Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




Historia de una geisha

A quien no le ponga enfermo la recreación punto por punto de este mundo donde las mujeres son seres entrenados y diseñados para entretener los ratos perdidos del hombre de negocios... (se puede crear toda una existencia, plan de vida, ideales, competitividad, autosuperación, en ese estrecho marco, e ignorando todo el ancho mundo)... le gustará la película; en especial las imágenes y la música.

Eso si no le irritan las historias de amor como ésta entre el humilde objeto decorativo y el admirado presidente de empresa que un día le dio una palmadita en la cara y ya cayó rendida a sus pies de por vida; digo, si no le irrita que se le intente vender al espectador (occidental) como una tierna historia, llegar a amante oficial y devota del empresario-presidente después de largos años de esfuerzo y silenciosa admiración echándole el té.

Pero mí es que me pone enfermo y me irrita, lo siento. Como el harakiri o la devoción feudal a la empresa. Será el choque cultural, o será la Ilustración, que me tiene mal acostumbrado, pero creo que la vida de las geishas (tal como se presenta aquí, que no la conozco más) es un insulto a la dignidad humana de las mujeres, aquí y en Japón, y que hace falta mucha mala conciencia para presentarla como una existencia aceptable y un marco poético para una historia de amor que da sentido a la vida, y de autorrealización personal.

Match Point

Jueves, 06 de Abril de 2006 21:10. José Ángel García Landa Enlace permanente. Cine

Comentarios » Ir a formulario







Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris