Blogia
Vanity Fea

Universidad

Retropost (2006): Hoy olla podrida



Hoy olla podrida

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa

Gracias a los blogueros universitarios de Fírgoa que me han colgado otra vez una cosa en portada, esta vez la nota sobre evaluación en la universidad que pasé ayer: "La evaluación evaluada." Era mayormente, recuerdo, una visión crítica que nos ha hecho llegar la UGT. Hoy nos pasaba Comisiones Obreras una intervención ante la Comisión de Educación del Congreso donde se expresaban similares temores de que la evaluación de calidad universitaria se convierta en un fin en sí mismo que vaya a distorsionar la propia actividad de la universidad...

Y cosas aún más interesantes pueden encontrarse en la portada de Fírgoa. No os perdáis las conclusiones del congreso que se ha celebrado sobre corrupción, acoso y endogamia en la Universidad, expuestas por su organizador Guillem Bou: "Investigar la Universidad: Una tarea restringida".
Para muestra un botón:

Corrupción y acoso, por lo general, van unidos a la casuística universitaria. Es decir, no existe la figura del ‘corrupto simpático’ o delincuente popular tipo Robin Hood. Al contrario, se trata siempre de personas ambiciosas en extremo, sin ningún tipo de empatía por el prójimo, tendentes al abuso reiterado de poder y capaces de cualquier crueldad. En esta tesitura, por tanto, la persona corrupta acosa sin piedad a todos aquellos testigos no participantes de sus corruptelas y, por añadidura, a cualquier persona mínimamente creativa, honrada o con un mínimo de conciencia personal o profesional.

Los casos de corrupción son tremendamente complejos; ello se debe a los múltiples recursos financieros a que da acceso la vida universitaria y al poco control sobre los mismos. Además, se dispone de un marco legal claramente insuficiente para perseguir la corrupción ya que las leyes, quizá malentendidas bajo el pretexto de la ‘autonomía universitaria’, garantizan la impunidad de quien corrompe.

La situación de corrupción en la asignación de plazas en la universidad pública española no es, en absoluto, nueva. Se remonta quizá a sus orígenes y, como muestra, disponemos de un artículo impagable del mismísimo Ramón y Cajal en el que opina que “la situación no tiene manera de ser arreglada”.

   
Pues seguro que Ramón y Cajal lo tenía bien estudiado... así que es desalentador.

Otra noticia interesante recogida en Fírgoa: un documento de trabajo del Ministerio sobre la reforma universitaria en curso que tantas vueltas nos ha hecho y nos hará dar: "Aclaraciones sobre el documento de 26 de septiembre de 2006: La organización de las enseñanzas universitarias en España" Lo de "aclaraciones" suena prometedor, pero lo cierto es que hay cosas que siguen sin estar nada claras. Por ejemplo: ya creíamos que con la reforma del registro de titulaciones se había alejado de momento el fantasma de la supresión de Filología Inglesa (y otras titulaciones). Ahora vuelven tímidamente asomando las orejas los Libros Blancos aquellos de la ANECA, que serán criterios, no se sabe si requisitos, para las nuevas titulaciones que se implanten. Con lo cual ¿volvemos a estar en las mismas? Recordemos que la ANECA (la necat en este caso) rechazó la existencia de un título de Estudios Ingleses, que están por tanto sin libro blanco... Tampoco queda nada claro si las titulaciones actualmente existentes y que no tengan Libro Blanco serán suprimidas, reformadas, amalgamadas, o qué. Hará falta una aclaración de la aclaración. Y quizá volver a desempolvar los silbatos y las pancartas, ay qué cruz.

Y he estado explorando la web con Google, con combinaciones de los términos "profesor" "titular" "experiencia" "investigadora" "acreditada" "doctor", intentando resolver un conundrum legal, pero sin éxito—o sólo con éxito en egorías, porque Google me devolvía a mi propio blog que debe ser uno de los pocos sitios donde se plantea el tema. A ver, la cosa es que la LOU exige para dirigir tesis que el director tenga "experiencia investigadora acreditada". Allí está hablando de doctores directores, no de catedráticos ni de profesores titulares, ni nada similar sobre los cuerpos docentes universitarios, porque este punto también es aplicable a las universidades privadas. Bien, el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza dictaminó que tienen "experiencia investigadora acreditada" a estos efectos quienes tengan un sexenio o tramo de complemento salarial investigador reconocido. O méritos comparables (pues sexenio o tramo sólo lo pueden tener los funcionarios).

Y mi duda es: ¿no se contradice esto con otro punto muy claramente expuesto de la LOU, aquél donde sí habla de los cuerpos docentes universitarios, y dice, cito: "Los Catedráticos y Profesores Titulares de Universidad tendrán plena capacidad docente e investigadora". ¿Acaso no incluye esta "plena capacidad investigadora", por definición, la dirección de tesis doctorales? La ley no considera oportuno introducir ninguna matización ni limitación en este punto. Creo que es un asunto que se va a tener que plantear nuestra Universidad, no vaya a ser que la normativa emanada del Consejo de Gobierno contradiga a la LOU.

Ah, y otra noticia de la ANECA (ultima necat). Es posible trabajar desde hace quince años en la Universidad, sacarte hace años tu título de doctor, tener todos los informes de docencia de tu centro positivos, teniendo tus publicaciones, un libro recién salido en una excelente serie de tu campo de estudio, bien reseñado... y es posible, digo que te den informe negativo de la ANECA para poder presentarse a concurso a una plaza de contratado doctor. (No sé si se entiende: es que ni siquiera puedes presentarte a concurso a competir con otros ciudadanos a sacar una plaza de profesor no permanente de la categoría que vienes ocupando desde hace años). Es lo que le ha pasado a un compañero nuestro. Claro que también se lo habían cargado injustamente en unas oposiciones antes, y eso igual marca. ¿Será que le pasaron la mota negra?

En fin, que esto es lo que se llama hacer atractiva la carrera docente.

doctores y Doctores tiene la Iglesia
Retroposts

—oOo—

Retropost (2006): La evaluación evaluada

La evaluación evaluada

Publicado en Cátedra. com. José Ángel García Landa

Nos hacen llegar los representantes sindicales de FETE-UGT esta valoración tan negativa del novedoso programa de evaluación de la actividad docente del profesorado recién implantado por la Universidad de Zaragoza:

Habréis recibido (seguramente con sorpresa) una carta del Vicerrector de Profesorado en la que nos comunica, sin grandes explicaciones, que se ha implantado el nuevo proceso de evaluación de la actividad docente del profesorado, por supuesto, sin conocer ni publicar previamente los criterios de valoración ni el modelo de encuesta.

La evaluación de la actividad docente del profesorado constituye, tanto por el contenido como por la forma de implantarlo, otro ejemplo de IMPOSICIÓN por parte del actual equipo rectoral.

UGT quiere manifestar que comparte el interés por mejorar la calidad de la docencia universitaria, esto siempre ha sido una voluntad reiteradamente expresada en sus congresos, pero rechaza frontalmente los métodos utilizados por el equipo rectoral, imponiendo un procedimiento que puede terminar desvirtuando la actividad docente del profesorado con el único fin de conseguir la evaluación positiva. Somos conscientes de que los defensores a ultranza de este procedimiento (¿con qué intenciones?), rápidamente nos acusarán de corporativismo, por esa razón y ya desde el principio, queremos dejar claro que no hay que jugar a la confusión, que nuestro compromiso es defender a todos los miembros de la comunidad universitaria (PDI, PAS y alumnos), y en este caso, entendemos que se lesionan gravemente los derechos del profesorado.

Así pues, VALORAMOS MUY NEGATIVAMENTE:

• Las actuaciones del vicerrector de profesorado durante el proceso hasta la aprobación del documento “Normativa básica sobre el procedimiento y los criterios de evaluación de la actividad docente del profesorado”.
• El contenido de la propia normativa, sobre la que se presentaron numerosos escritos y alegaciones por parte de la Junta de PDI en su totalidad.
• El apresurado comienzo del procedimiento a pesar del desacuerdo mostrado por la mayoría de los representantes de los trabajadores.

Como en otros temas relativos a las condiciones laborales del PDI, la actitud del vicerrector de profesorado se ha limitado a reunir a los representantes, comunicarles lo que el equipo piensa llevar al Consejo de Gobierno e indicarles lo que no están dispuestos a negociar, es decir todo. En este contexto, UGT DENUNCIA LA FALTA DE NEGOCIACIÓN con los representantes legales de los profesores de la UZ. A diferencia de otras universidades españolas donde se están firmando numerosos acuerdos que van permitiendo mejorar las condiciones laborales, encorsetadas por la legislación nacional de su personal, en la Universidad de Zaragoza se continúa en el oscurantismo, defendiendo a ultranza una normativa calcada de la anterior (de nefasta experiencia....) y que no sirvió para mejorar la docencia que era su objetivo, sino todo lo contrario, para crear malestar e incluso fomentar el “mobbing laboral” o acoso psicológico o moral en el trabajo. Entendemos, pues, que no es suficiente poner sobre el papel que “…se cumplirá con los requisitos legales de información, análisis y negociación con los órganos de representación de los trabajadores…”, ¿con quién se ha negociado?, ¿quién le ha dado las bendiciones?. Desde luego, UGT no.

Con respecto al procedimiento para la evaluación docente, RESALTAMOS y CRITICAMOS los siguientes aspectos:

• El proceso resulta complejo, generando gran cantidad de burocracia, para terminar limitándose a la encuesta anónima de los alumnos. En este sentido, es preciso señalar que, salvo la encuesta a los alumnos, los restantes elementos de evaluación están sin regular, lo que ofrece una idea muy clara de la importancia que se les piensa conceder a pesar de todas las “buenas palabras”.
• Generará indefensión y malestar en el profesorado al verse sometido a la valoración subjetiva tanto de los alumnos como de los miembros de las diversas comisiones implicadas. Para detectar incumplimientos o deficiencias en la calidad de la actividad docente, indudablemente existen métodos más objetivos. Además, la Universidad no puede delegar en otros una función que como gestora de fondos públicos es suya.
• Algunas etapas del proceso crean serias dudas respecto a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal. La confidencialidad no se garantiza en el caso del profesor, dada la forma en que se pretende dar a conocer el resultado.
• Las encuestas de opinión son herramientas de sondeo muy útiles para detectar cuestiones específicas a mejorar. A modo de ejemplo, en los EEUU, de donde algunos siempre quieren aprender, se inventaron las encuestas de opinión para saber, por ejemplo, si un coche gustaba a los usuarios, nunca se pretendió saber con ellas si un coche ere mejor que otro, y mucho menos para saber si era bueno o malo. Sin embargo, como ya se ha apuntado al principio, la mala utilización de las mismas puede incentivar al profesorado a que no sea riguroso y exigente en la docencia para conseguir una evaluación positiva. Apoya lo anterior el hecho de que los profesores universitarios vivimos de nuestro trabajo, necesitamos complementos que ayuden a pagar nuestras hipotecas, necesitamos consolidar una plaza tras años de dedicación, etc.

Desde UGT entendemos que un programa de mejora continua de la calidad de enseñanza, debe partir de un análisis exhaustivo de la situación actual (por ejemplo analizando las consecuencias de la excesiva masificación en las aulas,…), para poner en marcha programas concretos de actuación, que posteriormente deberán ser evaluados, de forma que el proceso se vaya perfeccionando en etapas sucesivas. En la UZ parece que lo más importante es poner en tela de juicio al profesor, amenazarle con la penalización (se habla de complementos, pero pensemos en lo que puede suponer para los profesores que todavía no tienen plaza consolidada). ¿Es una buena estrategia para motivar al profesorado?. ¿Casi veinte años de experiencia negativa ha servido para algo?.


FETE-UGT. SECCIÓN SINDICAL UNIVERSIDAD.



