Facebook Twitter Google +1     Admin


Vanity Fea




Powered by Rollyo




A Roma con amor

domingo, 4 de noviembre de 2012

A Roma con amor

Director: Woody Allen
Interpretes: Ellen Page, Woody Allen, Jesse Eisenberg, Judy Davis, Penélope Cruz

Resumen según RedAragón:woody-allen-penelope-cruz

Después de tres películas rodadas en Inglaterra (Match point, Scoop y El sueño de Cassandra) y su aventura barcelonesa (Vicky Cristina Barcelona), todo parecía indicar que Woody Allen daba por terminado su periplo europeo y volvía a su querida geografía neoyorquina (Si la cosa funciona y Conocerás al hombre de tus sueños). Pero nada más lejos de la realidad. Después de evocar distintas épocas del París más bohemio y artístico en la fantasía Midnight in Paris, el director norteamericano acude a la llamada de la ciudad eterna para rodar en sus plazas, calles y callejuelas A Roma con amor, otra mezcla de comedia típicamente alleniana y fantasía construida a partir de cuatro historias independientes que acontecen en la misma ciudad, al mismo tiempo. De nuevo un reparto poderoso, variado, cosmopolita, en el que no falta el propio Allen (en el papel de un cazatalentos musical que tiene que lidiar con un magnífico pero tímido tenor que solo sabe cantar bien en la ducha, lo que da pie a uno de los gags más surrealistas de toda su filmografía), y al que le siguen Alec Baldwin como una especie de oráculo, Jesse Eisenberg, Ellen Page, Judy Davis, Roberto Benigni y Penélope Cruz en su segundo trabajo con el director. Si Penélope es una prostituta romana, talentosa en el contacto físico y disparatada en el chascarrillo antiburgués, Benigni encarna a uno de los más extraños personajes de toda la obra de Allen. Se trata de un oficinista de clase media, anónimo y poco atractivo, que sin razón alguna se convierte en personaje mediático, asediado por prensa y público. Allen ya trató el tema de la fama en Celebrity, su película en blanco y negro de 1998, pero aquí lo convierte en desconcertante espectáculo libre de todo prejuicio narrativo.

Crítica de Nando Salvá (El Periódico):


La última parada en el tour turístico de Woody Allen por algunas de las ciudades más fotogénicas de Europa tiene un aspecto herméticamente bonito –sus escenas están llenas de sol, de encantadoras piazzas y cafeterías, de calles de piedra abrazadas por la brisa–, una banda sonora llena de machacones clásicos del pop italiano y una colección de diálogos que nos aseguran de forma repetida y redundante que Roma es "hermosa".

Asimismo, las cuatro inconexas historias que componen la película parecen por momentos rendir tributo a clásicos del cine italiano como De Sica y Fellini, pero de una forma que se percibe anémica y subdesarrollada. Algunas de ellas simplemente no tienen espacio para crecer, y las otras son meros chistes no especialmente inspirados y estirados a base de verborrea suministrada por personajes unidimensionales que afrontan situaciones pobremente diseñadas.

Contemplando A Roma con amor, uno está tentado de suponer que Allen la concibió después de hacer limpieza en el cajón de las ideas: escogió un puñado de ellas que no le parecían del todo mal y, incapaz de decidirse por una, resolvió usarlas juntas. O que, simplemente, la escribió en la parte trasera de un mantel de papel en una pizzería del Trastevere, justo antes de un helado y una siesta. Y es difícil evitar la sensación de que la insistencia de Allen por producir una película al año conlleva cierto desprecio por el cine. No todos los directores tienen por qué tratar de emular el perfeccionismo de Kubrick pero, ¿es que no hay un término medio?


Y aquí la de Luis Martínez en El Mundo.
________

Hay que decir que si no es ninguna obra maestra la película, como homenaje desenfadado a Roma sí funciona bastante bien. Es entretenida de sonrisa, sin llegar a divertir realmente, en parte debido a la deslavazada estructura narrativa de historias alternadas pero inconexas. Se refuerzan mínimamente en lo temático: en cada una la situación incial, estable, se ve comprometida por la tentación del exceso o el desenfrento—el joven arquitecto que se enamora de Monica, la amiga que viene a visitar a su mujer ("hasta su nombre es sexy"), el empresario de pompas fúnebres que canta Pagliacci en la ducha, y triunfa brevemente en escena con ducha y todo—lo mejor es el momento de los asesinatos desde la ducha—; la pareja de provincias que se desorienta en Roma y cometen adulterio con prostituta y criminal; y el oficinista que se vuelve famoso por unos días, una fama gratuita que lo abandona tan pronto como le llegó. Los personajes están a merced del deseo o de la suerte que los saque de su rutina—pero luego el empresario vuelve a sus pompas fúnebres, Woody Allen fracasa como montador de óperas vanguardistas, a Monica le dan un papel en Japón o en Hawaii y no se lo piensa dos veces en dejar a su amante recién encontrado, sin darle tiempo siquiera a romper su pareja... (Es patético ver a estos personajes desde fuera dejándose llevar por el deseo o el impulso a la infidelidad, revelando una sustancia moral de lo más endeble.... pero así somos, al parecer, vistos desde Woody). Por cierto, en el personaje de Monica, una pulla malintencionada a Mia Farrow: actriz desequilibrada, falsa intelectual, dramatizándose a sí misma, haciendo al mundo girar en torno a sus emociones... "si vives un año con ella acabarás adoptando huérfanos vietnamitas".  El affair éste del arquitecto está contemplado por otro arquitecto norteamericano, sesentón, que ya vivió todo esto hace tiempo, y hace apariciones narratoriales o fantasmales, un tanto desconcertantes narrativamente, al lado de su joven colega al que aconseja: "¡Peligro! ¡Peligro a la vista!"—sin que los consejos sirvan de nada. Es como Woody aconsejándose a sí mismo, joven o viejo, tanto da, no maduramos. En cuanto a la fama, es aquí más absurda que nunca por su gratuidad absoluta, sólo el ojo de los medios y la nube de paparazzi corriendo de un lado a otro y magnificando las naderías que encuentran; el personaje de Begnini se queda entre aliviado de volver a su rutina y desconsolado por no ser ya nadie, y no tener las mujeres que tenía... El lado repugnante de los famosos aparece más bien en el actorzucho con el que se ilusiona la pueblerina que se ha perdido por Roma, y que ya perdida se deja seducir por quien pase, primero por este patético personaje que para más inri se me parece bastante, y luego por un apuesto criminalillo que los atraca a los dos en su hotel. En fin, una serie de sketches dignos de la comedia de la Restauración, y que no dicen mucho de la coherencia moral de la humanidad—que al parecer depende más de la rutina que de la auténtica fuerza del convencimiento de los afectos y de las relaciones personales. Roma es amor al revés, por eso funciona bien el título en español; ahora que vete a saber qué quiere decir el juego de palabras—echa un aroma sospechoso de autoironía y de frustración, más que de sentimentalismo.


Viernes, 30 de Noviembre de 2012 08:27. José Ángel García Landa Enlace permanente. Cine

Comentarios » Ir a formulario









Blog de notas de
José Ángel García Landa

(Biescas y Zaragoza)
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"Algo hay en el formato mismo de los blogs que estimula un desarrollo casi canceroso de nuestro ego"
(John Hiler)





Archivos

Temas

Enlaces


http://garciala.blogia.com

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris