ordenador puedes perder la noción del tiempo, pero sin embargo estás registrado por toda una serie de protocolos de control y de medición que registran tu actividad. Tienes el reloj delante, en una esquina de la pantalla, permanentemente, pero más allá de eso, estás trabajando dentro del reloj. Eres controlable, te registras a una hora, sales a otra, hasta tus clics quedan ubicados en un espacio-tiempo cibernético, en el que tu trayectoria, su velocidad y sus reposos, quedan recogidos en un registro temporal que además es inmediatamente procesable, para extraer estadísticas e implementar acciones correctivas a través del mismo aparato. Esto en cuanto el teletrabajo, o más generalmente el trabajo por ordenador, se implanta. Las consecuencias que extrae Iglesias de este potente cronómetro que es el ordenador me parecen insuficientes. Con los ordenadores no habrá teletrabajo: estaremos más bien inmersos en el espacio de trabajo en todo momento, estemos donde estemos; y Matrix será el resultado lógico de la sincronización universal.

Tiempo estimado de lectura de este artículo: un minuto y catorce segundos.

(PS: Más sobre sincronización, cronometría y ordenadores en este artículo de Nicholas Carr: Is Google Making Us Stupid? What the Internet Is Doing to Our Brains).

Etiquetas: , , , , ,

Domingo, 28 de Septiembre de 2008 23:14. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


La burbuja del crédito


Money as Debt es un excelente vídeo de Paul Grignon sobre el origen y funcionamiento del sistema monetario, bancario y crediticio. Miradlo y temblad, pues expone muy claramente por qué estamos, en más de un sentido, flotando en una burbuja por el vacío.  El vídeo se encuentra en varias secciones en YouTube: no os lo perdáis si entendéis inglés: MONEY AS DEBT Versión española: DINERO ES DEUDA.

(PS: Explica por adelantado algunas de las razones de la crisis financiera que se vivirá después de este verano).

Las propuestas que hace al final para arreglar la situación son menos convincentes que la sensación de que esta situación explota en forma de guerras y catástrofes periódicas. A la espera quedamos de la siguiente. Aunque debe haber conducciones subterráneas que envían al tercer mundo, o a los currantes de contrato temporal, la mayoría de las disfunciones del sistema... y así seguimos mal que bien hasta el Big Crunch. He visto el vídeo en Historiantes, donde se encuentra  se  encontraba una versión en español de Google Video. 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Domingo, 02 de Marzo de 2008 23:43. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


A Luva de Ferro

20070811165220-469839877-8483f717e5-m.jpg Gilson Dantas, médico y sociólogo brasileño, me confirma que va a utilizar uno de mis dibujos en la portada de  A luva de ferro: EUA, mundialização, militarização e América Latina, volumen de una serie sobre "Política contemporánea". ¿Alguien adivina cuál de éstos? Sólo doy una oportunidad.

Por cierto, una reflexión sobre el mérito y la calidad. Este dibujo no valía un duro, curricularmente hablando, hace un minuto, por aparecer en mi propio sitio web. Ahora, como aparece (aparecerá) en un libro o revista, se convierte de repente en un mérito académico. Pequeño, pero mérito.

Y si le hubiese cobrado al autor, más mérito—claro que igual se lo hubiera pensado, toma y daca. Los méritos son un complot de reconocimiento mutuo, mediado a veces por el dinero. Los objetos no tienen mérito ni valor ni calidad antes de entrar en este juego: todo lo más potencial de mérito que alguien les ve—empezando por el autor que los diseña. Todo es producto de la interacción. De modo que lo que calculamos al calcular el potencial de precio, mérito, calidad, de algo... es en realidad su potencial de interacción, aunque no nos lo planteemos así. Pero no hay relación ninguna entre el valor potencial de un objeto y su valor real porque la interacción efectivamente llevada a cabo no es calculable. La interacción y la información se retroalimenta en torbellinos de interacción e información, de modo que un objeto dado, por ejemplo, la foto del Che Guevara que todo dios conoce, tiene mucho más valor que otra foto del mismo Che hecha por el mismo fotógrafo y potencialmente o a priori igual de buena o mala.

La prueba objetiva de mérito y calidad realizados: el éxito, el dinero, la oferta y la demanda. No para mí, claro, hablo de prueba objetiva. Tanto más cuando se deja de hablar de mérito y calidad, y se habla sólo ya de precio. Ya no entramos a hablar de si un Tapiès tiene más mérito que mis propios borrones—la cuestión es irrelevante e implanteable: tiene más precio, y basta.

Eso si es un original irreemplazable. Si es una copia, su precio baja a la vez que su valor cultural aumenta. Pero cuando es reconocible en cualquier parte, cuando se convierte en un icono cultural, hasta cualquier simulacro de original (la foto del Che Guevara que perteneció al propio fotógrafo, pongamos) adquiere contagio y aura de originalidad.

Todo esto también tiene que ver con el capitalismo y la globalización, claro. Que potencian esos torbellinos incontrolables y caóticos, especialmente con un instrumento que se presta tanto a ellos como la red. Si no, mirad lo que más se ve en YouTube.


Etiquetas: , ,

Sábado, 11 de Agosto de 2007 16:44. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


De camello a dromedario

Quien siga bien las conferencias en inglés que no se pierda esta excelente ponencia de Hans Rosling, "Debunking Third World Myths with the Best Stats You've Ever Seen" sobre diferencias estadísticas (economía, esperanza de vida, etc.) entre el Primer y el Tercer Mundo.

La presentación gráfica de los datos estadísticos es realmente notable. A destacar: que la gráfica comparativa de riqueza por regiones mundiales, que muestra originalmente dos jorobas de camello (tercer y primer mundo: por ejemplo, la diferencia entre China y Estados Unidos) tiende a hacer desaparecer el hueco o abismo que separa los pobres de los ricos, y dar en una gráfica más similar a la campana de Gauss.

En la que, por supuesto, los ricos siguen siendo los ricos, y los pobres pobres; todavía jorobados, pero un poco menos.

Al parecer, según Rosling, nuestras ideas sobre el mundo vienen mayormente de Tintín, y están ancladas en la situación de los años 60...  Según Rosling, "the world is flattening itself", una perspectiva halagüeña y gradualista (el fin de las jorobas) que no deja de recordar a Thomas Friedman. Yo creo más en las súbitas catástrofes... sooner or later. Mientras tanto, espero que me toque vivir un mundo lo más plano posible, a mí y a los todavía pequeñajos.