Recuerdo a este respecto que en la última oposición a la que me presenté, la presidenta del tribunal me echó en cara que no les hubiese presentado entre la documentación para la plaza los resultados de las encuestas de docencia de los alumnos. A lo que repliqué que le había presentado al tribunal el documento que creía oficial y relevante sobre este particular, a saber, la certificación por parte de la Comisión de Docencia del centro (que había tenido en cuenta las encuestas como parte de su proceso de evaluación). Una certificación en la que se comunicaba la valoración positiva de mi docencia y se me felicitaba por la labor realizada. Pero la presidenta del tribunal insistía:

- ¿Que por qué no les entregaba las encuestas al tribunal?
- Pues porque era un documento previo a la elaboración del informe, y además de carácter confidencial, y no se requería para presentarse a la oposición.
- Pero el Tribunal deseaba verlas, me recordaba la Presidenta, y tenía derecho a solicitarlas.
- Bien, ustedes tienen derecho a expresar ese deseo, pero yo tengo derecho a no dárselas, les dije, y a que se me evalúe de acuerdo con los documentos que tienen validez oficial, es decir, los informes emitidos por mi centro.

Y así quedó la cosa, y así me fue en la oposición, supongo... (Por cierto, mis encuestas de alumnos eran todas positivas si bien no brillantes, así que, con hindsight, le ahorré al tribunal el trabajo de esgrimir ese argumento para dejarme en la cuneta. Tampoco pondría yo la mano en el fuego de que mis clases sean necesariamente peores que las de profesores que sean mejor puntuados por los estudiantes).

Evaluación e inspección ha de haber en la Universidad, eso parece claro. Pero habrá que regular los procedimientos y usos y límites adecuados de las diversas fases del proceso de evaluación, además de su resultado final. El mal uso interesado de las evaluaciones nunca quedará descartado. Con lo cual la energía perdida en medios, y en medios para examinar los medios, va a ser realmente notable.



Hago un corralillo

 

  
 





Retroposts

—oOo—

 

  
 


Quién manda en la huelga

miércoles, 26 de octubre de 2016

Quién manda en la huelga

Huelgas supervisadas:

En las huelgas se supone que hay libertad de huelga; se supone (menos) que hay libertad de trabajar, y se presupone que hay maneras sutiles, o no tan sutiles, de coaccionar, orientar, o pastorear al personal para que haga huelga, o no.


Hoy había una huelga estudiantil convocada por diversos colectivos estudiantiles (de extrema izquierda, se entiende), que no son realmente representativos y que por sus propias fuerzas consiguen, normalmente, que haga huelga un estudiante de cada cien. En mis clases desde luego no se ha notado en absoluto la convocatoria. ¿Y eso por qué? Sutilmente se averigua: porque el Rector no ha apoyado la huelga. En otras ocasiones, la huelga tiene un apoyo parecido, pero viene anunciada por grandes pancartas colocadas a la entrada del campus, para que nos vayamos enterando, como si fuera una campaña de la propia institución. Y con piquetes organizados que a la punta de la mañana han echado la cadena a la entrada del campus, y están ahí, cincuenta o cien, con sus palos y capuchas y pasamontañas y pancartas y consignas y banderas de la URSS y republicanas y piratas, cerrando el paso a los coches, e impidiendo que nadie entre al campus si no es saltando la tapia. Los humildes opositores a la huelga, si son peatones, pueden entrar ya sea por algún lugar del perímetro saltando la tapia, o por una puerta si hay policía allí que cubra servicios de acceso mínimo. También hay policía observando (los días de huelga general habitual, digo) la entrada principal, pero sin intervenir ni decirles a los piqueteros que despejen, ni mucho menos obligándoles a abrir la entrada. Todo por orden del rector, que cuando he telefoneado en tales ocasiones siempre me dicen que se mantiene la normalidad pacífica (o sea, la entrada bloqueada a la fuerza) y que el Rector no está localizable, ni el jefe de seguridad.

Hoy, en cambio, no hay bula para que los podemitas armen más jaleo del debido, y la Policía se ha aposentado a la entrada del campus no para mirar la verja cerrada, sin para cuidar de que nadie bloquee la entrada. Y la verja la han descolgado y retirado preventivamente, para que nadie le eche el cierre a la  vía pública.

¿Qué se demuestra con esto?

Se demuestra lo siguiente: que cuando hay huelga general en la Universidad, con un seguimiento apreciable, es porque el Rector ha cuidado de dejar que los piquetes hagan el trabajo sucio de cerrar la puerta, amedrentar al personal e impedir el acceso. En un bolsón los cojo a todos y me los llevo de huelga.

El orden público mantenido selectivamente es un desorden. Pero dentro de todo, me quedo con lo de hoy: que no vuelvan a colgar esas verjas, que no sirven más que para entorpecer la libertad de acción personal, y permitir a los manipuladores que coaccionen a la gente y la pastoreen.  Y me refiero a los piquetes, pero sobre todo a los Rectores que no cuidan de mantener el orden público y la libertad.

Así que enhorabuena por el rector Mayoral, y a ver si mantiene esta línea coherentemente, no unos días sí y otros no, según quién convoque la huelga.

Me complementen esta reflexión con la lectura de este brillante artículo de Arcadi Espada: Donde la policía no puede entrar.

Ránking UZ

miércoles, 19 de octubre de 2016

Ránking UZ

Nos pasa el Rectorado, bastante preocupado por las malas lenguas, un detalladísimo informe sobre cómo se ubica nuestra universidad en los ránkings de calidad.  Bueno, ya se sabe que las universidades españolas, así en general, no destacan; pero viendo la cosa por áreas de conocimiento a veces la cosa mejora un poco (otras, supongo, empeora).

Dentro de las universidades españolas venimos a estar así globalmente la décima. Que no está mal, por decir algo, entre setenta universidades—aunque Zaragoza no es la décima ciudad de España, precisamente, y esta universidad aquí pesa más que la Complutense en Madrid, comparativamente.

Así quedamos según el ránking ARWU. Ya veis cuáles son, se supone, las mejores: Barcelona y la Autónoma de Barcelona (si son españolas, que ya no lo saben ni ellos), la Autónoma de Madrid, la Pompeu Fabra (que también debe de ser secesionista, supongo), la Complutense de Madrid, la de Valencia o València, la de Graná, la Politécnica de Valencia, y la del País Vasco, ese país. Curioso que la Universidad de Navarra (también País Vasco según a quién le pregunten), que en otros ránkings aparecía la primera, aquí queda bastante por debajo:

ARWU ranking

Luego la de Santiago de Compostela, y la Politécnica o Politècnica de Catalunya o Cataluña.
Bueno, no me voy a quejar. En Filología Inglesa aún subimos un poco la media, estamos según cómo se nos mire los novenos del país según el ránking QS:
Captura de pantalla 2016-10-19 19.46.01

Según el ránking Arwu (el de Shanghai) la UZ está consistentemente alrededor del puesto 400 mundial, así globalmente. Y como áreas más sobresalientes, están Ciencias de la Computación que llega a situarse entre las 200 primeras, y sobre todo Química, donde estamos por encima del puesto 100 (pero no del 50).

Esto todo es según el ránking que mires, y el Rector matiza estas cosas en su presentación. Nos dice que conociendo estos datos nos conoceremos mejor a nosotros mismos. (Si quieres conocerte a tí mismo—mira lo que dicen de ti los demás. No sé si los griegos iban exactamente por allí, pero tiene su sustancia el consejo, qué duda cabe).

Si miras otros ránkings, resulta que yo esta semana tengo el primer puesto mundial (en número de lecturas, no en interés o en sustancia o en belleza de estilo) en Filología, en Epistemología, en Teoría Literaria  y en Filosofía:


El más leído en Filosofía

—y hasta en mi departamento soy leído (o descargado).

Estos récords son según ResearchGate, que también hace sus estadísticas sobre nueve millones de académicos que tiene en lista. Así que según se mire tampoco desmerezco yo en mi institución. Todo según a quién le pregunten.


Mi posicionamiento a estas alturas

 

—oOo—

Retropost (2006): Esto apesta

Esto apesta

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa

Me refiero a la "RESOLUCIÓN de 29 de septiembre de 2006, de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación, por la que se hace pública la convocatoria de ayudas para la realización de proyectos de investigación, en el marco de algunos Programas Nacionales del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2004-2007" (PDF aquí).

Lo que apesta no es que haya programas de subvención a la investigación, ni las cantidades destinadas a las humanidades (que serán como siempre, imagino, irrisorias). No, me refiero al planteamiento general sobre quién puede recibir las ayudas. Hay tres tipos de acceso, a cual más apestosillo cuando se estudian los criterios de cerca. El primero:

A. Proyectos para jóvenes investigadores de talento, con contribuciones científico-técnicas relevantes y prometedoras y con líneas de trabajo diferenciadas e innovadoras; los requisitos exigidos a los investigadores principales que presenten proyectos en este eje son: 1) tener como máximo 40 años en el año en curso de publicación de esta resolución de convocatoria; 2) no haber sido investigadores principales de un proyecto financiado previamente dentro de una convocatoria del plan nacional de I+D+i; 3) solicitar dedicación única al proyecto solicitado. Se considerará no adecuado al espíritu de este tipo de proyectos las peticiones que supongan una fractura de grupos previos y que mantengan y dupliquen la misma línea de trabajo, con objetivos y técnicas similares.

 
Bien, o sea que estos jóvenes lumbreras, estos mirlos blancos, tienen que aterrizar del extranjero, impolutos por el contacto con otros grupos de investigación aquí. Por ejemplo, alguien que trabaje en nanotecnología cristalográfica, suponiendo que tal cosa exista, y esté contaminado por haber colaborado con algún grupo de investigación subvencionado, y desee formar grupo aparte porque disienta de la manera en que se lleva la investigación en su grupo, está marcado como persona non grata para la convocatoria. Si te sales del grupo... allá tú. Nadie te va a financiar, por joven y prometedor que seas. Bueno, lo de los jóvenes de 40 años, me callo por interesado (tengo 45 y podría despotricar un poco... desde luego no hay convocatorias específicas para gente entre 45 y 50, y no veo por qué no podría haberlas)—pero desde luego si a los 40 no diriges tu propio proyecto, seguro que no lo vas a dirigir en la vida con los criterios que aquí te preparan. Eso sí, tendrás que aterrizar como algo nuevo y sorprendente, the new kid in town, como Cristo entre los Doctores. Vamos a la modalidad B:

B. Proyectos para grupos de trabajo usuarios tradicionales de esta convocatoria. No se aplica ninguna condición específica, salvo las genéricas de la convocatoria que se expresan en los correspondientes apartados. Este eje se corresponde con la convocatoria general, que será una opción estratégica para los grupos de investigación y tendrá unos niveles de calidad similares a las de los otros tipos de proyectos.

Traduzco: tened y se os dará. Los usuarios tradicionales son bienvenidos; los otros, NO. Esta convocatoria fomenta el mantenimiento de grupos estables. Algo que suena a loable, y probablemente lo sea en muchos sentidos, pero a cambio perpetúa:

- La falta de innovación, es decir, la falta de investigación de calidad—hablo de las humanidades, que es lo que conozco. Se investiga aquí en ciencia normal, que diría Kuhn, se prima la continuidad con lo ya hecho. Los usuarios tradicionales seguirán con sus tradiciones, de eso poca duda cabe. Y en ciencia dura (física-química-ingeniería-etc. etc.) puede que la cosa tenga su lógica. Allí la gente firma los artículos en equipo, y los hace en equipo. Porque trabaja en equipo. Porque son importantes los resultados replicados, controlados, exactos, con procedimientos estandarizados, impersonales. Aunque a cambio quizá se pierdan iluminaciones rompedoras del paradigma; posiblemente compensa el progreso estable y medido; al menos no conozco a científicos que protesten contra el trabajo en equipo (sí contra algunas servidumbres específicas de cada equipo...). En cambio, cuando a las humanidades se les aplica el mismo rasero y los mismos impresos de solicitud, el fiasco es total. Se crea investigación mecánica, o colaboración ficticia. En las humanidades es esencial la interpretación del caso único, la investigación creadora y sin cuadrículas ni instrumentos de medida que estandaricen el resultado. Es la investigación más característica de estas disciplinas, la más valiosa, la de más calidad. En humanidades los artículos se firman individualmente (aunque luego se agregen como labor de equipo en el impreso). Y los grandes humanistas siempre han investigado solos. El mismo planteamiento por el cual se saca una convocatoria única y cuadriculada para ciencias y humanidades es un procedimiento antihumanístico. Es, eso sí, profundamente oficialista, oficinista, administrativista, y, para los "usuarios tradicionales", repetitivo. Justo lo que no deberían ser las humanidades jamás.

- Perpetúa también el feudalismo. Ya hemos visto en el punto A que los miembros de los equipos (pongamos, por simplificar, los profesores titulares) han de estar atados y bien atados al grupo. El que se mueve no sale en la foto. Hay que estar año tras año en el orden jerárquico establecido, y produciendo para el jefe. Porque, ¿se piensan ustedes que los grupos se van turnando la jefatura de grupo, que tienen tan buen fílin y tanto compañerismo de equipo que este año dirijo yo y el año siguiente tú? ¡Ji ji ji....! Si es que los privilegios que la LOU no da a los catedráticos, se los van arrogando luego entre líneas, y así la Universidad sigue siendo la que era, con los usuarios tradicionales.

- Perpetúa los intereses creados. Los contactos entre los interesados de siempre y las comisiones (también un petit comité de catedráticos, al fin y al cabo). La acumulación de recursos año tras año en poquitas manos, que lleva a malos hábitos y despilfarro—despilfarro por unos sitios, y carencias por otros. Lleva también al desarrollo de maniobras establecidas en las universidades, a resultas de las cuales se utiliza la pertenencia a grupos como un salvoconducto para muchas otras cosas. Y por allí pasamos a las tergiversaciones de las normativas, para favorecer a los grupos; a las dinámicas de apoyo mutuo por parte del fosilizado grupo contra quienes no pertenecen a él. Se estimula la lucha de partidos (partidillos casposos) en los Consejos de Departamento. Etc. etc. etc.

- Ah, he identificado "catedráticos" con "investigadores principales", y "profesores titulares" con "curretas de a pie". Una simplificación grosera, lo reconozco. Ahora bien, que si no lo son (catedráticos, investigadores principales), tranquilos, que pronto lo serán. Porque ya cuidarán los catedráticos de promocionar al cuerpo a los primus inter pares. Y los que no dirijan equipo van a tener muy pocas oportunidades de hacerse catedráticos; al menos si les dicen lo que me dijeron a mí en la Infausta Oposición: que si bien había participado en muchos proyectos, no había dirigido ninguno. Humm.... El Dedo no me había señalado, es cierto.

C. Proyectos para grupos con líneas de trabajo en la frontera del conocimiento y resultados previos de calidad, así como con una trayectoria acreditada y solvente dentro de la comunidad científico-técnica nacional e internacional. Para poder solicitar este tipo de proyectos, el investigador principal deberá haber realizado previamente, como tal, al menos 5 proyectos del Plan Nacional financiados dentro de este mismo tipo de convocatoria (no se consideran válidas otras convocatorias del plan nacional como las denominadas: acciones especiales-complementarias, ni los proyectos complemento al programa marco de la UE, ni proyectos PETRI, PROFIT, FEDER, OTRIS, P4, ... ( .... ) etc etc etc etc... (....) También será posible solicitar este tipo de proyectos cuando se unan dos o más grupos de trabajo en un proyecto único y cada grupo haya tenido al menos 4 proyectos previos con el mismo investigador principal, en las condiciones anteriormente reseñadas.

Bueno, la idea de los C parece que es hacer grupos más fuertes y consolidados con los ya existentes. En la frontera del conocimiento (aunque no especifica si es la frontera de aquí o la de allá). Obsérvese el énfasis en la identidad personal e intransferible del investigador principal. Son proyectos no para equipos, sino para Investigadores Principales y su séquito. Aquí está claro que dependes de tu Señor; si tienes la desgracia de que se te jubile antes de que complete cuatro proyectos, no eres nadie; no pasarás al grupo C, lástima de vasallo, si no oviere buen señor. Ojo que estamos hablando de proyectos que suelen durar cuatro años, y en un sistema establecido no hace tanto tiempo; es decir que cinco proyectos por cuatro igual a veinte años: catedrático a los cuarenta pongamos (optimista) más veinte años de proyectos, todos bajo control continuado... sesenta años. Estamos hablando de un grupito de gente reducidísimo. Mirad quienes son los quinqueproyectistas, y veréis quiénes buscan asegurarse llegar a la jubilación (y pasar a eméritos si pueden) bien aupaditos por sus militantes de base, y sin ningún acelerado que se les vaya a subir a las barbas... Incluso no costaría mucho ver quiénes en concreto han redactado o inspirado la convocatoria ésta, que apesta.

Y encima igual piensan que no se nota.

Apoyo a la libre investigación




Retroposts

—oOo—

Retropost (2006): Re-redactando la LOU

Re-redactando la LOU

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa


Nos han colgado en la página web de la universidad un PDF comparando la redacción de la LOU anterior y posterior a la reforma. Sería interesantísimo escribir un largo post comparando las dos versiones, pero no me va a dar el cuerpo de sí.

Ya hay movidillas con la nueva ley; por ejemplo se iba a hacer una reconversión precipitada de profesorado no permantente a colaboradores (más estables) antes de que desapareciese esa figura, pero el Rector la ha aparcado en el último momento. Como que se iba a ver demasiado el plumero... La nueva ley también busca limitar más aún el "coladero" de profesores asociados. Y exige a las Universidades Privadas un 50% de Doctores, en vez de un 25%... o sea, que haya menos academias de formación profesional disfrazadas de universidades.

Es interesante la sustitución de las infaustas habilitaciones por acreditaciones (Art. 57). La madre del cordero es que las acreditaciones no son presenciales y sobre todo que no tienen número limitado de plazas (bueno, de pseudo-plazas).

Los cuerpos docentes de funcionarios quedan reducidos a dos: Profesores Titulares de Universidad y Catedráticos de Universidad, sin funciones diferentes (aparte de las de selección del propio cuerpo) excepto en que los catedráticos pueden aspirar a ser rectores. Y el sueldillo, claro; eso va implícito.

El caso es que al margen de estos dos cuerpos seguirá habiendo otros (y eso sin contar los cuerpos a extinguir..., ni los distintos cargos que ocupen, claro). Por el precio de dos, existen al menos estos cuerpos con funciones y capacidades diferenciadas:

- Catedráticos
- Profesores titulares acreditados para Catedrático
- Profesores titulares sin acreditar, pero con "plena capacidad docente e investigadora" (Art. 56) de verdad. Y además están los Doctores acreditados, no funcionarios, con más de ocho años de antigüedad, que pueden pedir la acreditación para Catedrático (Art. 60). (Vamos, que los doctores de la universidad privada se podrán presentar a catedráticos directamente). 
- Profesores titulares sin acreditar y sin "aptitud científica y docente" reconocida (medida actualmente en sexenios, mientras no se alteren los Reales Decretos de postgrado). Estos quizá no puedan ni dirigir tesis doctorales, es decir, en realidad no tienen la "plena capacidad docente e investigadora" que supuestamente les concede el Art. 56. Y en mi departamento, si no tienen un proyecto de investigación en curso, tampoco la tendrán por muchos sexenios que tengan. (Es la norma que nos han vendido nuestros catedráticos, y que yo he recurrido). Veremos lo que dura esta norma, y veremos lo que duran los actuales Reales Decretos de Grado y Postgrado...

De momento, con el sexenio y la acreditación, ya estamos lo bastante entretenidos como para no dar mucha guerra con la carrera docente. Peleando por zanahorias. Por cierto, que el sexenio se ha evaporado en esta ley como criterio (yo firmé un manifiesto contra el uso de los sexenios como criterio para dividir pseudo-cuerpos dentro de los cuerpos universitarios). Pero sigue actuando el sexenio como una titulación suplementaria en las prácticas internas de selección de la universidad, y a través de su presencia fantasmal en los Reales Decretos.

Hay otros cambios graciosos, como el referente al "pelo de investigación" del antiguo artículo 52 en este PDF. Menos mal que han cambiado la redacción (¡que por suerte no era la original de la LOU!).

Desaparece lo que decía la LOU de que el Rector decidirá sobre la situación administrativa y régimen disciplinario de los funcionarios. Más cosas... No me gusta nada el artículo 35 bis: que las Universidades deberán solicitar autorización a la Comunidad Autónoma para la implantación de sus enseñanzas. Me parece justificable hasta cierto punto en el caso de las públicas, aunque de hecho no: debería ser la Universidad el órgano de la Comunidad Autónoma encargado de determinar qué enseñanzas habrían de implantarse. Financiarse con fondos de la Comunidad... eso ya es otra cosa. En todo caso, en el caso de las Universidades privadas, no veo por qué han de pedir autorización para implantar tal o cual carrera, si lo hacen de acuerdo con las garantías establecidas por la ley y están revisados los estudios por el Consejo de Coordinación Universitaria. También sigue sin quedarme clara la diferencia entre estudios propios y estudios oficiales. Si un "estudio propio" se ajusta a las normativas oficiales de titulaciones, ¿podrá inscribirse en el catálogo de títulos oficiales aun cuando no sea financiado por la Comunidad Autónoma? Aquí no se ve por qué no.

Y en fin, que las cosas van a cambiar mucho. Pero para mí, más que nada, porque aparte de todo esto, a final de curso nos derriban el edificio donde tenemos los despachos y nos mandan durante tres o cinco años a ni se sabe dónde, a alguna sala común para cuarenta personas nos han dicho. ("¡Menuda catarsis!", decía ayer un colega cuando nos lo contaban en la reunión). Esto sí que va a ser un antes y un después. Se me van a quitar las ganas de pedir la acreditación, si es que las tenía.

La reforma de la reforma









Retroposts

—oOo—

Retropost (2006) Más calidad-precio

Más calidad-precio

Publicado en Filología Inglesa. com. José Ángel García Landa

Precios de los estudios de Filología Inglesa en las distintas universidades españolas, cortesía de la Guía de Universidades de Consumer-Eroski. Van desde los 450 euros para el primer curso en las universidades de las Canarias, hasta los 9.333 euros por el primercurso en una (doble) titulación de Filología Inglesa y Turismo de la Universidad Antonio de Nebrija. Toma ya. Más les valdrá que aprendan veinte veces más que en Canarias, que si no... (Aunque me sospecho que la differentia specifica estará en salir ya colocado o no, o sea no tanto en el saber adquirido sino en el savoir faire).

Y hay muchísimos datos interesantes comparativos en la sección "Qué universidad es mejor en...?" - en presupuesto, en número de alumnos, proporción de doctores, tesis leídas, proyectos, etc. La mía, pues por en medio, o más hacia arriba en unas cosas que en otras. Así pues, una página muy interesante para los universitarios, y a la que llego vía Reflexiones e Irreflexiones.

Se acercan los Estudios Ingleses
 
 
Retroposts

—oOo—

 

Retropost (2006): Los profesores sobramos en la Universidad


Los profesores sobramos en la Universidad

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa

Es el nuevo discurso sobre la universidad, propiciado por las autoridades académicas y aliñado con salsa boloñesa. Los profesores estamos de más. Somos un problema, un obstáculo para la reforma necesaria de la universidad, en realidad una cosa del pasado. La universidad con profesores es un modelo en última instancia medieval, llevado al ridículo en la época de la universidad masificada de la segunda mitad del siglo XX. Ahora, con la privada, ya hay más competencia entre las universidades, el aula está más tenue, y los alumnos ya no son la peste que eran cuando yo estudiaba, antes son un bien preciado a adquirir y atraer, una fuente de ingresos, clientes. El profesor en cambio sólo produce gasto; aquí hace falta una reconversión industrial. Antes se creía que el profesor tenía una función: hoy se sabe que es inútil. La universidad debe ser más interesante, más participativa, con alumnos activos que se procuran a sí mismos el conocimiento. El énfasis, nos dicen, ya no está en la enseñanza, en realidad no hay que "enseñar": es prepotente, y antipedagógico eso de enseñar. Deben ser los alumnos los que se autoeduquen en una moderna universidad con medios interactivos a su alcance, en centros de autoaprendizaje. ¿Podría pensarse que el profesor, si bien sobra como docente, es necesario como evaluador? Pues no, tampoco; el profesor es la causa del fracaso escolar, primero por sus métodos repulsivos, y segundo por el planteamiento erróneo de toda la cuestión. No se trata de poner cortapisas al proceso de autoeducación, sino estimularlo y valorarlo en lo que tiene de positivo. Luego el mercado de trabajo se encargará del examen final. No es labor del profesor anticiparse al mercado: más bien debería cuidar de subir las tasas de éxito académico, y hacer que su empresa, la Universidad, presente un balance positivo. No es que haya que imponerle un porcentaje determinado de aprobados, por decreto; en realidad todo suspenso es malo, y el espíritu a inculcar es más bien un cambio espontáneo de actitud, una autocrítica, un sentir con los tiempos que lleve al docente a entrar en sintonía con la nueva manera de hacer las cosas, y facilite al alumno el éxito académico que todos deseamos, el alumno por supuesto, pero quizá aún más las autoridades que hacen estadísticas. En realidad, para ser sinceros, el profesor no es un profesor. Será un experto en su materia, si quieren, pero... ¿profesor? Ja. Para eso le haría falta mucha más pedagogía; en realidad sólo los expertos en pedagogía deberían llamarse propiamente profesores. Los demás, al ICE. Les hace falta rellenar unos cuantos impresos previos al curso (y posteriores también) con planificación, objetivos, diseño curricular—pronto estarán informatizados, y el ordenador no dejará pasar ciertas cosas. La clave está en diseñar, y luego dejar que todo funcione solo, que autoaprendan los estudiantes con las actividades y el trabajo en grupo. En grupo, sí, porque la calificación individual es una herencia del pasado. Es mucho mejor valorar a la clase en su conjunto, ya se sabe que el trabajo en equipo es formativo y potencia la sinergia. Mejor que evaluar a los alumnos, de hecho, el profesor debería someterse a una autocrítica, valorarse a sí mismo, autoevaluarse, hacer informes sobre la adecuación de su propio diseño curricular, en función del éxito académico de sus alumnos. Aún más adecuado es que los alumnos evalúen al profesor; esa sí es una evaluación pertinente y que hay que potenciar. Mejor si contribuye a moderar un poquito los sueldos, con complementos de docencia que pueden utilizarse también estadísticamente como indicadores de la modernización de nuestra universidad. ¿Que se obtienen muchos complementos? Modernos que somos. ¿Que no? Eso que nos ahorramos. Mal invertido en todo caso está el dinero que se dedique a preservar una figura medieval, decimonónica, desagradable, autoritaria. ¿Quién quiere oír una lección magistral? Yo desde luego, no. Lo mejor sería diseñar adecuadamente unos sistemas de autoaprendizaje, o importarlos de los americanos, que ya tienen todo esto hecho, y que todo funcionase luego por sí mismo, únicamente con personal de administración y servicios, técnicos para revisar los cuelgues del sistema, o todo lo más unos animadores culturales, unos psicólogos de grupo, que hiciesen las pocas clases, digo clases, reuniones de trabajo con los alumnos, amenas y provechosas para todos. Y titularlos a todos en el período de tiempo establecido. Después de todo, ¿qué mayor estafa puede haber, en una empresa-universidad, que cobrarle a un cliente por un servicio que no se le presta, un producto-diploma que no se le entrega? Deberían devolverle el dinero, en ese caso. La Ministra ya nos anuncia que las Universidades serán financiadas en función de sus resultados académicos (inmediatos, se entiende). Las que produzcan fracaso serán lentamente estranguladas. A buen entendedor. En realidad, los estudios universitarios no tienen por qué ser difíciles, está al alcance de cualquiera ser un médico, arquitecto o filólogo. Si no se le ponen obstáculos, claro; si se introducen las reformas adecuadas en la metodología docente, y si se logra que capten el mensaje los profesores, esos anticuados personajes de dura mollera que para desgracia de la universidad aún siguen siendo muy influyentes en ella. Arrebatar la universidad a los profesores, y luego, en la medida de lo posible, expulsarlos de ella: he ahí un objetivo loable para administradores, pedagogos, rectores y ministros.

Que estudien ellos




 

Retroposts

—oOo—

Retropost (2006): Investigación en grupo (o tribu)

Investigación en grupo (o tribu)

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa

Me quedo pasmado leyendo una resolución tomada este verano por el Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza, sobre el reconocimiento de grupos de investigación. Según los Estatutos de la Universidad, ésta "podrá reconocer grupos de investigación a petición de los interesados, de acuerdo con los criterios elaborados por la Comisión de Investigación y aprobados por el Consejo de Gobierno". Bien, pues estos órganos se despacharon bien pronto su tarea veraniega, porque el Consejo de Gobierno aprobó por unanimidad "reconocer como grupos de investigación de la Universidad de Zaragoza a los grupos de investigación reconocidos por el Gobierno de Aragón en los que participen miembros de la comunidad universitaria" (Acuerdo de 6 de julio de 2006. BOUZ 08-06).

Entiéndase bien: sólo se reconoce a éstos, los reconocidos por el Gobierno de Aragón, y a ninguno más.

Aquí está la lista de grupos resultante.

Bien, o sea que la Universidad de Zaragoza, centro crucial de la investigación en Aragón, no tiene criterios propios para determinar grupos de investigación, y se remite a los del gobierno. Vale, esto puede tener su lógica, reconocer a los que reconoce el gobierno que la financia, pero... ¿no tener criterio propio suplementario? ¿No es excesiva supeditación de la investigación universitaria a los criterios gubernamentales? ¿No existe un pequeño espacio en el que los fines investigadores de la Universidad se desligan de los del gobierno? Aunque sólo sea por eso de la autonomía universitaria. Bueno, pues no. Pero claro, podríamos pensar que se está evitando trabajo inútil, repetición, papeleo. Si los criterios del gobierno son buenos, y universitarios, y por qué no habrían de serlo, no es preciso que la Universidad repita el trabajo. Buena sintonía, etc. OK.

Peeeroo.... Resulta que a mí los criterios del gobierno no me parecen buenos. Será por mi experiencia personal quizá. En 2003 recibí esta respuesta cuando, ateniéndome a una convocatoria del Gobierno de Aragón para el reconocimiento de grupos de investigación (esos que ahora hace suyos la Universidad), solicité con otros profesores, siendo yo el investigador principal, el reconocimiento de un grupo "emergente" según la clasificación que hacían. (Traducción: emergente quiere decir que se dan por enterados de que existes, pero no te dan ninguna ayuda financiera). Se nos negó el reconocimiento, o sea, la existencia a coste cero para el gobierno, por criterios que no pueden calificarse sino como cerriles, ignorantes... y casi como una parodia malintencionada del momento político que vivimos en España. Cito literalmente el texto de la respuesta a la solicitud:

"Mediante Orden de 8 de Octubre de 2002, del Departamento de Educación y Ciencia, se convocaron las ayudas [JE!] destinadas a Unidades Operativas de Investigación de la Comunidad Autónoma de Aragón. En desarrollo de la citada Orden, la Comisión de evaluación de expertos, reunida en Zaragoza durante los días 14 y 15 de noviembre, realizó el primer reconocimiento tentativo.

A la vista de los resultados de dicha evaluación, y de conformidad con lo establecido en las bases de la convocatoria, le comunico lo siguiente:
Primero.- Denegar la adscripción de su grupo a la tipología EMERGENTE. De acuerdo con las mencionadas bases, la presente convocatoria está dirigida a unidades grupos de investigación de la Comunidad Autónoma de Aragón. En su caso, dos de los miembros propuestos pertenecen a la UNED y la U. de Navarra, respectivamente, y no pueden ser considerados como investigadores del grupo. Debido a ello su grupo no puede ser reconocido como emergente al no alcanzar el mínimo de 4 miembros establecido. En su caso, dos de los miembros propuestos son estudiantes de últimos cursos que no pueden ser considerados como investigadores

lo que pongo en su conocimiento a los efectos de comunicación de la resolución de la citada convocatoria, teniendo un plazo de 7 días para, en us caso, efectuar las alegaciones que estime oportunas.

Atentamente,
El Director General de Enseñanza Superior,
Manuel López Pérez
([Sello:] Gobierno de Aragón, Departamento de Educación y Ciencia, 17 MAR. 2003, SALIDA nº 49597)"

He de reconocer que no presenté alegaciones (con lo cual igual hasta se presupone que estoy de acuerdo con la resolución). Acababan de suspenderme una manipulada oposición de cátedras y estaba hasta las cejas escribiendo recursos y alegaciones a "eso" (—escritos que quedaron todos sin respuesta por parte del rector Pétriz: silencio administrativo, que todo lo cura; buena solución a alegaciones, recursos, y denuncias).

El criterio, es, como digo, cerril y tribal. No se reconoce a un equipo de investigación como tal porque de los cinco investigadores dos son de centros de otras comunidades autónomas. Suponiendo que la UNED sea de otra comunidad, claro, detalle en el que sin duda no cayó el Director pero que tiene su chiste. En cuanto a lo de "estudiantes"... por supuesto los investigadores a que se alude eran licenciados y profesores de Universidad. No funcionarios, es cierto, y estaban a punto de leer la tesis doctoral, cosa que pronto hicieron con la máxima calificación—pero naturalmente tenían sus publicaciones y su línea de investigación, y por otra parte la convocatoria no decía nada de eso. Lo de "estudiantes de últimos cursos" es sencillamente una falsedad. Simplemente, quien hiciese este informe pasó a presuponer que sólo los Doctores tienen suficiencia investigadora, cosa que es falsa no sólo en términos reales sino también en el mundo especial de los términos administrativos.

Aquí hay una convocatoria más reciente en la que se aprecia la misma nebulosidad en cuanto al origen/adscripción territorial de los investigadores aceptables como tales: nos dice que "Son beneficiarios de esta convocatoria todos los investigadores que realicen su labor en los centros de investigación radicados en la Comunidad Autónoma de Aragón, adecuadamente agrupados".

O sea, que hay que agruparse con ARAGONESES. Un críterio político-autonómico-cerruzo donde los haya, un criterio de cachirulo a rosca y hago un corralillo. Comprensible, quizá, en el horizonte de unos políticos locales que tienen que venderse a sí mismos como aragoneses y promotores de lo aragonés por encima de todo lo demás. Pero esa idea de LOCALidad está reñida de entrada con la idea de UNIVERSidad. Y sin embargo la "Universidad" hace suyos estos criterios que supeditan a la política local la libertad política y administrativa necesaria para la investigación de calidad. De calidad real, no de calidad certificada por los políticos y sus chupatintas. Pero si los investigadores les dicen a los políticos y los chupatintas que les pongan ellos el criterio, porque los propios investigadores no lo tienen... apaga y vámonos.

Team workPor otra parte, se viene dando a los grupos de investigación una importancia desmedida. Con esto me refiero a la investigación en lo que ahora se llama "Arte y Humanidades"; entiendo que los investigadores de otras áreas sí aceptan la lógica de la investigación en grupo. Y, por supuesto, se puede investigar en grupo en Arte y Humanidades, pero también se puede investigar individualmente, y de hecho es lo que se hace. En muchos casos, la investigación en estos "grupos" no es sino la suma de las líneas de investigación desarrolladas individualmente por sus miembros, y el grupo se constituye mayormente con vistas a facilitar administrativamente la adqusición de recursos y ayudas oficiales que no se ofrecerían a los miembros por separado. Creo que esto es bastante obvio y no resulta sorprendente para nadie que conozca la manera de trabajar en Arte y Humanidades. Una manera que sin embargo se va transformando (no siempre positivamente) bajo la presión de la lógica competitiva de los grupos.

