Blogia
Vanity Fea
Chollo del día - Ventilador de techo 39,98 € 104,98 € -62%

Nenes

Retropost (2007): La realidad y el deseo

 

– ¿Por qué nos han traído cosas que no habíamos pedido? - se pregunta Pibo, mientras juega entusiasmado con sus juguetes de Reyes. La carta de Oscar para sus Reyes pedía, cito: 

windous, imposible creatures, cero graviti, montaña curbas locas, Rayo MQuin, Doble eladeria, microscopio digital, tekno, Meteor, Super ciber ball, Grua, Grua electrica, camion acrobacias, ciclon todoterreno, pista "calabera maldita"

Y lo que ha llegado es... 

- un Messerschmitt BF 109

- una armónica,

- Un libro de egipcios y otro de Sito Kesito

- Veinte euros de los Reyes de Biescas

- Un puzzle de oso y un señor en bicicleta voladora, de los reyes de Fabiola.

Como se ve, la realidad y el deseo no coinciden para nada. Tampoco eso quiere decir que sea peor la realidad, aunque no tenga Doble Eladería... Pues igualito igualito el resto de la vida; esto es un modelo a escala.

 

Los reyes y la mente modular

 

—oOo—

Retropost (2006): La raya de la frontera

 
La raya de la frontera

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

(Oscar tiene ciertos problemas fronterizos en el cole, parece la gesta de Perejil...)

 Sabes, papi, Rodrigo es un poco chinchón. Me grita todo el rato, me dice "Eh tú", y me empuja. Eso lo hace cuando yo me olvido y pongo el codo en su mesa, porque tenía la mesa pegadita a la mía, y hay una rayita, y cuando pongo el codo, "¡Eh tú!" Grito. Empujón. No, no, yo no le grito, y entonces no le pongo el codo, porque está mirando la rayita. Bueno, menos si se me cae el lápiz. Entonces a veces sí que pongo el codo. Pero se enfada mucho. Y también, cuando nos vamos a ir, para levantarme de la mesa, pues apoyo la mano en mi mesa, pero mi dedito siempre se apoya un poquito más allá de la raya, y entonces, "eh, tú!" …—Es un gritón, y un picón. Antes estaba con Erica, y ella no reñía. Pero luego con Rodrigo, que mira mucho la rayita. Todo el rato la vigila. Pero ahora ya no me grita, porque me han puesto con Coque. Coque es más bueno. Si apoyo el dedito al otro lado de la raya, no me empuja. Y creo que tampoco me pone el codo en mi lado. Es que no sé, porque yo no miro a ver si hay un codo, un codo con ropa, en mi lado. Yo no miro la rayita.
- ¡Eh, no! ¡No se lo cuentes! ¡Es de mi diario!
(Aquí se me han apropiado los zipizapes del ordenador; en fin:)
nabidad
por

oscar

y 
 ivo
Catwoman
Etiquetas: Diario, Nenes
Retroposts
—oOo—

Retropost (2006): El diario de Otas

El diario de Otas

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

20061217000925-golo.jpg


- Ivo, apártate de ahí. No mires mi diario.
- Ah. ¿Tú escribes un diario?
- Sí.
- ¿Y qué pone?
- Mis cosas. No lo leas. Vete a otro cuarto. No te acerques tanto.
- Oscar, sólo dime una.
- No. Que no mires.
- Mmm. Sólo dime qué es eso de "NO - NO - NO - NO"
- Bueno. Eso es de Álvaro. "Álvaro NO - NO - NO - NO". Y una calavera. Es Álvaro de mi clase, eh?
- ¿Y sólo la primera línea?
- No te la digo.
- Oscar, sólo la primera, ¿qué dice? "Alfredo qué"?
- Dice: "Alfredo es un chinchón". Y mira, esto es lo que le quiero hacer a Alfredo. Mira, te lo enseño. Bombas. Cuchillos.
- ¡Je je!
- ¡Hora de comeeer!
- Espera, que guardo mi diario.
(Se va trotando. Se oye desde lejos: )
- ¡Nadie sabe dónde está mi diario!