Etiquetas: , , , , ,

Viernes, 03 de Agosto de 2007 12:04. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Personalizaciones despersonalizadas

Anuncian ahora para los recién nacidos un canastillo de productos personalizado, todos con su nombre. En Internet podemos enviar tarjetas electrónicas personalizadas. Los desarrollos del tratamiento de textos, el diseño interactivo en red y la impresión personalizada hacen posible ahora esta situación donde lo que antes hubiese sido algo personal (por requerir trabajo, dinero, dedicación)—se convierte en un simulacro de personalización, o al menos una personalización más aparente que real. No quiere decir que no se agradezca la volunta de personalizar—después de todo, lo que más nos personaliza es la atención o la intención dedicada por parte de los demás, que gastan su precioso tiempo vital en dedicarnos atención personal. Pero otros elementos que antes hacían apreciable la personalización, como son trabajo, tiempo y dinero, cambian de valor, y un tipo de personalización que antes era prueba de atención, tiempo y dinero hoy quiere decir bien poco. Queda siempre un margen para quien está más al tanto de las posibilidades del mercado y la tecnología, y puede vender estas personalizaciones despersonalizadas como algo que aún tiene el aura de lo único. Pero todo se mueve rápido, la información circula. Pronto estaremos tan personalizados (con nuestra publicidad personalizada de Amazon y de Google) que desearemos huir, como decía T.S. Eliot, hacia la impersonalidad.


Etiquetas: , , ,

Domingo, 10 de Junio de 2007 11:36. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Estandarización internacional

Nos pasan por la lista de AEDEAN esta invitación de reclutamiento:

Subject: Convocatoria para profesores de Inglés
Date: Fri, 16 Mar 2007 14:01:10 +0100
From: Marjorie Eljach


ETS Europe le invita a convertirse en profesor autorizado TOEIC, TOEFL y TFI!

ETS (Educational Testing Service), creadora de TOEFL® y TOEIC®, es la mayor organización mundial de evaluación de idiomas para la empresa y el
mundo académico. Con más de 5 millones de candidatos anuales, y más de 5000 empresas multinacionales que lo utilizan, TOEIC® (Test of English for
International Communication) es el estándar internacional para medir el inglés profesional.

A través de ETS Europe, su filial en España, ETS cuenta actualmente con más de setenta centros de idiomas autorizados TOEIC y continúa en proceso de expansión, motivo por el cual en las próximas semanas abriremos plazas para aquellos profesores que quieran acreditarse como Proctors (Supervisores de examen). Para ello debe ponerse en contacto con nosotros vía correo electrónico: ffittipaldi@etseurope.org. Únicamente debe realizar el training de formación que le acreditará a trabajar de forma independiente

Ventajas de ser Supervisor de Examen:
Por cada sesión que administre de TOEIC, TOIEC Bridge, TFI & TOEFL, recibirá una compensación económica. Pasará a ser parte de nuestra de red de profesores autorizados, obteniendo beneficios al adquirir nuestros productos, y descuentos en los materiales de preparación. El pago de las sesiones de hará de forma mensual por cada sesión administrada.

Reciba un cordial saludo,

GABRIELA ALLMI
DIRECTORA DE ETS EUROPE
ESPAÑA
C/Colombia 63 6ª Madrid 28016
Tel: 913532187
Fax: 913597227

Marjorie Eljach
Academic Relations Manager
ETS Europe
C/Colombia 63 6A
Madrid 28016
Tel: 913532187 ext. 27
Fax: 913597227
Meljach@etseurope.org

www.etseurope.org

**Academic and Business Assessment**


Muchos colegas se buscan pluriempleillos de este tipo, y es que nuestro sueldo no nos tiene satisfechos. Yo de momento no me apunto nada; será que el cinturón aprieta pero no ahoga. Y aparte, que si la profesión que tengo es una de las mejores del mundo, también tiene sus inconvenientes (como se verá leyendo mi blog) y uno es la vigilancia de exámenes. No es que tenga nada terrible la actividad, pero no me gusta, sencillamente, y la evito todo lo que puedo.

En cuanto al inglés estandarizado y acreditado por controles de calidad internacional, iremos a más, sin duda. Nada más lógico que la globalización del idioma de la globalización. Nuestros titulillos locales de España ya ví que no valían en América para acreditar tu conocimiento de inglés ni con un título superior. Allí querían el TOEFL. Y cada vez lo querrán más. Y cada vez nadie querrá menos nuestros títulos, a menos que estén un poquito más estandarizados a la europea. El futuro, ya lo vio Macdonald's, pertenece a la estandarización. Un buen bocado de él al menos—un Big Mac. Alimentos éstos que pasan todos los controles de calidad; hasta fecha de caducidad tiene el TOEFL: "consumir preferentemente antes de..." Así, además, te lo pueden vender dos veces, que es mejor que una.



Etiquetas: , , ,

Sábado, 17 de Marzo de 2007 16:13. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Nos anglifican el nombre

En la web de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Educación y Ciencia emiten directrices para estandarizar los nombres de los investigadores españoles en las publicaciones científicas: para que yo, José Ángel García Landa, no sea nada de esto en las bibliografías:

1) García Landa, José Ángel
2) Landa, José A. García
3) García, J. Ángel
4) García Landa, J.
5) Landa, J. A. G.
6) García-Landa, José,
7) Gª Landa, José-Angel.

Y sea, en su lugar, sólo ésto

8) José Ángel García-Landa (firma recomendada), o sea
9) García-Landa, JA (su resultado en la ISI Web of Knowledge).

Suponiendo que yo sea investigador y aparezca por la ISI, que es mucho suponer.

Bueno, pues esta normativa o recomendación tiene como todo su lado bueno y malo. No entiendo a las personas que multiplican sus alias y sus firmas (utilizando todas las formas del 1 al 9), pero haberlas haylas, y eso sin contar con los catalanes que son tan pronto Peras como Pedros, y otras cuestiones aledañas. En particular entiendo poquísimo a los que tan pronto utilizan como dejan de utilizar su primer apellido vulgaris, o lo abrevian, tantos González que aparecen intermitentemente o se quedan en Glez., y Garcías en Gª (nº 7)—absurdo, digo. Aunque oye, cada cual que haga como quiera y multiplique sus entidades, como Guillermo de Ockham u Occam. Luego igual le piden un test de ADN junto con el currículum-bite, para probar que es él mismo.

La reforma sigue el principio anglófono según el cual sólo hay un apellido, la última palabra suelta del nombre, y todo lo que va delante son nombres. O sea, que si yo firmo con mi firma habitual española más completa y lógica, "José Ángel García Landa", esta normativa me va a convertir en una bibliografía en "Landa, JAG". Que ya lo hacen algunos al incluirme en una bibliografía, ya. La idea es resignarse a morir al palo y juntar los apellidos como hacen los americanos en este caso (número 8-9). Muchos colegas ya lo hacen cuando publican en inglés, y especialmente en las publicaciones en el extranjero, como resignados a rebautizarse para evitar confusiones, o adoptando una identidad más aerodinámica e internacional.

Pues yo no, qué leshes. Más bien he preferido siempre aclarar con mucho cuidado con los editores cómo hay que alfabetizar y escribir los nombres españoles, y si me han publicado algo en Londres o en París, Texas, pues ha aparecido con mi nombre auténtico y no anglofonizado ni adaptado a la normativa globalizada. Y si me citan mal, oye, que aprendan ellos a citar, que todo esto funciona en dos sentidos, y también nosotros tenemos que aprender que John Fitzgerald Kennedy no era hijo del Sr. Fitzgerald y de la Sra. Kennedy.

Bueno, reconozco que en la Universidad Brown, donde saqué un Máster, le expidieron el título a un tal Jose-Angel Garcia-Landa, creo; debía ser por normas de la casa...

El resultado de esta práctica recomendada ahora es que el segundo nombre de los nombres dobles ("Ángel" en mi caso) se convierte en un "middle name", y que los dos apellidos desaparecen para convertirse en uno solo, como si todos tuviésemos ínfulas nobiliarias de apellidos rimbombantes, como en la partida de bautismo, "José Ángel García y Landa", hale, pero ahora con bautismo americano. Peor les va a los que tienen "des" y "de las": así, "Emilio de la Banda García" se convierte en "Emilio Banda-García"; "María del Mar Valero Ruiz" se convierte en "María M Valero-Ruiz", y Carlos García de la Torre en "Carlos García-de-la-Torre".

Pues de momento que se rebautice quien quiera a la moda del XXI. Yo seguiré firmando como firmo ahora, todo lo más destaco el apellido en un tipo distinto para que se sepa dónde alfabetizar, José Angel García Landa. Eso si me cita alguien, que ya querría yo, ya.

Etiquetas: , , ,

Viernes, 23 de Febrero de 2007 18:31. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Ségolène à Saragosse

(Viernes 9 de febrero de 2007) 

Bueno, no Ségolène, sino un cartel suyo: "Ségolène Royal: Pour que ça change fort"—en la Facultad de Filosofía y Letras. Aquí le ha tomado la delantera a Sarkozy. Primera vez que veo un cartel electoral de otro país europeo, por vecino que sea, por aquí. Aunque ya había visto el año pasado uno de Alan García, ese sí que fue el primero de los primeros. Y de Cataluña o de Navarra aún no he visto ninguno, de hecho. No sé si en Madrid o Barcelona habrá más costumbre de que lleguen estas campañas foráneas, como no sea a través de la prensa; en este caso seguramente es por la abundancia de estudiantes Erasmus franceses. Aunque las dos únicas Erasmas que tengo yo en clase ahora mismo son lituanas. La esfera se contrae; el globo se globaliza.


Etiquetas: , ,

Viernes, 16 de Febrero de 2007 23:56. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Han Jodido el Planeta

Este era un famoso verso de Allen Ginsberg. Lo mismo parece opinar James Lovelock, el de la teoría Gaia, pues nos dice que el calentamiento global es irreversible. Bueno, tan irreversible no será cuando otros nos aseguran que a lo primero que puede llevar el calentamiento global es a una nueva Edad del Hielo (como en El día de mañana) por la alteración de las corrientes marinas... Vamos, que no tengo claro yo aún el alcance de estas previsiones a largo plazo.

Lo que sí parece es que el tiempo anda revuelto, muy revuelto, a plazo más corto (hablemos de la vida humana). Cuando yo era jovenzuelo, los cierzos de Zaragoza y ventoleras de Biescas eran de aúpa, y al parecer habían sido una constante del clima local desde que se inventaron estos sitios (cosa que habría que contrastar, claro). Los inviernos, nevaba, si no en Zaragoza, sí invariablemente en Biescas. Íbamos a esquiar a las afueras del pueblo; a veces, hasta por las calles del pueblo. Los cañones de nieve eran no sólo una idea inconcebible, sino absurda por lo superfluo. La nieve aguantaba meses en los pirineos; los glaciares no parecían peligrar. En primavera y verano había, quieras o no quieras, tormentas de verano. En otoño llovía, mucho. En abril, aguas mil.

Al quedarnos sin nieves, y sin vientos, y con lluvias erráticas, nos hemos quedado, algunos, sin agua (pequeño detalle en África...). Y, además, sin puntos de referencia, sin valores fijos, en un estado de flotación postmoderna donde las viejas certidumbres no sirven, y parece que todo vaya a tener que improvisarse o descubrirse de nuevo. Parece que no nos valgan los refranes, que estemos fuera del alcance del sentido común y del orden de las cosas. Y, bueno, sí; quizá estemos en pleno vuelo libre o huida hacia adelante, o salto del trampolín hacia el futuro... pero la modalidad del aterrizaje aún no está bien estudiada.

El futuro es fundamentalmente imprevisible. Quizá dentro de cuarenta años se hablará de cuando creían en el calentamiento global. Mayores sorpresas ha habido. Pero con los datos de más a mano, por no hablar del Protocolo de Kyoto, parece oportuno apagar todas las luces y aparatos eléctricos hoy, de ocho menos cinco a ocho, según pide la Alianza por el Planeta:

    Participate in the biggest mobilization of Citizens Against Global Warming!

    The Alliance for the Planet [a group of environmental associations] is calling on all citizens to create 5 minutes of electrical rest for the planet. http://www.lalliance.fr

    People all over the world should turn off their lights and electrical appliances on the 1st of February 2007, between 13.55 pm and 14.00 pm in New York, 18.55 for London, 19.55 for Oslo and 19.55 for Paris, Bruxelles, and Italy. 1.55pm in Ottawa, 10.55 am on the Pacific Coast of North America, 1.55 and 2.00 am in Vietnam.

    This is not just about saving 5 minutes worth of electricity; this is about getting the attention of the media, politicians, and ourselves.

    Five minutes of electrical down time for the planet: this does not take long, costs nothing, and will show all political leaders that global warming is an issue that needs to come first and foremost in political debate.

    Why February 1? This is the day when the new UN report on global climate change will come out in Paris.