El grupo no aporta sólo recursos. También aporta una dinámica de grupo, y ésta no siempre es totalmente beneficiosa. Sí tiene aspectos beneficiosos que no voy a negar ni tampoco entrar a discutir (la unión hace la fuerza, suplir deficiencias individuales, espíritu de colaboración, criterios objetivables, aprender de los demás, emulación, espíritu de equipo, etc etc.). En cuanto a las negativas, los grupos de investigación tienden a resucitar la vieja lógica de las cátedras feudales de antaño. No siempre se constituyen los grupos en un mundo angélico de lógica investigadora y coincidencia de objetivos. En su constitución entran elementos de personalidad y de conflictividad laboral; los grupos se constituyen así pues para potenciar la carrera de unas personas (las del grupo) por encima de otras (las que no pertencen al grupo). Un grupo se convierte en un departamento en un partido político, con las consabidas lealtades incondicionales, liderazgos sacrosantos, fotos en las que no sale el que se mueve, y en suma, renuncia o seria moderación de la independencia y espíritu crítico que tan de desear son en la investigación en humanidades. Y este aspecto pernicioso del funcionamiento del grupo se extiende, por supuesto, a todo el entorno que rodea al grupo, una vez se acepta que la única manera de hacer carrera y obtener reconocimiento, recursos, etc., es a través de un grupo (o sea, con la bendición y protección de un Jefe).

Encuentro cuestionables, pues, muchos aspectos de los grupos de investigación tal y como veo que funcionan de hecho (insisto y repito: estoy hablando de mi experiencia en las Humanidades). Pero más cuestionable encuentro aún que la propia institución universitaria contradiga sus propios principios al convertir en un fin o un requisito imprescindible lo que sólo es un medio: el trabajo en grupo.

Según los Estatutos de nuestra Universidad, "La Universidad desarrollará la investigación a través de su profesorado y de grupos de investigación reconocidos; ésta se llevará a cabo principalmente en departamentos e institutos universitarios de investigación" (Art. 118). OK, muy bien, también muy bien que se fomente la formación de grupos y redes en las que participen los investigadores (119.1). Se especifica que los grupos trabajan coordinados en líneas de investigación concretas y desarrollan una actividad investigadora de calidad contrastada, y también que los responsables (no todos los investigadores, señor López Pérez) habrán de tener el grado de Doctor. (Art. 119). Luego dicen los Estatutos eso de que establecerán criterios (jeje) para el reconocimiento de grupos (Art. 119.3), y a continuación lo que sigue:

"4. La adjudicación por la Universidad de recursos para investigación irá ligada al reconocimiento de los grupos, sin menoscabo a la libre investigación individual. La pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos para la investigación o de becas, salvo que se establezca en la correspondiente convocatoria nacional o internacional" (Art. 119.2)

Si leo bien, esto quiere decir que en las convocatorias propias de la Universidad de Zaragoza es ANTIESTATUTARIO el establecer como criterio excluyente la pertenencia a grupos de investigación. No es que esta Universidad destine mucho dinero a programas de investigación, pero eso sí, sus convocatorias propias vulneran sistemáticamente los estatutos en este punto, al ser la pertenencia a grupos requisito previo y no haber programas de apoyo a los proyectos de investigación individuales. Pero esto al parecer no llama la atención a nadie.

En mi departamento (Filología Inglesa y Alemana) la lógica de los grupos de investigación se ha extendido a la implantación de nuevas enseñanzas. Los grupos financiados se apoderan de las enseñanzas de postgrado y utilizan el criterio de pertenencia a un grupo para excluir a quienes no forman parte de él, pretendiendo convertir la pertenencia a un grupo en criterio determinante para que un profesor pueda ejercer docencia en segundo ciclo o dirigir tesis doctorales. Lo cual me parece no sólo antiestatutario, sino contrario a la lógica misma de la Universidad y el significado mismo de la titulación de Doctor. Con todos los equipos votando prietas las filas, naturalmente.

La pertenencia a un equipo con un proyecto financiado en curso viene considerándose meritoria en sí misma, independientemente de los resultados del proyecto (que están por venir); ahora quiere convertirse la integración en un equipo en requisito excluyente para la acreditación, algo que ofende a la sequentia temporum. ¿Quousque tandem? Ni se sabe. Hasta ahora, esta lógica ilógica no ha hecho sino ir a más. Cabe esperar, pues, que siga, y siga. Así pues, quien no tenga equipo, o Protector, o grupo de ayuda mutua, que se lo busque rápido. Y que sean todos de la tribu, "adecuadamente agrupados".

(Envío esta nota al Rincón de Opinión de la Universidad de Zaragoza).

Apoyo a la libre investigación



 

Retroposts

—oOo—

Ránkings

Ránkings

(Sept. 2016)

Han salido otra vez los ránkings internacionales de las mejores universidades, esos donde nunca figura ninguna universidad española. Estos son los que aparecen en el Guardian; el general, donde destaca el MIT, y el específico de lengua y literatura inglesa, donde tenemos a Oxford. Hasta donde llego yo es a constatar que en los dos sitios tienen puesto un enlace a mi bibliografía desde hace años.

Brown, donde hice mi último año de estudiante, sí que figura en los dos ránkings en primera página. 

Luego busco a la Universidad de Zaragoza a ver dónde está. Pero desde luego no parece que vayamos a mejor en estos ránkings; estamos en época de decaer más bien, me parece, por mucho que logre destacar alguna pequeña especialidad que otra sobre el conjunto. Tampoco yo contribuyo quizá mucho a que destaque la institución; aunque estoy extraordinariamente bien posicionado en sitios como la SSRN o Academia, el posicionamiento en estos sitios tampoco es que cuente para nada en estos ránkings (quizá deberían empezar a tenerlo en cuenta).

Una cosa sí hay que tener en cuenta. El panorama de las universidades europeas en general también está a la baja. Es difícil llegar a figurar en estos ránkings, y mantenerse en ellos tampoco se hace quedándose sentado.


A ver... según el artículo de El Mundo, la universidad de Zaragoza aún ha subido, desde el puesto 500 hasta el 490. Y nuestra universidad también da la noticia, en principio como buena. ¿Supongo que menos da una piedra?


El ránking universitario de este año (2012)

Retropost (2006): La reforma de la reforma

La reforma de la reforma

Publicado en Universidad. com. José Ángel García Landa


Nos pasaron hace unos días los representantes de la coordinadora nacional en favor de un grado de Estudios Ingleses el siguiente
 

RESUMEN DE LA REUNIÓN CON EL DIRECTOR GENERAL DE UNIVERSIDADES EN MADRID, 31 DE JULIO DE 2006,

que pego aquí en tinta roja y comento cuando proceda en tinta negra.

La reforma de la LOU que el MEC pretende llevar a cabo afecta primordialmente a los artículos 34 y 35, y se puede resumir en los puntos siguientes:

1. Creación de un registro de universidades y títulos.

1.1. Desaparece el catálogo de títulos, y en su lugar se crea un registro de universidades y títulos.  

La diferencia es que el catálogo se impone a las universidades, mientras que el registro simplemente anota lo que ellas implantan. Claro que se mantiene el catálogo detrás del catálogo, para los títulos realmente oficiales.

1.2. Se establecerán directrices para grandes ramas del saber (Humanidades, CC. Sociales, CC. Jurídicas, de la Salud, entre otras -probablemente, no más de ocho-). Por ejemplo, se podrá implantar un título que lleve por nombre Grado en Humanidades: mas lo que sea: Estudios Ingleses, Inglés y nuevas tecnologías, Literaturas comparadas, Literatura anglo-sajona,...etc. El límite lo ponen las propias universidades y las CC. Autónomas. Es decir, el dinero.

Grandes ramas del saber, hasta ahora macroáreas de conocimiento, que adquieren ahora mayor sustancia a la hora de estructurar los tipos de títulos. Obsérvese que, si no leo mal, no habrá un "Grado en Estudios Ingleses" (etc.) como se venía pidiendo, sino un "Grado en Humanidades: Estudios Ingleses2. Que no es exactamente lo mismo. Sí se suprimen así las discriminaciones introducidas entre distintas áreas de las Humanidades: que se previese un título en Filología Vasca, por ejemplo, pero no inglesa. (Politicos—politiquillos... qué peste). Quedará por ver si no se ha pegado con esto el gran tijeretazo a las Humanidades, en plan no querías café, pues taza y media, un solo grado de humanidades. Aunque esta era una solucion que defendían no pocos dentro de las Humanidades. Cuando el río va a misa, agua lleva.

2. Diseño de los nuevos grados.

2.1 Los nuevos títulos serán oficiales y tendrán validez en todo el Estado Español.

Sí, oficiales, pero unos más que otros, como se verá. Y ¿no debería decirse que tendrán validez en toda la Unión Europea? ¿No era esa la idea primordial de la Reforma Boloñesa? Será un lapsus calamitas. Menos mal que por lo menos no dice en la Nación Española, que esa ya ni sabemos dónde empieza y dónde acaba.

Cada cuatro años, el MEC evaluará los nuevos títulos (se habrán de cumplir ocho o nueve criterios)

Sólo se apunta más adelante el criterio de que tengan alumnos. Aunque se ha hablado también de mantener estudios de "interés cultural" (y siempre se piensa en este caso en las Filologías Clásicas, pero otros habrá).

diseñados e implantados en las universidades, a quienes, además de concedérseles completa libertad y autonomía, también se les atribuye plena responsabilidad, y se confía en su “sentido común” en lo que respecta al diseño de las nuevas titulaciones, a la asignación del profesorado para la impartición de las mismas, al uso de los recursos propios, etc.

Parece ahondarse así en la autonomía universitaria. Que eso sea compatible con Bolonia, se verá. También puede resultar ser muy compatible con los criterios ad hoc y con el sentido común localmente entendido.

2.2 Los títulos de grado tendrán 240 créditos.

Oséase que volvemos a la reforma de los primeros 90 anterior a la reforma de los últimos 90, títulos de cuatro años, pero ahora con un aligeramiento de créditos, no manteniendo el creditaje de los cinco años comprimido en cuatro, como había sucedido al menos en nuestro título de Filología Inglesa.

Habrá dos tipos de grados:

(A) Profesionales (con reserva legal para el ejercicio de una profesión, i.e. maestro, ingeniero, médico, farmacia, enfermería, etc; esta reserva legal obedece a los criterios de la U.E., por un lado (Medicina, Arquitectura, etc.), y a la decisión del gobierno español de regular otras profesiones más, como la de maestro o profesor de educación secundaria).
(B) No profesionales (sin reserva legal para el ejercicio de una profesión, como es el caso de Filología Inglesa). 

 The mother of the lamb. Se reproduce y ahonda así la diferencia tradicional que venía existiendo entre estudios oficiales y estudios propios de las universidades. Eso sí, ahora se llaman todos oficiales. Pero unos conducen a capacitación profesional y otros no. ¿Alguien adivina cuáles van a ser los más demandados, con limitación de plazas, con exigencia de notas altas para entrar, etc.? ¿Y cuáles se van a devaluar al introducirse un título específico que capacita para la enseñanza en secundaria, mientras que las titulaciones de humanidades no lo hacen?

2.3. El Ministerio dictará dos tipos de directrices: (a) genéricas para los grados profesionales con reserva legal para el ejercicio de la profesión; y (b) generales para grandes campos del saber, como es el caso de Humanidades. En estas directrices se establecerán las materias (no asignaturas) que deberán conocer los estudiantes.

Me gustaría saber qué materias van a establecerse como necesarias para todas las titulaciones de humanidades. Actualmente no hay ninguna, y me extrañaría que se fuese en esa dirección. Debe ser algo mal pensado todavía, o mal entendido por los informadores.

2.4 El MEC dictará tres tipos de criterios: (a) criterios para la aprobación de los grados, (b) criterios para la implantación de los grados, y (c) criterios para la evaluación de los grados. El registro es, por lo tanto, condicional; puede suprimirse un título si no supera la evaluación o si se queda sin alumnos, pero esto último dependerá de la Comunidad Autónoma.

Perpetuum mobile de informes, acreditaciones, evaluaciones... ya lo veo venir. Como los másteres, que los tienen que proponer cada año. Ventajas debe tener cuando tantos expertos lo aconsejan, pero también lleva a regimentaciones, cuadriculaciones metodológicas, e incertidumbres sobre la estabilidad del propio trabajo y de la propia disciplina de estudio que no son en absoluto favorables a lo que se ha venido entendiendo como universidad hasta ahora.