(Contenidos, en exclusiva, del diario de Otas, una vez examinado:)

Diario:
- Alfredo es un chinchón
- El pipí es tontorrón
- El animalito que más me gusta es el coala.
- Álvaro NO NO NO NO

Sigue una escena dibujada que retrata el fin de Álvaro Demiclase, rodeado de tanques, explosiones y carteles de peligro, y un monstruo que se lo come:

-
Le está devorando el cráneo.



Pobre Rayquaza 


Etiquetas: Nenes, Diario
Retroposts
—oOo—

Retropost (2006): Otitas cameraman

Otitas cameraman

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa


Aquí hay [había] un paseito por el salón y por sus pantalones, mientras explora las posibilidades de la cámara de fotos. El juego de cámara es nervioso, moderno...


Etiquetas: Nenes, Vídeos, caseros

Retropost (2006): Un mito de creación


Un mito de creación

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

Por encargo de su profe de Lengua, Álvaro ha escrito este mito de creación; yo creo que ha captado muy bien las convenciones del género. De hecho, se queda uno pensando lo bien que conectan los niños, de modo espontáneo, con estos esquemas narrativos básicos que unen el orden humano al divino y que nos cuentan el origen del mundo tal y como lo conocemos. Casi podríamos decir que aquí la ontogenia de las narraciones en el individuo sí reproduce la filogenia de las narraciones en la cultura."Mira, lo que más me gusta de mi mito", me dice, "es estas cosas que suelen decir los dioses, cosas del estilo de ’Esto aún no es bueno: los hombres no tienen con qué alimentarse...’". Pero claro, algunas diferencias hay: si los mitos de creación suelen proyectar a una narración una diferencia socialmente relevante y narrar su supuesto origen, el mito de Álvaro está especialmente influido por las narraciones de progreso, en especial del progreso a través de la técnica y de la carrera armamentística.

 Título: La Tierra primitiva.

Los Albareños, pueblo habitante de Madagascar y selvas de África, son un gente bastante avanzada que prefiere el aislamiento; conocen la agricultura y la ganadería, la escritura, la ropa y la técnica de fundición de los metales, tienen monedas rudimentarias y son  politeístas, creen en muchos dioses, de los que el dios Álvaro, creador del mundo, es el más importante.

El dios Álvaro, según sus creencias, al principio de los tiempos creó la Tierra y en ella  a dos clases de hombres, los Albareños y los Paqueros, dándoles en posesión toda la tierra, que por aquel entonces estaba toda unida, sin ninguna isla, solo un gran continente llamado Ozark, y en éste un único y gran lago, el lago Rekol; tampoco en ella había animales, así que  el dios Álvaro pensó:"Esto aún no es bueno, la gente no tiene con qué alimentarse".–– y pobló la Tierra con plantas y animales, y enseñó a la gente qué era lo que podía comerse y qué no, qué plantas podían curar y cuales eran venenosas; también enseñó a las personas cómo fabricar utensilios con palos  y a hacer lanzas y para cazar y defenderse.  Además les enseñó a vestirse con las pieles de los animales que cazaban para abrigarse.

Las dos razas humanas creadas por el dios, los Paqueros y los Albareños, vivían al principio en una sola tribu en el centro de lo que ahora es España, pero pronto surgieron diferencias entre ellos,hasta que  se entabló una guerra por el control de Ozark, que los paqueros querían para ellos solos.

Los hechiceros y sacerdotes  Paqueros hicieron sacrificios a Paquorl, rey del infierno, y le pidieron que enviase una muestra de su poder para destruir a los Albareños y someter al dios Álvaro. Paquorl envió a la Tierra a una bestia del infierno que los Albareños no podían derrotar.

Fueron enviados contra la bestia los mejores guerreros, se usaron las mejores armas y se construyeron murallas alrededor del poblado, pero nada podía detener a la gigantesca bestia, así que pidieron ayuda a su dios para luchar contra la bestia y contra los Paqueros, el dios Álvaro cogió sus armas y partió para luchar con la bestia.

 Al cabo de algún tiempo el dios Álvaro llegó hasta el lugar en el que descansaba la bestia y se dispuso a atacarla, pero mientras se acercaba la bestia se despertó, y cuando el dios Álvaro atacaba a la bestia  huía, pero cuando el dios se retiraba la bestia volvía a atacar, de forma que el dios nunca podía alcanzarla. Pronto Álvaro se dio cuenta de cómo la bestia huía ante el agua, de forma que dijo a los Albareños: "Rodead la muralla de un foso de agua del lago Rekol"––pero la bestia saltaba el foso y seguía atacando el poblado.

El dios vio que con las lanzas no bastaba y les mostró cómo hacer catapultas y arcos.

Así que el dios les dijo:"Coged cocos y llenadlos de agua, ponedlos el las catapultas y disparadlos contra la bestia". De esta forma los Albareños lucharon durante un tiempo contra la bestia, pero ésta aprendió a lanzar grandes piedras contra las catapultas y contra el poblado, destrozando sus defensas y abriendo paso a los Paqueros, que también atacaban el poblado. "Ya sólo queda una forma de destruir a la bestia"––pensó el dios, y cogiendo de nuevo las armas tendió una trampa a la bestia y, mientras ésta volvía a atacar el poblado el dios le atacó, la ató con cuerdas y la arrojó al lago, donde murió ahogada.

El jefe de los  paqueros, Atu – Pakó,  envió entonces a sus guerreros a luchar contra los Albareños, que se habían visto muy reducidos debido a los ataques de la bestia.

Al notar esto, el dios Álvaro le dijo al jefe de los Albareños: "Si  sois atacados ahora seréis fácilmente derrotados, así que os entrego el conocimiento del manejo de los metales, un arte antes reservado únicamente a los dioses".

De esta forma pronto estuvieron listas  armas de hierro y bronce, en vez de madera y piedras, siendo las nuevas armas mucho más duras y resistentes que las antiguas, de forma que los paqueros  fueron  rápidamente rechazados y atrapados, y siendo el dios del infierno castigado y sometido por el dios Álvaro.

Después el dios fragmentó Ozark en seis continentes y varias islas, para que nadie más pudiese pretender poseerlo todo. En una de estas remotas islas desterró a los paqueros para que viviesen alejados del resto del mundo.

Después de la guerra el dios Álvaro les enseñó el arte de la escritura y el alfabeto, lo que les permitió comunicarse más fácilmente.También les enseñó cómo podían intercambiar pequeños círculos de roca, a los que llamó monedas, dando origen al dinero.

Los Albareños  se dividieron en dos grupos, uno se retiró a un gran continente, al que llamaron África.  El otro grupo se retiró a una  isla cercana a África, a la que llamaron Madagascar.

El segundo grupo se retiró a Madagascar para no mezclarse con las demás personas, ya que  recordaban lo que les había ocurrido con los Paqueros y no quisieron que volviera a ocurrir. Varios milenios después los integrantes del primer grupo se extendieron por el mundo y dieron origen a los hombres y mujeres actuales.

Los Albareños aún viven en Madagascar.

¡Halá Penas! 
 



Etiquetas: Nenes, Narración, Mitos

 

Retroposts

—oOo—

 

Retropost (2006): Se aprecian graves fallos de diseño

viernes, 28 de octubre de 2016

Retropost #1199 (28 de octubre de 2006): Se aprecian graves fallos de diseño


Se van a la cama los pequeñajos, y se despiden después de sus rezos:

- ... ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén. Mamá... Te recordaré siempre. Yo no quiero que te mueras. (Snif). (Buaa).
 
- Bah, no te preocupes, que estaré desde el cielo mirándote.
 
- (Snif.) Voy a matar a Dios. Así los que están muertos volverán a estar vivos siempre.

- Este niño. Qué cosas tiene. La realidad le parece mal organizada. En fin, mejor que lo pase ahora, y no cuando Niet-zsche; en realidad ésta es la mejor edad para estas crisis.