    This event affects us all, involves us all, and provides an occasion to show how important an issue global warming is to us. If we all participate, this action can have real media and political weight.

    Please circulate this call to your utmost ability to your network.

    Never doubt that a small group of thoughtful, committed citizens can change the world.
    Indeed, it is the only thing that ever has. M. Mead


Cambiar el mundo... de hecho es lo que hemos estado haciendo; demasiado deprisa lo hemos cambiado. Tampoco parece que Occidente vaya a parar por voluntarismo, y Bin Laden con sus VHS y su jaima no parece una alternativa ni deseable ni viable (¡esperemos! Según los filmes futuristas tipo Mad Max, es lo que nos espera en el futuro, la barbarie feudal otra vez... e Irak como prototipo).

Sea como sea, lo importante no es salvar el planeta. El planeta se salva muy bien él solito, hasta que le toque perecer en el Fuego Final, cosa que le dará igual, por otra parte. El equilibrio ecológico no es deseable por el bien del planeta, diga lo que diga Lovelock. El planeta se siente igual de bien poblado de bacterias que de dinosaurios o de humanos. A los rinocerontes no los va a echar de menos ningún rinoceronte, ni ningún chimpancé. Sufrirán los individuos antes de morir, pero eso siempre lo hacen, y todos mueren. El dolor por las especies y por el orden del mundo es un dolor propiamente humano. Todas estas preocupaciones y valores ecológicos son valores puramente humanos, pues sólo a los humanos les preocupa la diversidad ecológica, el equilibrio climático, etc. Nos preocupa, en última instancia, para preservar la sociedad humana tal como la conocemos, queremos y nos gusta—o nos gustaría. Un cambio climático provocará, sí, extinciones masivas (ya estamos en ello), pero por quien nos debería preocupar eso es, sobre todo, por nosotros.

Sin duda, a río revuelto, ganancia de pescadores. También habrá a quien las catástrofes, la alteración ecológica mundial, los desequilibrios súbitos, las migraciones masivas, etc. le hagan feliz y le permitan prosperar. Pero lo que promete este cambio global unido al transporte y comunicaciones globalizados es mucho sufrimiento y angustia global. Y es la expectativa de esa angustia global lo que nos va angustiando ya. Peores años vendrán. No necesariamente para los ricohombres occidentales, que flotamos sobre la mayoría de los tsunamis como un corcho. Pero sí para el ciudadano de a pie. Crucemos los dedos. Sólo con el tiempo veremos si éramos unos alarmistas, o unos irresponsables que se peleaban en la cabina mientras el avión caía en picado. Ahora sólo podemos anticipar retrospecciones: "Si lo hubiéramos sabido entonces... "

Una gran historia, el cambio climático, con interesantes dimensiones narratológicas. En realidad, es la historia, porque en ella culminan las pequeñas historias de cómo se forman e interaccionan sociedades, hasta crear una sociedad global. Y de cómo esa sociedad global logró o no logró encontrar una relación con su medio ambiente, es decir, consigo misma, que la hiciese viable durante otros cuatro mil años de historia, por poner una fecha poco ambiciosa, o durante los millones de años que duraron los dinosaurios, si nos ponemos optimistas. Pero ese punto de vista retrospectivo es demasiado hipotético, y lejano. Nunca conoceremos el final de la historia, y nos conformamos con pensar, de momento, en qué mundo les tocará vivir a nuestros hijos cuando tengan nuestra edad, y qué expectativas tendrán al respecto para sus hijos, para seguir mirando al futuro con esperanza, a finales de este siglo que tan incierto empieza.


Etiquetas: , , ,

Jueves, 01 de Febrero de 2007 16:23. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


El síndrome de la Tierra Plana

Comentario en el blog de fernand0, Reflexiones e Irreflexiones, a un post sobre el libro de Thomas Friedman La Tierra es Plana.

Es curioso que utilice la imagen de la tierra plana para describir al mundo globalizado, ¿no? Uno pensaría que precisamente es la esfera la que lo describe mejor, valga la rebuznancia. Me temo que sea por un síndrome capitalista que describe mi padre desde mucho antes que Friedman, el síndrome de la Tierra Plana. Según mi padre, el capitalismo es el sistema económico perfecto en una Tierra plana. E infinita. Donde pudiese seguir expandiéndose indefinidamente a un ritmo crecientemente acelerado. Pero desdichadamente, la Tierra no es plana, es esférica, con lo cual la expansión se encuentra consigo misma (con sus consecuencias y con el terreno quemado). Así pues hay razones para ser más pesimista que optimista con el modelo neoliberal-capitalista. Aunque quizá a los poderosos les vaya (nos vaya, vamos) siempre bien. Otra imagen más pesimista del mundo plano es la que aparece, para sorpresa mía, en la edición americana del libro de Friedman: los barcos del explorador-emprendedor protocapitalista cayéndose por el borde de una tierra plana. Esto sí que es desconstruir el argumento del libro mediante una ilustración. Porque plano o no, el mundo no es infinito; de hecho va encogiendo rápidamente, quizá hacia un Big Crunch.

Veo en la Wikipedia que algunos críticos de Friedman concurren con esta noción, por ejemplo este artículo de The Hindu; no hay solo flattering reviews, sino también flattening ones.

También me entero de que la infausta portada de las emprendedoras naves capitalistas cayendo por el borde de la tierra plana (ay qué futuro...
the argument falls flat) hubo de ser cambiada ya en los USA por la portada del mundo aplanado like a coin.
Uf. El Euro también luce una especie de mundito aplanado...  Desde que Europa eligió el Euro como su moneda y su símbolo, €, (¿Os imagináis que la Alianza Occidental pasase a llamarse EEUUro, o Dollar-Opa? ) no se había visto semejante delirio economicista.  


Etiquetas: , ,

Martes, 25 de Julio de 2006 09:15. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Esclavos del iPod

Al parecer, hay otros esclavos del iPod. Según contaba el Mail on Sunday y he leído en la BBC.

Sería curioso (o escalofriante a veces) seguirles la pista a nuestros productos manufacturados, y luego a sus materias primas, hacia atrás. Más de un soponcio nos íbamos a llevar los del imperio del Sol Poniente.

El panóptico del consumo

Etiquetas: , , ,

Miércoles, 14 de Junio de 2006 16:10. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


El mundo distorsionado

20060516231740-mundoraro.jpg

Vía BoingBoing, llego a World Mapper. Es un sitio que da mapamundis con el área de los países estadísticamente proporcionada según diversas variables: población, riqueza, etc... de manera que los continentes adoptan las formas más variadas y desproporcionadas imaginables, según sea la variable en cuestión. Por ejemplo, este es uno de los mapas más esperpénticos (en el sentido del Callejón del Gato): indica la proporción neta de ciudadanos que hacen turismo fuera de su país frente a los que hacen turismo dentro.