3. Estructura del Grado.

Los nuevos grados comprenderán 4 cursos, a razón de 60 créditos por curso (30 créditos por semestre). El MEC contempla tres componentes: 1. materias (aparecerán en las Directrices), 2. asignaturas (vinculadas a las competencias, y 3. competencias (“saber hacer”). Estas dos últimas han de estar íntimamente ligadas, puesto que no se puede exigir lo que no se da. La Tabla 1 resume la estructura de los nuevos grados.

Se supone que aparecerán, como venía siendo habitual, las "troncales", o sea, las materias que ha de incluir el grado en cualquier universidad en que se imparta. Pero aquí aparece una contradicción con lo dicho antes. ¿No quedábamos en que habría un solo Grado de Humanidades? Con la dificultad que señalaba yo de definir "troncales" para semejante grado. Si las directrices establecen materias, ya tenemos el supuestamente abandonado Catálogo otra vez. Por cierto, que nadie nos ha aclarado aún qué ha pasado con el trabajo de todas aquellas Anecas, Libros Blancos, Subcomisiones y Recomisiones que sacaron una serie de "fichas" para los grados. ¿No se pretenderá volver a resucitarlas en estas Directrices de no se sabe qué grados? A mí no me casa una cosa con la otra.


Tabla 1: Estructura del Grado.

Estructura del Grado 240 créditos
Primer curso Materias generales y transversales (60 créditos)
Segundo curso Materias específicas (60 créditos)
Tercer curso Materias específicas (60 créditos)
Cuarto curso Materias específicas (60 créditos)

3.1 Primer curso (60 créditos): Las materias que se incluyan en el grado se deberán traducir en una serie de asignaturas, en las que se abordarán competencias generales y transversales. En la Tabla 2 se ilustra de modo gráfico el diseño del primer curso.

Tabla 2: Diseño del primer curso.

Competencia 1 Competencia 2 Competencia X
Asignatura 1
Asignatura 2 • •
Materias Asignatura 3 •
60 créditos Asignatura X • • •

Sobre el tema este de la invasión del lenguaje de las "competencias" frente al conocimiento no conviene perder de vista el demoledor análisis que hacía José Luis Pardo en este artículo.

El objetivo de este diseño de carácter general es facilitar el cambio de titulación a los alumnos que así lo deseen o estimen oportuno cuando hayan cursado estos primeros 60 créditos.

Los representantes del Comité Interdepartamental que asistieron a la reunión advirtieron al Sr. Vidal del peligro que este diseño excesivamente general podría entrañar, pudiéndose dar el caso, como en la actualidad ocurre en algunos planes de estudio de Filología Inglesa, que en el primer curso tan sólo se cursen dos asignaturas de la especialidad o de que los alumnos de primero tengan la sensación de estar repitiendo el segundo curso de Bachillerato. Con el fin de salvaguardar los intereses y formación académica de los futuros especialistas de Filología Inglesa o de cualquier otra especialidad, se sugirió que el MEC recomendara unos porcentajes, aunque fuesen mínimos, a saber, 60% para las asignaturas de la especialidad que los alumnos deseen cursar, y 40% para las asignaturas que permitan a los alumnos cambiarse de titulación dentro de un gran campo del saber, como Humanidades, después de haber cursado el primer curso (60 créditos).

Lo que yo no entiendo es cómo va a haber un 40% de asignaturas comunes a todas las titulaciones de "un gran campo del saber, como Humanidades." ¿40% de ... lengua española, latín e Historia? Aquí hay algo que alguien no tiene bien pensado, o bien entendido. Porque, insistamos, tal como se supone que está la cosa ahora, hay UNA directriz general para Humanidades, no una para inglés, otra para Historia, otra para Arte, etc. etc.


3.2 Segundo curso (60 créditos): Materias y asignaturas específicas. Su selección dependerá de cada universidad.

3.3 Cuando los alumnos hayan cursado 120 créditos, se emitirá un Certificado de Estudios Universitarios Iniciales (que no es un título ni una diplomatura), cuya función es dar a conocer al empleador los estudios que han cursado y los conocimientos y competencias que han adquirido. Uno de los objetivos de este certificado es que los alumnos que se vean obligados a abandonar temporalmente o definitivamente los estudios puedan acreditar alguna formación, aunque ésta sea mínima, y que puedan entrar y salir de la Universidad con facilidad.

Se entiende que el mero expediente académico no acredita nada, pues, aunque especifique los créditos cursados.

3.4 Tercer curso (60 créditos): Materias y asignaturas específicas. Su selección dependerá de cada universidad.

3.5 Cuarto curso (60 créditos): Materias y asignaturas específicas. Su selección dependerá de cada universidad.

3.6 En este segundo bloque de 120 créditos se habrán de incluir obligatoriamente varios tipos de actividades docentes, profesionales y/o de investigación: (a) prácticas, (b) estudios en el extranjero (para lo que se va a intentar arbitrar un sistema de financiación adecuado), y/o (c) trabajos de investigación.

3.7 Los cuatro años del grado han de ser coherentes. Por ejemplo, en un plan de estudios de un grado en Estudios Ingleses puro, prácticamente todas las asignaturas deberían ser de este campo, excepto en el primer año, en el que se introducirían otras materias y asignaturas de Humanidades.

Bueno, pero también se quieren fomentar los títulos mixtos, Inglés e Informática, o Derecho y Equitación, pongamos... (ver punto 4). ¿Alors? Por otra parte, enseguida se nos dice que los "campos" aludidos (y no puedo entender por tales sino las áreas de conocimiento) se suprimen. ¿Cómo se van a presuponer, entonces?

3.8 No se establecerán por directrices generales las pasarelas de una titulación a otra, pero pueden establecerlas las universidades.

4. Naturaleza y contenidos de los grados. Se abre la posibilidad de plantear el diseño de títulos puros y/o mixtos, y su implantación dependerá de los recursos de cada universidad y de la financiación que se reciba del organismo competente en cada Comunidad Autónoma. Muy importante:

4.1. Convalidación a nivel nacional e internacional: No se atenderá al ‘etiquetaje’ de lo cursado, sino a la acumulación (al número) de créditos cursados.

¿Número de créditos de qué tipo? Porque dicho así esto es absurdo. No van a convalidar créditos de Matemáticas por créditos de Enfermería, digo yo. Así que algún "etiquetaje" habrá, aunque no se considere el título de la asignatura (¿ni de la materia?) y se suprima el área de conocimiento. (Buf). ¿Equivalente todo lo de la misma "gran rama del saber", en este caso Humanidades? Perdón, pero ni eso me creo.

4.2 Habrá grados de maestro para música, educación infantil y primaria. Y quienes, habiendo cursado Filología Inglesa u otra especialidad, deseen presentarse a Magisterio, basta con que hagan el máster en formación del profesorado (que, dicho sea de paso, insistió el Director G.U., no figura por ninguna parte que lo tengan/vayan a dar los de Educación; ni siquiera figuran áreas de conocimiento). Será un máster ‘genérico’ atendiendo, en función de los medios, a lo específico.

Bueno, áreas de conocimiento malamente pueden figurar si se supone que las suprimen. (Un absurdo, repito). ¿O sea que el Máster de Educación no lo van a dar las Facultades de Educación? Pues ya lo que me faltaba por oír. Habrá que ver qué sucede si es nuestra Facultad de Filosofía y Letras, por ejemplo, quien se autopropone para implantar este Máster. ¿Y por qué Música es tan distinta a las demás materias? No lo entiendo, pero hay tantas cosas que no entiendo en esta reforma...

5. Financiación de los grados. La financiación dependerá del resultado de la negociación entre la Universidad y su Comunidad Autónoma.

Pues Universidad de la Formación Profesional habemus. Por capítulos, claro, y por lenta estrangulación de las Humanidades no estrictamente aragonesas, o riojanas, o lo que sea. En humanidades, Arte, Historia y Cultura de la Nación de Turno para arriba, lo demás para abajo; pronto habrá que llamarla la Localidad, en lugar de la Universidad.

6. POPS y títulos de máster oficial.

6.1 Los títulos máster, que podrán ser de carácter oficial o propio, serán considerados como un mérito adicional en el currículum del estudiante. En palabras del Sr. Vidal, ‘serán un mérito, pero no un requisito’.

¿O sea que no se va a exigir el título de Máster para ninguna profesión? Anda ya. Para empezar, ya están hablando del Máster de Profesor de Enseñanza Secundaria, como máster profesional reglado. Así que aquí alguien no ha entendido lo que se está diciendo. Tampoco se aclara, por supuesto, cuál será la diferencia en el caso de los másteres entre los oficiales y los propios (si la hay a efectos académicos y no meramente monetarios).

6.2 Doctorado. Los alumnos que deseen completar su formación académica con la investigación conducente a la confección de una tesis doctoral tendrán dos opciones: (a) haber cursado 60 créditos en algún curso diseñado por el propio departamento (no necesariamente máster) o (b) completar dichos créditos cursando parcialmente un máster oficial o varios (p.ej. 15 crs. en uno, 25 en otro, etc., dentro o fuera del departamento; en casa o en el extranjero).

Otra vez, ¿60 créditos de lo que sea? Porque si no hay áreas de conocimiento... Esto es un absurdo total. Supongo que la idea es que cada departamento ponga sus propios requisitos, pero semejante desregulación no tiene ni sentido ni futuro.

6.3 Habrá un Máster oficial en formación del profesorado de enseñanza secundaria que capacitará a los alumnos para ejercer su profesión docente. Dentro de este máster se incluirán materias y asignaturas de didáctica específica de la disciplina. El Director G.U., asegura que no consta en ninguna norma jurídica que lo tenga que impartir la Facultad de Educación; ni siquiera figuran áreas de conocimiento. Será un máster “genérico” atendiendo, en función de los medios a lo específico. Se le puso de relieve que existe un amplio descontento entre el profesorado de las facultades humanísticas y, en menor medida, de las de ciencias, con la actual propuesta de dicho máster, pero el Director General aseguró que no compartía las razones de ese descontento.

Habrá que ver si se requiere para las distintas especialidades de este Máster, si las hay, haber cursado Grados especializados o no, o si va a ser la continuación natural del Grado de Maestro. Todo esto parece estar totalmente en el aire.

7. Desaparecen las áreas de conocimiento.

La desaparición de las áreas de conocimiento, que sólo persistirán en las pruebas de habilitación y acreditación del profesorado, entraña importantes ventajas y desventajas para cualquier especialidad. El Sr. Vidal apeló al sentido común de las universidades, y a la evaluación final a la que todas ellas serán sometidas para velar por la calidad de los títulos y adecuación del profesorado propuesto para impartir las asignaturas.

No me creo nada. ¿O sea que las universidades no van a dotar plazas de determinada área de conocimiento, se entiende, sino sólo para impartir tal o cual materia? ¿O los departamentos no van a aglutinar una o más áreas de conocimiento? Esto de la supresión de las áreas de conocimiento ya lo oí hace tiempo, pero me hacen aún los oídos chiribitas cada vez que lo vuelvo a oír. Y es que no estamos, al parecer, a salvo de un iluminado tras otro que con una idea brillante nos viene a reformar la estructura completa del conocimiento de un plumazo. En fin, paciencia y barajar...


8. Calendario.

Noviembre 2006: directrices para las familias de campos del saber.
Diciembre 2006: directrices para las atribuciones de profesiones regladas.
Primavera 2007: Elaboración de los nuevos planes de estudio.

Panta reï. Comisiones habrá que se reúnan. Yo desde luego estaré en las menos posibles.

La Academia de Proyectistas



Retroposts

—oOo—




Etiquetas: Universidad, Reforma, Titulaciones, Humanidades

El más leído en la Universidad de Zaragoza

viernes, 29 de julio de 2016

El más leído en la Universidad de Zaragoza


Esto es nuevo, entre mis pequeños récords de posicionamiento:


Trabajando en vacaciones: El más leído en la Universidad de Zaragoza


No está mal teniendo en cuenta que de mi institución se han dado de alta en ResearchGate 3099 miembros.

También obtengo esta semana otros buenos posicionamientos que suelo mantener: el más leído en Lingüística, en mi departamento, en Filosofía, o en Literatura.


Retropost 2006: Apoyo a la libre investigación

Retropost #1050 (11 de julio de 2006): Apoyo a la libre investigación

Me llega este mensaje a través de la lista de distribución del Colectivo de Profesores:

Yo no se a donde vamos, pero esta claro que estimular a nuestros jovenes investigadores no es el objetivo, mirar la nueva convocatoria que acabo de recibir de proyectos de investigación propios de la UZ . http://wzar.unizar.es/invest/sgi/Convoc.2006/vic.inv.2006/convocatorias2006.html
solo pueden pedir funcionarios menores de 40 años y contratados doctores, es decir quedan fuera todos los profesores ayudantes, ayudantes doctores y por supuesto cajales, juanes de la cierva u otros modalidades de contrato, ¿la pregunta es "han hecho cuentas y hay pocos funcionarios menores de 40 años y casi ningun contratado doctor"? ¿donde esta este perfil en la universidad? (...) no hay una politica de investigación desde la universidad de zaragoza, o por lo menos yo no la veo, igual es que estoy ya muy cansada.

En cuanto al documento en sí de la convocatoria, se supone que potencia la investigación en "áreas estratégicas" que no se especifican, y vulnera una vez más los Estatutos de la Universidad (artículo 119.4), donde al definir la política de investigación de la Universidad de Zaragoza se dice:

La adjudicación por la universidad de recursos para investigación irá ligada al reconocimiento de los grupos, sin menoscabo del apoyo a la libre investigación individual. La pertenencia a grupos no podrá ser requisito absoluto o excluyente de adjudicación de recursos para la investigación o de becas, salvo que se establezca en la correspondiente convocatoria nacional o internacional.

Si entiendo bien lo que aquí dice (aunque los leguleyos arguyen que las leyes sólo las entienden ellos), aquí dice que la Universidad de Zaragoza no puede sacar convocatorias de proyectos investigación para grupos únicamente (o, en todo caso, si no existe otra convocatoria que no excluya a los individuos). Si bien se reconoce el derecho de otras entidades de ámbito superior a sacar planes de apoyo a la investigación únicamente para equipos, y que contarán también con el apoyo y la tramitación se entiende de la Universidad de Zaragoza. Pero ese apoyo a la investigación individual que promete por su parte la Universidad en los Estatutos no existe, ni viene existiendo. Esta mísera convocatoria es la única que hay (en Aragón se destina poco dinero a la investigación...).

El año pasado le hice notar al Vicerrector esta vulneración de los Estatutos, al discriminar a los investigadores individuales, pero no recibí respuesta. (¡Evidentemente, si esta convocatoria nueva es una respuesta, no va dirigida a mí!)

Por supuesto tampoco dicen nada los Estatutos de discriminar al profesorado según su edad o tipo de contrato. Insisto en que este programa es el único programa de investigación de la Universidad de Zaragoza. (Aparte sí hay ayudas para viajes, congresos, revistas, etc. Allí no han introducido el requisito de pertenecer a grupos, de momento).

Por supuesto tampoco hay una partida ordinaria de investigación asignada a cada profesor, aunque supuestamente estemos contratados o destinados en nuestros puestos para investigar, además de para docer. Pero ya investigaremos con nuestras cabezas; yo ya lo intento, parte del rato. Vaya, igual es esto lo que quieren decir los Estatutos cuando hablan de apoyar la libre investigación.

IDI OT



Retroposts

—oOo—

Retropost: Se vende

Retropost #1006 (19 de junio de 2006): Se vende


"Ideology and Language: the Interconnections between Neo-liberalism and English" es un interesantísimo artículo de Marnie Holborow en L’Ecole Démocratique al que llego a través de Fírgoa.

Trata temas tan interesantes y entrecruzados como el papel de la lengua inglesa como el idioma de la globalización, el análisis del lenguaje del neoliberalismo, el desarrollo de una "mcComunicación", transmitida mayormente en lengua inglesa, que "integra felizmente" el lenguaje de la enseñanza con el del mercado. La universidad se nos presenta así, McReformada hacia la McCalidad, con sonrisa profidén al estilo "satisfacemos a nuestros clientes".
Qué digo clientes: consumidores; nos mcComunicamos con el consumidor. Es el mercado el que va a educar a la Universidad, a enseñarle lo que necesita (el mercado, y por ende la universidad). Este asunto de los estudiantes/clientes ya lo satirizaba David Lodge hace veinte años, pero naturalmente ha ido a más, no a menos, y aún le falta lo suyo hasta llegar a sus últimas y lógicas consecuencias. La educación light, la educación-FP basada en "tareas prácticas" y que huye de la teoría, la crítica y la abstracción, pertenece a esta misma lógica de mercado. Muy criticable, sin duda. Ah, pero ¿crítica para qué? Si lo otro es lo que se vende...


"La universidad al servicio de la sociedad"

 

Retroposts

—oOo—

Retropost #991 (12 de junio de 2006): Quiá, impossibile!

Excelente artículo de José Carlos Bermejo Barrera (catedrático de Historia Antigua en la Universidad de Santiago de Compostela): "La inconsistencia de las evaluaciones científicas: elogio del silencio." Publicado como "The Weakness of the Scientific Assessments: A Praise of Silence" en arXiv.org (24/02/06). En español en Fírgoa: Universidade Pública http://firgoa.usc.es/drupal/node/29853
Expone todos los puntos de vista que deben ignorarse para hacer creíble esta actividad que con tanta fiebre nos ha acometido estos últimos años en la Universidad (hasta el punto de que tanto nuestro Director General de Universidades como nuestro Secretario de Estado de Universidades son especialistas en evaluación de artículos científicos). Me refiero a la lluvia de evaluaciones que vienen utilizándose en Anecas, Comisiones y Agencias autonómicas para determinar acreditaciones, sexenios, habilitaciones, etc. 
Lo que sucede es que la lógica de la evaluación no funciona así. No es "Puede evaluarse, por tanto evalúese", sino más bien "Hay que evaluar, por tanto, evalúese". Se pueda o no. Credo quia impossibile, la Universidad siempre ha sido un poco eclesiástica, o conventual. Frente a la escolástica al uso, Bermejo nos sugiere pasmarnos y callarnos con Böhme. 
Yo aún no sé si me callo, o si un día entregaré mi currículum para que me Acrediten.
En el Dream Team



PS: 10 años después, aún no he entregado el currículum. Y que se acredite Rita, Maestre o Barberá.



Retroposts

—oOo—

Oxford, Cambridge, Me

Oxford, Cambridge, Me


Comentaba el otro día mi buen posicionamiento en Academia, "el Facebook de los universitarios".  Abundando en ello, hoy veo que si vamos a las Mecas de la Filología Inglesa, Oxford y Cambridge, sigo teniendo un posicionamiento más que destacado.

Aquí está el Departamento de Inglés de Oxford, en el que se han dado de alta 278 personas, entre profesores, alumnos y alumni. Mi posicionamiento del top 1‰ está por encima del conjunto como media, y de todos sus miembros uno a uno.

Y aquí tenemos a Cambridge. Más difícil todavía, se han dado de alta 608 académicos. Me he tomado la molestia de ver la lista completa, de éste y de otros "departamentos de inglés" de Cambridge, y tengo también mejor posicionamiento que todos. Tengo también más visitas y más seguidores que ninguno de sus miembros. Mismos resultados en Cambridge, Massachusetts. También me pasa con Yale, y con mi alma mater americana, Brown University.

Si hay personas con mejor posicionamiento en Academia (hasta hoy no he visto ninguno superior al mío), deben de estar en otras áreas de conocimiento—hay que tener en cuenta que yo he mirado un poco entre los anglistas, pero aquí están representadas todas las humanidades, y las ciencias, y hasta la Teología.


Academia Author Rank

 

—oOo—

 

 

PS. Un año después, seguimos igual.

 

Ah, y Harvard. Me olvidaba de Harvard. También tengo mejor posicionamiento que todo el profesorado de inglés de Harvard.

Retropost: Que estudien ellos

martes, 24 de mayo de 2016

Retropost #941 (24 de mayo de 2016): Que estudien ellos


Más noticias del QUÉ! Una notita nos anuncia que "El estudiante será el eje del proceso docente". Que se dozan ellos. Se recoge en la nota una charla de nuestro rector sobre las reformas en curso en la Universidad: "Dos de los objetivos de la construcción del nuevo espacio europeo universitario son 'conseguir que el estudiante sea el eje del proceso docente' e 'incidir más en aprender que en enseñar', afirmó ayer el rector de la Universidad, Felipe Pétriz, en una charla organizada por el Instituto Aragonés de la Comunicación.

Pues dicho así y mal y pronto, si los estudiantes se autoenseñan, podemos ahorrarnos una pasta en profesores. Claro que eso no es la Universidad, es muy interesante y muy formativo sin duda, pero es "otra cosa".

Supondrá, nos dicen, mucha adaptación y reciclaje por parte de los profesores. No tendremos tanto que ser especialistas en nuestras materias científicas (que a ver si vamos dejando de pensar en ellas, nos decía ayer la Comisón Europea) cuanto en captación de clientes, dinamización de grupos y orientación psicopedagógica (sin avasallar, claro). Ah, y en evaluaciones normalizadas y estandarizadas. Against Against Method.

A mí se me ocurre, sin embargo, que más doloroso va a ser aún para los estudiantes, a pesar de las apariencias, si quieren formarse. (Obtener el título igual es más fácil, eso sí; el fin del fracaso escolar puede bien ser el principio del fracaso intelectual.. como en la LOGSE).

Hoy, por ejemplo, he dado mi última clase de Comentario de Textos Literarios Ingleses. (Nos han adelantado a mayo el principio de los exámenes). Pues bien, yo intentando aprovechar hasta el último día, me he encontrado con que en esta clase, supuestamente práctica, tenía que ser yo quien comentase el texto por enésima vez, porque ningún alumno se lo había leído. (Todo con previo aviso repetido, fotocopias proporcionadas, con anuncios en página web, etc.). Normalmente, casi ninguno se lo ha leído, pero bueno, siempre hay tres o cuatro que sí, y con eso vamos manteniendo la ficción necesaria. Hoy, nadie, pero ni uno en toda la clase. Así que les he dicho la obviedad de que sin leer un texto no se puede comentar, y he empezado pasito a pasito a leerlo en clase... (era un relato de Nabokov, "Signs and Symbols"). Pero de repente se me ha subido el cabreo.

("Mal, mal, me dice mi Conciencia. Eso produce malísima impresión. Deberías haber dicho, bueno, que es casi junio, mejor lo dejamos estar ya, ¿no? Fiesta - y todos contentos" - - "No, de eso nada," - dice el demoniejo: "es que eso no sería el mensaje que les quería enviar, que está genial y que en realidad está bien que no se lo hayan leído. Lo siento si hago mal efecto, pero peor efecto me hace a mí semejante nivel en clase").

Bueno, pues el caso es que les he dicho que me parecía muy mal que trabajasen tan poco para la asignatura, y que visto lo visto, allí mismo se terminaba la clase, a los diez minutos de empezar. Que considerasen que esa era la lección de hoy. Y me he ido, sin portazo (other than psychological). Y ahora me digo, "es que llevas mucha tensión acumulada" — Y me desdigo: "Nada de tensión acumulada. Una clase de comentario de texto donde los alumnos no leen los textos, especialmente donde ni un solo alumno ha leído el texto, es algo patético e inadmisible". Yo desde luego, me pienso seguir cabreando. Al menos mientras lo que enseñemos aquí se llame "Filología inglesa". Cuando se llame otra cosa, y se autoeduquen ellos, a correr, que cada palo aguante su vela, y que se autoevalúen también, si es eso lo que quiere el Ministerio.

(PS: Pego un resolución de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Complutense sobre un tema que nos afecta, el establecimiento de un Máster de Educación Secundaria que apunta un tanto en la dirección de esta reforma...)