Lista de deseos





Retroposts

—oOo—

Retropost (2006): Pobre Rayquaza

 

Pobre Rayquaza

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

Pobre Rayquaza, y pobre Latios, y pobre Pikachu, que le habían hecho perder la cabeza a Otitas, como si fuese un pequeño Quijotillo con sus aventuras de caballerías... y han caído al fin en manos del Barbero. Sólo pensaba Otas en los cromos de Pokemones, en si tienen Ataque Mordisco, o Ataque Bola de Fuego, o Ataque Rayo. Compara sus tamaños relativos ("Papá, ¿cuánto es 0'80 metros? Porque Raychu mide 0'80 metros. Pero es más grande Latios.") Los deberes, ay, se olvidaba. No soñaba más que en cambiarle cromos a Sergiopueyo, y a sus otros coleguillas, se las prometía muy felices, comentándolo en voz alta camino del cole. "Creo que conseguiré cambiar unos cuantos Evolución". Pero la cartera... se quedaba en el colegio, ay qué despiste. Te enseñaba Otitas sus tesoros, daba conversación buscando interesarte, "Mira, los cromos los llevo en este bolsillo". Tenía el mundillo virtual ordenado, y bajo control, él en el centro, rodeado por sus tarjetitas.

Pero ay.... el pobre ha tenido que ver cómo sus queridos cromos, alrededor de donde giraba su vida social, las primeras posesiones que sentía suyas, su "pequeño objeto a" tangible, el Deseo hecho tarjeta de plástico, y guardado en el bolsillito... sus preciosos cromos han sido cortados en pedazos con tijeras, y tirados a la basura. Llegaron el Cura y el Barbero con mano despiadada. Latios, Rayquaza, todos cortados por la mitad, y al cubo de la basura... delante del cual lloraba Otitas con espasmos desconsolados. Rotos sin remedio. Cada vez llevo peor esto del Principio de Realidad.

Ahora ya ha rezado, y se ha ido a la cama resignado. A ver si sueña con Rayquaza...

Armies

 

—oOo—

Retropost (2006): Con críos, ni al cielo

Con críos, ni al cielo

Publicado en Nenes. com. José Ángel García Landa

Este es un dicho de mi padre, frecuentemente repetido y familiar para mis oídos durante los años en que yo era uno de los críos; debía saber el hombre de lo que hablaba, porque tuvo once críos, o sea que ya le daba para una cierta perspectiva estadística sobre el asunto. Hoy se iba a dar una vuelta en bicicleta mi padre y se me reía al verme llegar con una pequeña bicicleta a cuestas (pequeña pero que pesaba como un burro muerto -- de hecho es la bici en la que yo aprendí a ir hace cuarenta años, pero ahora me va un poco escasa). Resulta que me había llevado a una fila de críos a dar un paseo: Álvaro, Blanquita, Ivo y Victítor, en bicicleta ellos y yo andando, con Oscar intentando sin éxito alcanzarnos con su patinete. Pues hasta la carretera de Orós hemos llegado, que no les da para mucho más ni a ellos ni a mí, y allí Victítor ha abandonado su bici y se ha subido detrás de la de su hermana para que lo lleven. Y hasta aquí que he tenido que cargar con mi viejo vehículo, por no tener un flashback traumático si hacía que él cargase conmigo...
Claro que casi fue aún peor ayer, que en otro paseo en bici se adelantaron y se pusieron hasta el colodrillo de barro al cruzar el vado de Arás, sin agua pero con barro abundante, y luego tuve que ponerme a descolgar las bicicletas por una pared para no tener que pasar por el mismo sitio, a la vez que despotricaba y me ponía yo de barro bueno, para ir a juego. Encima casi me escogorcio; probad a subir o bajar unas pocas bicicletas bien embarradas por una pared de dos metros. ¿Sólo dos metros? Sí, probad, y luego hablamos.
En fin, pues eso, que con críos ni al cielo, y menos si es en bicicleta.


La bicicleta de la muerte

Etiquetas: Diario, Nenes

 

Retroposts

—oOo—