Los mapas de la primera página, si bien desproporcionados, no dejan de ser reconocibles. Así, la población en el año 1 estaba peor distribuida con respecto al área de los países, y se ve una evolución hacia un cierto equilibrio. Pero las variables más distorsionadoras son muy relevantes, por ejemplo ésta del turismo. Indican, claramente, algún tipo de distorsión espectacular en el comportamiento o distribución de riqueza de los habitantes. Los mapas de países de origen y destino de refugiados y desplazados también son muy significativos. Y en el número 40 hay otra variable tuercemapas: el tonelaje de barcos de carga, inflando o desinflando el área del país. Reinan Panamá y Liberia, como se ve.

Hombre, supongo que con variables muy específicas culturalmente, como el número de turbantes por kilómetro cuadrado, o el número de hablantes de italiano por kilómetro cuadrado pues también saldrían cosas curiosas, pero los fríos datos económicos son a su manera más reveladores aún. Mirad especialmente el 67, relativo a la exportación de medicamentos.

Otro, el 87, que refleja la exportación neta de maquinaria, es muy espectacular, pero el dato ya es muy elaborado (exportación neta, con lo cual no salen los países que importan más que exportan, aunque exporten mucho) y por tanto me parece menos revelador que los que ofrecen datos menos relativos.

Serían interesantes (y sangrantes) otros mapas posibles, como los de índices de mortalidad infantil, promedio de vida, etc.

Etiquetas: , , ,

Martes, 16 de Mayo de 2006 23:15. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


El panóptico del consumo

Muy ilustrativa película de la pizza de la American Civil Liberties Union , vía John Battelle, y también los comentarios al post de éste. En realidad, una actualización de algunos aspectos de la película La Red. Todo en la red. Todavía no disponible todo, pero quizá pronto para quien pague por la tecnología que integre estas informaciones. Los acumuladores de datos ya saben lo que hacen: los podrán vender no ya a otros usuarios, sino sobre todo a los agregadores de datos.

Etiquetas: , , ,

Jueves, 02 de Febrero de 2006 22:26. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


La macdonaldización de la sociedad

20060114171023-mcdonald.jpg

Me he leído este libro de George Rizter en su versión original inglesa (The Macdonaldization of Society, 1993) aunque existe traducción española (Ariel, 1996), y se lo recomiendo a todo el mundo que quiera entender mejor la globalización, el capitalismo, la precarización del empleo, o la irracionalidad de la racionalidad que invade al mundo desde que la Historia terminó con la caída del muro de Berlín. Es la aplicación a los servicios de lo que supusieron en la industria el Fordismo, la producción en cadena, o la Taylorización de los procesos de trabajo; y continúa la crítica de Max Weber a los sistemas burocráticos y deshumanizados. La macdonaldización es un paso más en la alienación y robotización del ser humano. El hombre macdonaldizado es desde luego el último hombre, sin atributos al margen de un big mac y una sonrisa reglamentaria. Ritzer reconoce las ventajas que aporta la macdonaldización, y sus tentaciones, pero predomina en el libro el tono satírico cuando no alarmado. Habla de McMédicos, McUniversidades, McAbogados, etc. ­ todo el fenómeno propio del capitalismo avanzado cuando se extiende la división del trabajo y la lógica de la calidad estandarizada (o sea, mínima) a los servicios, bajo la presión de la reducción de coste y la maximalización del beneficio. Termina proponiendo una serie de contramedidas, como evitar las cadenas controladas por multinacionales, poner palitos de humanidad en las ruedas a los sistemas "eficaces", o devolver a Correos el correo basura que nos llegue. Hay que evitar la rutina, hacer cada día cosas variadas y diferentes (¿debería dejar mi blog? - el ordenador tayloriza).

Vaya, hasta tiene un título en un capítulo, "The Future Is Now" que coincide con el mío de hoy, "Siempre es ya mañana". Dice Ritzer que la macdonaldización es el camino que nos lleva a las pesadillas de 1984, Brave New World y Fahrenheit 451:

Contrariamente a la propaganda de McDonald’s, y lo extendida que está la creencia en ella, los restaurantes de comida rápida y sus clones no son sistemas razonables, ni siquiera auténticamente racionales. Producen problemas en la salud de sus clientes y el bienestar del medio ambiente; son deshumanizadores, y por tanto contrarios a la razón; y con frecuencia llevan a lo contrario de lo que se supone que habían de crear, por ejemplo, conduciendo a la ineficacia más bien que a una mayor eficacia. (146, traduzco).

Un libro crucial, aunque algo anticuado ya, claro, hoy habría que añadirle en primera fila el impacto que ya han tenido los ordenadores a todos los niveles en la estandarización del trabajo, y lo que nos va a venir. Y los sistemas en red, claro, que llevan a más eficacia y más estandarización de los procesos. En cualquier caso, la lógica sigue siendo la misma, y este libro es de los que vale la pena leer para saber dónde estamos y a dónde vamos. Ritzer es pesimista: la macdonaldización del planeta es irreversible; pero nos pide que intentemos mitigar sus peores excesos, y resistir para retrasar el proceso:

In other words, faced with Max Weber’s iron cage imagery of a future dominated by the polar night of icy darkness and hardness, the least the reader can do is to follow the words of the poet Dylan Thomas: "Do not go gentle into that good night..... Rage, rage against the dying of the light"

Aunque es una noche con brillantes luz de neón, y una sonrisa de reglamento pintada en la cara de Ronald McDonald.

(Comentario de Álvaro: "La sociedad está macdonaldizada. ¿Quién la desmacdonaldizará? El desmacdonaldizador que la desmacdonaldice buen desmacdonaldizador será").

Etiquetas: , , , ,

Sábado, 14 de Enero de 2006 16:15. José Ángel García Landa Enlace permanente. Globalización


Time out of joint

Many theorists since Marshall McLuhan have emphasized the connections between the medium and the message: the constitutive importance of the medium is the message of this line of reasoning. A new medium absorbs many of the functions of the old media, it enhances some of them, it adds new functions, and, if anything is lost, no sweat: the old media are still there, both in their original form and in their new avatars through what has been called "remediation" or "intermediality" – the ability of new media to reproduce and contain old media as one more ability, the way new interfaces of computers are able to reproduce the layout and design of obsolete systems. Some media, of course, are better than others at doing certain things. Print can be reproduced on TV, but there is a limited role for that experiment. The digital medium, however, has provided the basis for multimediality: it is such a flexible medium that it can be used, with the appropriate hardware and interfaces, to contain, manipulate and combine in increasingly elaborate and user-friendly ways all previous media: voice, text, images and video, together with all the semiotic sub-systems which may be codified and represented by these (such as cultural subsystems of gestures, languages, fashions, etc.). Every day we learn of some novelty in the treatment and manipulation of digital information: blogs, tags, TIVo, the video iPod, the special-purpose interface configurations known as widgets, web search on cell phones, etc.


Now media have never been static. The printing press of the late 17th century was not the same as Gutenberg’s printing press, the techniques for the manufacture of images were a revolution in themselves. But the present-day explosive rate in the development of cybermedia since the advent of the computer, and especially of the personal computer and the cell phone clearly has no equivalent in ealier centuries as to its rate of personal usability, and of invention and obsolescence. If novelties create a peculiar double time in which the old and the new coexist, a flood of novelties creates a peculiar no-time, or postmodern time, in which all historical periods seem to be superposed chaotically one next to the other in a jumble, or a jumble sale of cultural modes. The increasing ability to travel and the recent influx of migrant population in Spain also contributes to this sense of a time out of joint, in which the old is partly displaced by the new, but still remains in the new times, albeit somewhat disoriented as to its proper place and function.

(From "Linkterature" ... in the making)

Etiquetas: , , ,

Lunes, 24 de Octubre de 2005 10:20. Enlace permanente. Globalización


Hola, Humano

Hoy me ha saludado por primera vez por mi nombre un cajero automático. Bueno, se ha trabucado un poco, pero ahí estaba la idea: "Gracias por utilizar nuestro servicio, Angel Garcialanda Jose." Estaba sacando dinero en un cajero "de otra entidad" (afortunadamente, "mi entidad" aún no se ha apuntado a esto) y a esa Entidad por lo visto le gusta proporcionar a sus clientes experiencias tipo Minority Report, esa peli donde los distintos artefactos publicitarios de las calles te iban reconociendo por tu iris y saludándote al paso. Todo llegará: sobre todo si a los clientes les agrada ser saludados de esa manera. Podíamos parafrasearlo así: "Hola, humano. Sabemos quién eres, y ha quedado constancia de tu paso por nuestros registros, que se archivarán cuidadosamente. A no ser, claro, que no seas quien dices que eres, en cuyo caso ha quedado constancia de la irregularidad o crimen que has cometido: sonríe a nuestra cámara. Te saludamos, humano, no en nombre nuestro, pues de momento sólo actuamos, no pensamos, ni en nombre de nuestros directivos y accionistas, que son tan afectuosos como Hal 9000, sino únicamente para que sepas que sabemos quién eres, Angel Garcialanda Jose: porque pensamos que es mejor para el correcto flujo del capital que sepas que tenemos tus datos, y que podemos utilizarlos. Somos eficaces, ¿eh? ¿No me contestas al saludo? Pues también te saludamos para que te vaya gustando verte saludado. Mejor vete acostumbrando al saludo de los artefactos de control, si no vas a vivir en un mundo muy desagradable para tí. Hoy soy yo, tu humilde cajero, mañana seré el edificio inteligente, pasado mañana todos en el panóptico, con GPS. Es lo mejor, lo deseable, lo razonable. ¿Qué sería de vosotros sin este control electrónico cada vez más perfeccionado? Mira que hay mucho terrorista, ¡¡¡buuuuu...!!! Uups, perdón, humano, ya me entusiasmaba, no quería asustarte. Quédate con los buenos días de momento".

Etiquetas: , , , , ,

Martes, 26 de Julio de 2005 12:04. Enlace permanente. Globalización


Agricultura y ganadería postmodernas

- Y ahora qué, vuelta a entrecavar, que ya tendrás la huerta abandonada, ¿eh?
- Abandonada está siempre, yo entrecavar entrecavo poco... es el paraíso de los hierbajos. Pero suerte que antes lo llamaban dejadez, y ahora lo llaman agricultura ecológica. Está el tema entre lo genético y lo ecológico, aparte de cuatro viejos.
- En el cole a la seño le gustó mucho un dibujo contra la manipulación genética, que mordía un niño un plátano y decía, anda, sabe a manzana, y ponía "no a la manipulación genética".
- Bah, si todo lo que te comes es artificial.
- Menos lo que yo planto en la huerta. Eso sí que es natural. Lleno bichos, y la huerta llena hierbas, que casi ni pasa el agua.
- Puaj, pues se los quitarás, ¿no? ¿O te lo comes así todo junto, para que sea más natural?
- No, si ya lo limpio... En el pueblo, nos consideran los viejos unos guarros porque no sulfatamos, y nosotros a ellos unos guarros, porque sulfatan. El otro día veo una huerta, cerca de la mía, oye, perfecto, cada planta salía encima un volcán de tierra, y no había ni una hierba alrededor.
- ¿Y cómo lo hace? ¿Se pasea todo el día vestido de nazi con una azada, y le arrea a la hierba que...?
- Buaj, pues echándole abundante veneno...
- Y luego se lo come él, ¿no?
- Como es para vender... La gente quiere plantas que parezcan de plástico. Pero en el pueblo, casi la mitad de los que estamos hacemos agricultura ecológica. Está tó abandonao, da pena. Sólo siguen con las huertas cuatro viejos, algún rumano, y luego tó veterinarios. Y un biólogo, y su mujer que es bióloga también. Luego hay unas inglesas, de las dos una está bien buena, y cuando sale a entrecavar ahí tienes a todos los viejos, aibá, que sale la inglesa, y le van a ayudar, a enseñarle... Aparte, todo dejao de la mano de Dios, a la gente ya no le sale a cuenta eso de ir al huerto, como no sea ya para ponerte en plan, con subvenciones y tal; mejor te vas al super. Ahora, que ya te puedes ir fuera del pueblo, que si no, vuelves con dos bolsicas y ¡treinta euros! -toma.
- O sea que la mitad de los que estáis allí sois inmigrantes, o aficionaos.
- Pues sí que hay, a patadas. Estamos nosotros. Y las inglesas. Y Un belga que hace chocolate. Y unas suizas que hacen arquitectura ecológica.
- ¿Será ergonómica? Agricultura.
- No, arquitectura ecológica, con materiales que no dañan al medio ambiente. Ah, y los rumanos de la construcción, que también cogen una huerta algunos. Esos también hacen agricultura ecológica, o dejada más bien.
- Pues desde el espacio, dicen que la última obra humana que se ve no es la Gran Muralla China, sino los plásticos de los cultivos de Almería.
- Sí, agricultura sin tierra, decían que estaban contentísimos del éxito que ha tenido. Hacen crecer la planta en agua, y así se aseguran de que sólo le llega lo que tú le has echado al agua, por un tubo. Eso ya no es agricultura gota a gota, es de gotero, de gotero de hospital.
- Pues pronto lo mismo con los pollos, los harán crecer en un frasco desde el huevo, así sin plumas, directo luego a cocerlo en el mismo frasco si te pones.
- Y con seis patas. Todo un borfollo de muslos, o todo pechuga y muslos. Como te descuides igual ya lo hacen.
- Jua jua, pues se lo iba a comer Rita, porque yo...
- Anda, ahora te ríes, y dentro de diez años te lo comes, porque un pollo de verdad será más caro... Con la reconversión de las cien pelas al euro ya nos la jugaron, y espérate a la crisis del petróleo, que está a diez años. Como las hipotecas, ya la puedes ir pasando a fija.
- Bah, tó cuento. Cuando les interese, hacen combustible de las plantas, con remolachas o qué sé yo, como en Navarra, te plantan todo y ya invierten en eso.
- Sí, pero el petróleo lo sacas del suelo tal cual Eso ya hay que plantarlo. Y con agua. Espérate al reparto, que en mi huerta de momento agua sobra, que casi ni pasa por los hierbajos, pero más abajo...
- A saber qué comerán éstos.
- Y qué beberán.

