Blogia

Vanity Fea

En la máquina de escribirnos

 

Blog de hoy AQUÍ

Este blog se ha trasladado definitivamente a Blogger: http://vanityfea.blogspot.com

Nos despedimos de Blogia aquí y ahora, con un retropost sobre las viejas tecnologías que recordamos con nostalgia. Los viejos archivos de este blog irán pasando gradualmente a Blogger en forma de retroposts.

Qui m’aime me suive.

Microblog de hoy

 

 

Retropost (2007): EN LA MÁQUINA DE ESCRIBIRNOS

Qué bonita pieza me acabo de leer en el New Yorker, "The Typing Life", de Joan Acocella, una reseña de un libro sobre la máquina de escribir: The Iron Whim: A Fragmented History of Typewriting (Cornell UP), por Darren Wershler-Henry. Este autor estudia el "discurso" de la mecanografía como algo distinto de la plumigrafía o boligrafía. Según él (en la línea macluhaniana, supongo, aunque se remite más a Derrida, Foucault o Baudrillard), la tecnología transforma la escritura que de ella sale. Aparte de McLuhan o a Walter Ong, me ha recordado al Hugh Kenner de The Mechanical Muse. Vamos, que la tesis de D.W-H. es que los escritores mecanógrafos (Nietzsche o Mark Twain entre los primeros) escribían como si fuese al dictado... de la musa mecánica, será. Henry James dictaba a una mecanógrafa, lo cual lleva a que Acocella se interrogue sobre si la relación entre la complejidad del estilo de James y la nueva tecnología es tan directa como eso... desde luego, la composición oral parece que debería llevar a más simplicidad, a menos que sostengamos que la musa mecánica ya está totalmente interiorizada y que nos afecta por la misma presencia del instrumento.

Describe Acocella muy bien el fílin de la mecanografía, la manera en que la máquina estructura el proceso de trabajo, con su mecánica de carro, metralla de tecleo, salto de línea (¡rrrraaaaas!) y hoja nueva—a ajustarla bien recta—y trae recuerdos a quienes usábamos esa caduca tecnología en tiempos. Aún tenemos alguna máquina de escribir archivada por algún armario.... pero no la volveremos a usar, parece. Yo empecé mi carrera de escritor profesional a mano (claro) y a máquina; en un par de años o tres pasé de la máquina manual a la eléctrica, a la electrónica, y al procesador de texto, el primer Mac que tuve, a mediados de los ochenta (los PCs anteriores los había rechazado por lo feo del texto en la pantalla: blanco sobre negro, o verde sobre negro, puaj...).

Oímos hablar en esta pieza del origen del teclado QWERTY, de los chimpancés que inventan versos de Shakespeare apretando teclas, a una escala de probabilidad que recuerda a la Biblioteca de Babel; de máquinas de escribir tirolesas hechas de madera, de Jack Kerouac drogado y su ataque mecanográfico a un rollo continuo de papel... Según Acocella, todo ha cambiado con el ordenador: a pesar de los parecidos, nuestra relación con el teclado es ahora una caricia, y no una pelea a puñetazos. (Aún recuerdo, en los ochenta, época de transición, los viajes que le arreaba la gente al teclado de los ordenadores, creyendo que estaban ante una Olivetti... y, al revés, la flojera que hace presa de nuestros dedos si intentamos ahora volver a escribir a máquina).

¿Cambia la tecnología nuestra relación con el texto? Por supuesto... pero no sólo directamente y de la manera más visible. La cambia transformando los géneros, convenciones, y el tipo de texto que se hace posible pensar. Es decir, que la cambia desde dentro; la musa mecánica nos transforma la cabeza, el software interno, no sólo el hardware de los hierros o dedos que hacen efectivamente el texto. La limpieza inmaculada de una hoja impresa a ordenador.... de repente éramos todos expertos mecanógrafos profesionales. Qué chapuceros parecen ahora los documentos mecanografiados cuando los encontramos. A cambio, dicen, está la chapuza del contenido, menos cuidado y fácilmente improvisado antes de pasar a la tecnología: véase por ejemplo este blog, o mejor otro cualquiera. Lo que aparece en la pantalla no es ni será nunca una obra, es un work in progress, o un ensayo permanente. Esa fluidez también transforma los géneros, y si los blogs no son muy cuidadosos, a cambio son inmediatos, e interactivos. La máquina de escribir pasa a ser la máquina de escribirnos. Que es donde estamos ahora—los dos, ¿eh? Al menos en teoría.