LA PROFESIÓN DE PROFESOR La Junta de Facultad de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense acuerda expresar públicamente su completa disconformidad con el borrador de Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencia que regula el acceso a la profesión de profesor de Educación Secundaria, al tiempo que hace un llamamiento para que se sumen a dicho acuerdo cuantas Facultades lo estimen oportuno.
1. Conforme a las actuales previsiones del Ministerio, la realización de un Máster en Formación del Profesorado será "requisito legal imprescindible para acceder a la profesión de profesor de Educación Secundaria, el cual no podrá ser ofertado por las Facultades responsables de las diferentes disciplinas académicas (Filosofía, Física, Historia, Química, Filología, Matemáticas, etc.).
2. De los 60 créditos que supondrá la realización de dicho Máster, sólo 12 se destinan a la "formación disciplinar, en tanto que los 48 restantes se orientan a la formación psicológica, pedagógica y social. Por tanto, la formación "especializada que ha de recibir el futuro profesor de Educación Secundaria es casi exclusivamente de carácter psicopedagógico y didáctico.
3. Junto a lo anterior hay que tomar en consideración la menor duración de los estudios de Grado con respecto a las actuales Licenciaturas y, sobre todo, el carácter generalista y no especializado que se otorga a estos estudios en el Real Decreto de Grado. En consecuencia, la menor formación académico-científica del futuro profesor en su disciplina es un hecho incuestionable que ha de afectar a la calidad y al perfil de la Educación Secundaria.
4. Pero también la formación superior más especializada, la de los estudios de Doctorado, se ve negativamente afectada en la medida en que, conforme al actual borrador, el nuevo Máster de Formación del Profesorado habilita asimismo para acceder al Tercer Ciclo de todos los estudios de Posgrado. Ello supone que basta el Grado, que comprende "enseñanzas básicas y de formación general (Art. 7 del Real Decreto de Grado), y un Máster pedagógico para poder cursar estudios de Doctorado. Se produce así una sorprendente asimetría: un genérico Máster pedagógico da paso legalmente a la condición de investigador en Física, Matemáticas o Filosofía, mientras que ni la titulación de Grado en Física, Matemáticas, etc., ni ningún Máster especializado ofrecido desde esas Facultades permite ser profesor, por ejemplo, de Matemáticas o de Filosofía.
5. Siendo cierto que las Facultades pueden establecer criterios de admisión al Tercer Ciclo, no lo es menos que las titulaciones que tienen la Enseñanza Secundaria como principal salida profesional, perderán la mayor parte de sus estudiantes potenciales para estudios de Máster en la medida en que éstos no habilitan para dicha salida profesional. Y no cabe pensar que un número significativo de ellos se decantará (o podrá económicamente decantarse) por la realización de dos Másteres. Por otro lado, siendo las enseñanzas de Posgrado las únicas que pueden proporcionar al estudiante "formación avanzada dirigida a una especialización académica (Art.8), quiere decirse que se abre la vía legal para pasar a los estudios de doctorado sin haber adquirido una formación avanzada y especializada que el Máster en Formación del Profesorado por principio no ofrece.
6. Con la actual reforma de los estudios universitarios, la existencia de perfiles profesionales definidos y la relevancia para el mercado laboral son criterios imprescindibles para la viabilidad de las nuevas titulaciones. Pero si las autoridades ministeriales niegan a aquellas carreras que tienen la enseñanza secundaria como principal destino profesional de sus egresados la posibilidad de habilitar legalmente para el ejercicio de dicha profesión, cabe fundadamente cuestionarse la pervivencia de dichas titulaciones, lo cual afecta de modo dramático a las de Humanidades, pero también en menor medida a las de Ciencias.
7. El "Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria viene a sustituir al actual "Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP), hoy responsabilidad de los Institutos de Ciencias de la Educación, cuyos cuestionados resultados convendría evaluar objetivamente por el Ministerio de Educación y Ciencia antes de proceder a la implantación de un Máster como el que se pretende.
8. La organización de los estudios que den acceso a la profesión de profesor de Educación Secundaria no puede hacerse al margen de las Facultades responsables de las distintas especialidades académicas, de modo que sólo una de ellas, la de Educación, sea declarada competente y responsable. Por otro lado, si de converger con Europa se trata, miremos a las universidades europeas y no encontraremos en ellas el protagonismo que en España se otorga a las formas psicopedagógicas y didácticas frente a los contenidos disciplinares y académicos. A la vista de todo lo expuesto, la Junta de Facultad de la Facultad de Filosofía de la UCM solicita a las autoridades que sea retirada la Propuesta de Título Universitario Oficial de Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria según RD 56 / 2005, de 21 de enero, al tiempo que insta a la Ministra de Educación y Ciencia a abrir, a la mayor brevedad posible, un proceso de diálogo con todas las partes interesadas. Las Juntas de Facultad que decidan sumarse a este documento, pueden enviar sus resoluciones al Decanato de la Facultad de Filosofía de la UCM:
e-mail: palmagro@filos.ucm.es
teléfono : 91 3945323

El CCU y las áreas de conocimiento


Retroposts


—oOo—

Retropost: Nos suben el sueldo (espero)

Retropost #923 (15 de mayo de 2006): Nos suben el sueldo (espero)

Me llega a través de la lista de distribución del Colectivo de Profesores esta noticia:

¿Quién no le da la bienvenida al complemento retributivo de mejora de la docencia? Éste es el complemento autonómico que faltaba. Con la creación de la Agencia aragonesa, ha habido que echar a correr para enviar un informe con los criterios que a la Universidad le parece que deben ser considerados. Ha habido que echar a correr porque, ¡qué sorpresa!, el equipo de dirección no debía esperar que esta materia hubiera que afrontarla en algún momento; de lo contrario, el terreno hubiera estado preparado.

La prisa ha permitido, no obstante, que el Vicerrector haya hablado con la Junta de Personal Docente y con el Comité de Empresa; pero ya no ha habido tiempo para hacer lo mismo con los miembros del Consejo de Gobierno (salvo en el Consejo de Gobierno con el pescado ya vendido). ¿Tiene algún sentido debatir así las cosas cuando el resultado está predispuesto?

Pero más aún: este complemento tiene como objeto "reconocer e incentivar la calidad en el desarrollo de las tareas docentes". Cualquiera que lea el documento (que remitimos como anexo) comprobará que los criterios empleados estén al servicio de ese fin [ATENCION IRONIA]: no hay evaluación (aún está pendiente la normativa de evaluación, cuyo plazo de enmiendas no se amplió porque corría prisa llevarla al Consejo en su día), importa ser autor de materiales docentes (cualquiera que sea su calidad) y haber realizado tareas de gestión (se premia la pertenencia, ni siquiera los resultados, a distintas comisiones, aunque la tarea docente desarrollada pos sus miembros no sea buena, aunque esa pertenencia ya esté retribuida y aunque goce de descarga docente).

Así lo dijimos y acabamos haciendo nuestra la propuesta de Renovación (que no quisieron mantener al no ser aceptada por el equipo rectoral) de que, puesto que hay prisa, no nos quedemos sin complemento, pero que no incluyamos criterios ajenos a lo que se persigue, sobre todo, si no están meditados. O sea, que, por esta vez, baste con no haber sido evaluado negativamente para obtener el reconocimiento del complemento retributivo. Con once votos a favor de esta propuesta, 23 en contra y 4 en blanco, se rechazó; prosperó la que había presentado el equipo de dirección.

Fin de la cita. Esperemos que nos toque un poquito de esta zanahoria, ya que los requisitos de calidad son tan mínimos que incluso yo debería llegar (aunque me suspendieran por aclamación en las últimas oposiciones a las que me presenté). No puedo evitar comentar, sin embargo, el una de cal y otra de arena, o el de perdidos al rio, que se aprecia en esta postura del colectivo de profesores: criticando que los criterios de evaluación son poco exigentes, solicitan que sean menos exigentes aún... por lo menos de momento.

En cualquier caso, lo de que nos suben el sueldo es broma. Una vez admitidas las pensiones, o sea, la idea de que se te siga pagando el sueldo después de que te jubiles, pasa el Estado al plan B, o sea, minar las pensiones: lo que se te paga ya no es sueldo, sino "complementos", pequeño detalle técnico. Una eterna tomadura de pelo, prevaricación o huída por la puerta de la cocina. Como cuando los presos de Bush no son "prisioneros de guerra", que entonces tendrían muchos derechos, sino "combatientes enemigos capturados". Demasiados derechos íbamos a tener también los prisioneros del sueldo.

Fontanería universitaria

 

Retroposts

—oOo—

 

Dedícate poco

Dedícate poco


Se inventó la Universidad de Zaragoza, para no aplicar la ley Wert, o aplicarla a su manera, una contabilidad de méritos investigadores, docentes, etc., para calcular la docencia del profesorado y sus "descargas" por dichos méritos. Se nos daban a elegir dos vías: por méritos docentes, o por méritos de investigación, y cada vía daba una posibilidad de descargas distinta. Ahora se ve que los investigadores se descargaban demasiado, y se anulan las vías, y se saca la media.

Pero, ojo, este "reajuste" se aplica sólo a quienes obtienen una dedicación inferior a 240 horas por causa de la propia normativa de dedicación. Es decir, a quienes habían obtenido méritos contabilizables de algún tipo, porque se empezaba a contabilizar por 300 créditos de dedicación. A quienes se hayan quedado en los 300, no se les aplica nada, claro, y a quienes estén en 250, sí se les aplicará la normativa sin reajustes ni descuentos. Esto se deduce de lo que nos comunica el Vicerrectorado.
 

INFORMACION "DEDICA":

A la vista de la disponibilidad económica y las exigencias derivadas de la disciplina presupuestaria, se ha reajustado la disponibilidad compensada para el curso 2016-2017.(*)

El reajuste se aplica exclusivamente a quienes obtienen una dedicación inferior a 240 horas por causa de la propia normativa de dedicación. El reajuste implica un incremento hasta un valor que coincida con la media aritmética de la disponibilidad del curso 2016/17 y del curso 2014/15, sin tener en cuenta las deducciones derivadas de la gestión, de la edad o el reconocimiento por dirección de Tesis Doctorales. Estas deducciones se aplicarán a la dedicación resultante de este cálculo, de acuerdo con las normas o acuerdos que resulten de aplicación.  

 


Lo que no da el Vicerrectorado es ninguna razón para ello—por qué a unos sí, y a otros no. En virtud de qué principio.  Y lo que se deduce, es que si has hecho muchos méritos, te has pasado. Que hagas menos, que aquí igualamos a la baja.

Y lo que no nos han dicho tampoco en ningún caso es por qué nos cuentan a todos a partir de 300 créditos—por decisión del Consejo de Gobierno, ya lo sé, y punto—cuando los profesores titulares de escuela universitaria tenían en principio una dedicación de 360 créditos, y los de universidad, de 240. De esa igualación, también a la baja para unos, y al alza para otros, es de donde sale la descompensación de base que ahora hay que compensar. ¿Por qué se hace? ¿En virtud de qué acuerda eso el Consejo de Gobierno? Pues porque sí. Igualando a la baja a unos, tan contentos, y al alza a otros, que no sé por qué no protestamos más.

Que te dediques poco, que es lo que aquí se lleva, y se prima.



Contra esta contabilidad especial

 

—oOo—

Retropost: Ya hay que pedir libertad

Retropost #903 (7 de mayo de 2006): Ya hay que pedir libertad


y respeto a las ideas en nuestra Facultad. Ver la historia que cuenta Einbahnstrasse. Se recoge allí el texto del manifiesto redactado por EIDOS y firmado por varios profesores y alumnos, protestando por la interrupción por la fuerza de un acto organizado en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza. En las universidades de Madrid, Barcelona y el País Vasco, tengo entendido, estos hechos son moneda corriente. Y encima la gente va y se acostumbra a que los illuminati de turno los "liberen" de hablantes indeseables para ellos, en un admirable ejercicio de espíritu crítico. A ver si aquí no nos pasa.

Contra "toda" la violencia

 

Retroposts

—oOo—