Etiquetas: , , ,

Domingo, 24 de Julio de 2005 21:17. Enlace permanente. Globalización


El Auto-Icono de Bentham y una cierta pérdida de privacidad

El panóptico es una de esas imágenes totalizadoras que fascinan a la imaginación, y que se prestan a convertirse en símbolos de nuestras pesadillas tecnológicas. Como artefacto imaginativo está próximo al Aleph de Borges: un punto que promete una observación infinita, una especie de ojo de la cerradura magnificado a nivel cósmico. El utilitarista Jeremy Bentham planeó el panóptico como un edificio carcelario que rentabilizase al máximo la labor de un guardián. De hecho, sería la conjunción de una mínima burocracia penitenciaria con un máximo rendimiento de la vigilancia. En el panóptico, un edificio cuasi-esférico, un solo vigilante situado en el centro podría controlar la actividad de todos los presos sin que ellos lo viesen a él; de hecho, podría abandonar su puesto y los presos seguirían con la impresión de una vigilancia continua. Por supuesto, el panóptico no se construyó, aunque sí inspiró el diseño de algunas cárceles; donde hizo fortuna no fue como realización efectiva sino como alegoría o emblema, en la obra de Michel Foucault (Surveiller et punir). Foucault ya había leído, por supuesto, a Orwell, y conocía las pantallas del Hermano Mayor. Ahora el Gran Hermano nos aliena efectivamente suscitando la fantasía contraria: que podemos observar sin ser vistos; a cambio estamos todos situados delante del televisor. Algo tanto más amenazante cuando el televisor, ya digitalizado, converja con el ordenador (el guardián sabrá que estamos viendo Gran Hermano). El panóptico se nos ofrece ahora como alegoría de la sociedad en su conjunto. En otro famoso programa de telebasura, se ocultaba una cámara, se metía a alguien en una situación comprometida, y luego se le revelaba el secreto: "Smile, you’re on candid camera!" Pronto no será ningún secreto que todos estaremos bajo el ojo de una cámara de vigilancia, como atajo rápido hacia lo que algún cándido seguirá creyendo que es el mejor de los mundos posibles, un mundo feliz.


No sé si consuela el destino del propio Bentham (más bien no): dio instrucciones para que su cuerpo, tras ser diseccionado por el bien de la ciencia, fuese expuesto permanentemente en una vitrina del University College de Londres, para ilustración de los amigos del progreso. Es lo que él llamó su "auto-icono"; tenía lista su preparación, llevando en el bolsillo los últimos años de su vida los ojos de cristal que le pondrían a su cabeza momificada. Y ahí puede vérsele aún, o lo que queda de él, tras pasar por el taxidermista, sentado en un armario de vitrina. La cabeza se volvió espantosa y la cambiaron por una de cera; la de verdad la pusieron a sus pies y al final la retiraron. De hecho, también se podía observar a Bentham a través de nuestro panóptico particular: a alguien se le ocurrió ponerle una webcam apuntándole para verle por Intenret, de manera que la lección que quería dar llegue aún mejor a todo el mundo. ¿Será Bentham el vigilante ausente?

Puede visitarse un panóptico virtual aquí:
http://besser.tsoa.nyu.edu/impact/f96/Projects/dengberg/index.html
Bentham solía estar aquí: http://doric.bart.ucl.ac.uk/web/Nina/Bentham.html
pero alguien ha liberado su alma.
La página del Bentham Project sobre el Panópticon, aquí:
http://www.ucl.ac.uk/Bentham-Project/info/panopticonhtm.htm

Etiquetas: , , , ,

Viernes, 15 de Julio de 2005 18:53. Enlace permanente. Globalización


Capítulos de una historia

Todo lo que hacemos, cada nuevo fenómeno que nos llama la atención, cada gadget curioso que aparece, cada cosa que jugamos a rememorar porque la asociábamos a nuestra infancia, no son cosas inconexas, sino capítulos dispersos quizá para despistar, pero fuertemente atados al argumento central de la única historia que cuentan: la historia de cómo los seres humanos desarrollamos una tecnología que permite la comunicación, el intercambio de bienes e información, la estandarización de procedimientos, la división del trabajo, el almacenamiento de experiencias y el desarrollo cultural (y la explotación y conquista y dominio y degradación del medio natural). Llámala urbanización, llámala desarrollo del capitalismo, llámala industrialización, estandarización, occidentalización, americanización, macdonaldización. Llámala humanización, llámala deshumanización: es la misma historia.