Y, en todo caso, la relación entre instrumento, escritura, lectura, publicación, recepción y respuesta, es tan inmediata que esto hace cambiar la escritura desde dentro. Aunque nadie nos escriba, nos escribimos a nosotros mismos—como cuando me entretenía yo a los quince años, ante el bloc de notas, practicando escritura automática, y sacando a la consciencia lo que aún estaba sin terminar de pensar.

Retroalimentación anticipada

 

—oOo—

El valle desde la Atalaya

El valle desde la Atalaya

El valle desde la Atalaya

 

Visto que no funciona el archivo del blog, desde esta atalaya voy a poner enlace a algunos artículos representativos o (?) interesantes.

 

Soneto, espejo, reloj, bloc y libro

John Battelle - The Search

Ackroyd's Shakespeare

Ian McEwan, Saturday

J. Hillis Miller, Speech Acts in Literature

Crítica acrítica, crítica crítica

Harry Thompson, This Thing of Darkness

La misteriosa llama de la reina Loana

Interacción internalizada: El desarrollo especular del lenguaje y del orden simbólico

Ensayando el blog

Goffman: La realidad como expectativa autocumplida

Benefit of Hindsight

La Visión del Templo

Tecnologías de manipulación del tiempo

La narración conversacional

Por la Galaxia Gutenberg

Historia del Tiempo

El acoso laboral en la Universidad

El anclaje narrativo

Mañana habrá sido escrito

Internet en 1908

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

—oOo—

 

 

 

 

Retropost (2007): No iré a Texas

 
Me invitaban a dar una charla el año que viene en el congreso anual sobre narración en los USA, la Narrative Conference, en Austin. Por desgracia he tenido que decir que no (con lo cual igual ganan con el cambio de speaker, vanidades aparte), pues no tengo hasta ahora la costumbre de ir a congresos a nivel interplanetario, ni me lo planteo. Me faltan circunstancias de diverso tipo, y entre ellas el dinero. Sin financiación de algún generoso proyecto, te puede resultar muy expensiva la asistencia a un congreso de estos—o le echas cara (y tienes éxito) o te sale cara. Bueno, me consolaré pensando que me podría haber unido (hipotéticamente) a la compañía de anteriores invitados como Porter Abbott, Seymour Chatman, Jonathan Culler, Monika Fludernik, David Herman, Brian McHale, Uri Margolin, Brian Richardson, Marie-Laure Ryan, Shlomith Rimmon-Kenan, etc. etc. Vamos, que no está allí Aristóteles sólo por problemas de fechas. Una penica, pero decididamente mi carrera no lleva trazas de saltar a la jet-set académica—como no me toque la lotería (y un transplante de cerebro incluido, o un tonel de ginseng).

A road not taken

 

—oOo—
 

Retropost (2007): Les Rois du Monde



Final del espectáculo musical de Gérard Presgurvic Roméo et Juliette; despedida con la canción "Les rois du monde".







Belle
 
—oOo—

Ermita del Llovedor

martes, 4 de abril de 2017

El 11-S y Arabia Saudí

El 11-S y Arabia Saudí (audio de La Voz)

Des valeurs. Une approche sociologique - Nathalie Heinich

Des valeurs. Une approche sociologique - Nathalie Heinich






—oOo—

Retropost (2007): Spente le Stelle

Emma Shapplin, cantando "Spente le Stelle". Una de mis cantantes favoritas (¿hace falta decirlo?), y que rabien los puristas.
  





 

Y para terminar, un videoclip: "Cuor senza sangue":







El efecto directo

—oOo—

Retropost (2007): Cuánta vileza


Cuánta vileza.

- Los asesinos del tiro en la nuca siguiendo a sus víctimas: el gobierno quitando hierro al asunto. Se va instalando, a nivel de toda España, el discurso v-asco.

- El PSOE y gobierno, ahora exentos de amenazas. Un paso más hacia el terrorismo de estado (esta vez de la mano de la ETA, no del GAL). El Pacto de Perpiñán se extiende a los "socios" del proceso de paz. Que sigue rodando aun parado, como nos dijo el ministro de "Justicia".

- El ayuntamiento de Ermua, más exactamente el grupo socialista liderado por Totorika (antiguo miembro del Foro Ermua) y los partidos nacionalistas, ha exigido al Foro Ermua que no utilice en su denominación el nombre de esta localidad. Es parte de las maniobras de acoso del complejo nacional-socialista a todo lo que huela a defensa de la constitución española y del estado de derecho en construcción y en destrucción conocido como España. La bajeza no conoce límites. (El Foro Ermua les ha sugerido que patenten primero el nombre y vayan después a los tribunales).

- 400 curas vascos se ofrecen como mediadores en el Proceso de Paz, y abogan por el diálogo con la Eta y los derechos colectivos de "nuestros herrialdes". ¿Se han juntado alguna vez 400 curas vascos para condenar los asesinatos de la Eta? Sinvergüenzas— Claro que criticar a los asesinos sería "crispar". Es más cristiano poner la otra mejilla, y la otra nuca. La del vecino, digo.

- Los movimientos de distracción y aspavientos (cortinas de humo todo) del Fiscal General del Estado, que ahora aparece como el gran castigador de batasunos. Pero ya lo conocemos: por la puerta trasera los hará pasar. A la vez sigue retirando cargos contra el aliado Otegi y dándole trato de favor.

- Y mientras Moratinos en buen rollito con sus "amigos" castristas mientras declaran que en Cuba no hay prisioneros políticos.

Cuánta vileza junta, en primera plana y sin buscar demasiado.

El debate sobre política antiterrorista
 
—oOo—

Retropost: Les feuilles mortes

Retropost #1540 (4 de abril de 2007): Les feuilles mortes

 












C’est une chanson qui nous ressemble (—elle ne nous rassemble pas).

Plus d’autrefois

Yoio Cuesta - Back to the 40s

 







Subida a la Ermita del Llovedor

Subida a la Ermita del Llovedor

 

Subida a la ermita del Llovedor

Remembering You

 






Mi posicionamiento en el SSRN

Mi posicionamiento en el SSRN

4/4/17


Como cada mes, hago un par de labores necesarias: le cambio el título al blog de notas (este mes se titula Mumbling to Myself) y reviso mi posicionamiento en el SSRN. Estamos en una fase en las que estamos de alza en unas cosas, de caída en la mayoría, y mayormente seguimos igual. Aquí se ve que según mi criterio favorito a destarcar (que es por el que destaco yo) estoy en el número siete absoluto mundial por número de artículos aceptados.


Mi posicionamiento en el SSRN



Aparte tengo otros, unos cincuenta más, aceptados para su distribución allí pero no "aceptados aceptados" como publicaciones académicas. Bien, todo es mejorable, aunque, como bien dice Alaska, "todo podría ir a peor".

De hecho voy yendo a peor en algunos parámetros. Llegué al puesto 5 por número de publicaciones recientes—ahora estoy el 219. (De los 300.000 usuarios, que tampoco está mal). Llegué a subir algo en número de lecturas, en lo que destaco menos (mucho publicar pero poco ser leído, y menos aún citado—eso resume mi dinámica). Ahora ya también voy para abajo, y de los más leídos últimamente por estos pagos estoy el 484, un podio con muchos escalones.

Aunque, miren, aún hay un último parámetro en el que sigo ascendiendo posiciones: en número de lecturas absolutas, donde según las últimas noticias estoy en el puesto 1.377.  Y subiendo, espero—pero quién sabe cuándo se inicia el descenso. Son cosas ésas que sólo se ven a posteriori.

En fin, que quería compartir con Vds. estas buenas noticias. O las malas, a elegir.


Me pongo de moda



—oOo—

Retropost (2007): Satisfacciones profesionales de hoy



- En lo relativo a la docencia, me comunica la Comisión de Evaluación y Control de la Docencia que "elevará propuesta de informa positivo acerca de la labor docente por Vd. realizada en el citado curso [2005/06]".
- En investigación, me paga Pearson Education dieciocho libras en concepto de royalties. Oye, menos da una piedra. Peor sería dieciocho euros.
- Y me regalan un libro, Lyrik und Narratologie, de la serie "Narratologia" que ayudo a editar en Alemania.
- Pasamos la tarde redactando un nuevo recurso... contra los nuevos criterios ad hoc que acaba de aprobar nuestro departamento para regirse. (La satisfacción es que, con la práctica, en una tarde se despacha ya el asunto). A cambio, el congreso en el que se me había propuesto como miembro del comité científico, organizado por mi departamento, recibe un remojón por parte del Consejo de departamento, y se replantea su organización. Veremos en qué queda. Siempre hay marea de fondo en el Consejo. Hoy hasta me han acusado de franquista por recordar los criterios aplicables en la función pública (jerarquía y antigüedad en el cuerpo). Porque antes de Franco no había funcionarios, supongo; si no igual me llaman republicano. Qué cara más dura tienen algunos—eso sí, sus propias prerrogativas, que no se las toquen.
- Nuestras propuestas en el consejo, como siempre, derrotadas por amplia mayoría democrático-feudal. Especialmente feo este episodio: cuando el Consejo ha sido llamado por los catedráticos a cerrar filas para impedir que una profesora no permanente y sin contrato estable organizase un congreso (según se había acordado previamente), y han pasado las cohortes a votar en contra masivamente para anular ese acuerdo. Cosa que en absoluto habrían hecho la mayoría de los allí presentes (ni se les hubiera ocurrido planteárselo) de no ser por indicaciones recibidas de arriba. Indicaciones libremente asumidas, por supuesto—aquí todos somos gente con criterio.
- Y no me vienen los alumnos a la clase de la tarde, adelantando las vacaciones. Esto también lo pongo en el capítulo de satisfacciones por no ponerlo en el de frustraciones.


Seccionando el Departamento Reloaded
—oOo—
 


Retropost (2007): Fotos nuevas



he puesto en flickr. Aunque las veo un poco soleadas. Para ir al día, deberían ser lluviosas. Entre el tiempo, y que tenemos las vacaciones cambiadas de día con los críos, ellos esta semana, nosotros la siguiente, pues no sé si nos vamos a mover mucho de Zaragoza. Trataremos de disfrutar de ls procesiones de cofradías. Hoy de momento tenemos reunión de consejo de departamento.

Y fotos viejas



—oOo—

Seno

Seno

Retropost (2007): Multiplicity

 


Película que en español le pusieron el título de Mis dobles, mi mujer y yo o algo así. Es una comedia sobre tensiones matrimoniales entre Andie MacDowell, que quiere trabajar, y Michael Keaton, que ya no daba abasto y van y le suben el cupo de tareas caseras. Así que para llegar a atender sus múltiples facetas se clona, y se reclona, y el clon se clona... bueno, ahí para la multiplicidad. No es de ciencia ficción ni de clonaje, por supuesto, sino de personalidades reprimidas que salen a la luz, o más bien al revés; va sobre la disciplinación de los yos posibles y la consecución de una identidad idealmente sólida y unificada. Al volverse insostenible la proliferación de clones, y sin que llegue a descubrirse el pastel (ni se clone la chica a su vez), decide Keaton enviarlos a que vivan su vida a otra parte y volver a una relación equilibrada y razonable, y centrarse en un ego tolerable para la monogamia heterosexual. Porque un yo era hipermacho, workohólico y a la vez tipo cerveza/eructo; otro era encantador, su lado femenino, pero demasiado dulce y modosito y metrosexual; el tercero (el clon de clon) era la tentación de sacar el tarugo que algunos tendrán dentro. Da para lucimiento de efectos especiales multiplicadores, y de estilos de actuación de Keaton; también se apunta el motivo de los mundos posibles superpuestos. En cuanto a entradas y salidas y equívocos, tiene la película la dinámica de un vodevil naturalmente, pero sin mucho lío de faldas; y en suma es un canto al equilibrio emocional con los demás y consigo que da la monogamia. Aunque como bien sabemos—to our cost— los monógamos, más bien sucede al revés—aun sin llegar a la esquizofrenia de la bigamia—y es que esto es una comedia. Más que exteriorizarse y expulsarse, los clones o simulacros se interiorizan y asumen, o se vuelve uno más bien su propio clon. La procesión, o precesión, ya se sabe... por dentro, y por fuera.

Multiplicity. Dir. Harold Ramis. Cast: Michael Keaton, Andie MacDowell, Harris Yulin, Richard Masur, Eugene Levy, Ann Cusack, Brian Doyle-Murray. Panavision. USA, 1996.

El yo relacional



—oOo—
 


Dimash Kudaibergen - SOS d'un terrien en détresse

Dimash Kudaibergen - SOS d'un terrien en détresse







Non monsieur je n'ai pas vingt ans