En mi mesa hay recibos de transacciones hechas por ordenador (desarrollado en Europa, construido en Japón). Relativas a la compra de música. Extranjera. Digitalizada. Comprada a través de Internet. Un paso reciente en la globalización. Ahora ya se baja, no se compra. También hay libros sobre los blogs, publicados en Francia y en USA. Está un artículo presentado en un congreso sobre "literaturas emergentes y globalización" que tuvo lugar en Nueva Caledonia, pero que me han enviado desde Finlandia. Hay un libro en inglés, Cybertext, escrito por un noruego. Hay un abrecartas de Luxemburgo, regalo de una amiga de Escatrón que trabaja en la Comunidad Europea (yo nací en Biescas pero trabajo en Zaragoza). Hay un aparato de música con nombre anglosajón fabricado en China. Esto último lo acabo de comprobar, pero lo sabía antes de mirar. Mira donde quieras, ahí está esa historia. Obviamente, la tienes en tu ordenador, delante de las narices, pero también en cualquier otro sitio al que mires. Asómate a la ventana, verás un inmigrante. Empleos que desaparecen, maneras de hacer que se vuelven insostenibles, otras que se imponen. Conflictos entre civilizaciones. Películas apocalípticas. Es la historia que nos mantiene hablando sobre ella todo el día, porque la tenemos encima, y dentro - la historia de cómo se organizaron las cosas de modo más eficaz, y de lo que se desorganizó a resultas de esa organización.

Etiquetas: , , , , ,

Miércoles, 29 de Junio de 2005 23:00. Enlace permanente. Globalización


Más dinero negro

Hace tiempo que no me llegaba una de estas (o igual es que mis filtros de correo basura, el de la cabeza y el del ordenata, me las quitaban de la vista):

FROM MR MALCOM BRIGGS
REPUBLIC OF BENIN.
WEST AFRICA
TEL:+229 88 98 16.

Dear sir

I am MR MALCOM BRIGGS, the director in charge of auditing and accounting section of CREDIT BANK OF BENIN cotonou republic of benin in west Africa with due respect and regard.I have decided to contact you on a business transaction that will be very beneficial to both of us at the end of the transaction .During our investigation and auditing in this bank,my department came across a very huge sum of money belonging to a deceased person who died in a plane crash on the 26th December 1998 on airline transafrik International with aircraft Lockheed L-100-30 at location Vila Nova,Angola with registration number S9-CAO and since his untimely death the funds has been dormant in his account with this Bank without any claim of the fund in our custody either from his family or relation before our discovery to this development.

Although personally, I keep this information secret within myself and partners to enable the whole plans and idea be Profitable and successful during the time of execution. The said amount was US.1M (Twenty Four million One Hundred Thousand united states dollars). As it may interest you to know, I got your impressive information through my a friends who works with the Ministry of Information here in Cotonou-Benin. It is him who recommended your person to me to be viable and capable to champion a business of such magnitude without any problem .Meanwhile all the whole arrangement to put claim over this fund as the bonafide next of kin to the deceased,get the required approval and transfer this money to a foreign account has been put in place and directives and needed information will be relayed to you as soon as you indicate your interest and willingness to assist us and also benefit yourself to this great business opportunity.

In fact I could have done this deal alone but because of my position in this country as a civil servant,we are not allowed to operate a foreign account and would eventually raise an eye brow on my side during the time of transfer because I work in this bank. This is the actual reason why it will require a second party or fellow who will forward claims as the next of kin to the Bank and also present a foreign account where he will need the money to be re-transferred into on his request as it may be after due verification and clarification by the correspondent branch of thebank where the whole money will be remitted from to your own designated bank account.

May I at this point emphasize that this transaction is 100% risk free as I have made arrangements for a successful arrangement as an insider of the bank before contacting you.On smooth conclusion of this transaction, you will be entitled to 30% of the total sum as gratification, while 10% will be set aside to take care of expenses that may arise during the time of transfer and also telephone bills, while 60% will be for me and my partners. Please, you have been adviced to keep this a top secret as we are still in service and intend to retire from service after we conclude this deal with you.

I will be monitoring the whole situation here in this bank until you confirm the money in your account and ask us to come down to your country for subsequent sharing of the fund according to percentages previously indicated and further investment, either in your country or any country you advice us to invest in. All other necessary information will be sent to you on your acceptance to champion this transaction with me.
I suggest you get back to me as soon as possible on my personal mobile phone +229 88 98 16.stating your wish in this deal.

Yours faithfully,

MR MALCOM BRIGGS

TEL:+229 88 98 16.

Bueno, pues si no me localizáis, ya sabéis, estoy reunido con estos señores en un asunto muy importante. O con los del physing, que también me dicen que active mis inexistentes cuentas del BBVA y de CajaMadrid; o igual me estoy inflando a Viagra, o paseándome subido en mi nuevo Rolex bañado en purpurina. Esto no pasaba cuando esta gente tenía que pegar un sello de correos. La ventaja es que ahora tenemos publicidad gratis, y noticias también. El País ha sido incapaz de resistirse al llamamiento de su función social, y ha vuelto a abrir sus contenidos para consulta en red. Y mientras nos regalan el Qué me dices!, y el 10 Minutos a la entrada del metro. El sentido de la evolución está claro: noticias y publicidad convergen hacia el coste cero, o bien (ójala) dentro de nada tendrán que pagar para hacerse con un poquito de nuestro tiempo y atención. Tenemos un don inapreciable: somos mortales y finitos (bueno, unos más finitos que otros, con 100 kilos yo no presumo especialmente de eso) - tenemos un tiempo y un margen de atención limitado, y eso nos hace apetecibles. Creo que voy a decirle al señor este de Benin que acabo de subir mi caché.

Etiquetas: , , , ,

Viernes, 17 de Junio de 2005 16:21. Enlace permanente. Globalización


Pibo y el urbanismo McDonaldizado

Se detiene Pibo delante de un escaparate de una promotora inmobiliaria, de esos que tienen modelitos tan cucos de los edificios que van a hacer, con cochecitos y hasta figuritas diminutas sin cara. "¡Aibá, papá, mira, hay farolas!" - "Corre Pibo, que nos esperan, no te pares." - "Una cosa, papá, ¿Por qué son todas las casitas iguales?" - "Porque eso se llama una urbanización. Las hace todas el mismo señor, y hace muchas iguales juntas." Pibo se queda pensativo. - "Ah, ya... ¡son para clones!"

(Sobre este fenómeno de la producción masiva y estandarizada, es recomendable uno de los estudios sociológicos clásicos sobre la globalización: The McDonaldization of Society, de George Ritzer. Newbury Park (California): Pine Forge Press, 1993. Ritzer auguraba más McDonaldización para el futuro, y va teniendo razón).

Etiquetas: , ,

Jueves, 26 de Mayo de 2005 17:30. Enlace permanente. Globalización






Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris